Tucumanas emprendedoras trabajan para empoderarse y escapar de la violencia

La Red de Mujeres EME realizó a lo largo del 2020 un trabajo de cooperación mutua con la Universidad del Norte Santo Tomás de Aquino.

Tucumanas emprendedoras trabajan para empoderarse y escapar de la violencia
15 Diciembre 2020

Con el objetivo de crear alianzas que lleven al empoderamiento de las mujeres, la Red de Mujeres EME (Emprendedoras-Mujeres-Empresarias) realizó a lo largo del 2020 un trabajo de cooperación mutua con la Universidad del Norte Santo Tomás de Aquino (UNSTA). En ese marco, ayer tuvo lugar el acto de cierre del Programa de Fortalecimiento de Proyectos en el que participaron emprendedoras de toda la provincia y se proyectaron nuevas acciones conjuntas a futuro.

“La misión principal de este tipo de capacitaciones es el empoderamiento de las mujeres, porque una mujer empoderada es una mujer que no soporta la violencia de ningún tipo. Los tres principales ejes del empoderamiento no solo de la mujer sino de todo ciudadano, son la seguridad, la salud y la prevención de la violencia, que muchas veces se encuentra naturalizada en la sociedad. Por ello, nos parece fundamental visibilizar estas violencias y ayudar a las mujeres dándoles la oportunidad de fortalecerse desde la colaboración sin competencia”, expresó Mariela Martin Domenichelli, Embajadora por Argentina de la Red Mundial de Mujeres EME Constructoras de Paz.

La Coordinadora Provincial de Mujeres EME, María Frizza, destacó que participaron mujeres de toda la provincia y en muchos casos, se trataba de mujeres que nunca antes habían tenido acceso a estudios universitarios. En el acto estuvieron presentes el contador Eduardo Ricobelli, director de la Secretaría de Extensión y creador de UNSTA Emprende, la contadora Luisa De Carlo, la Secretaria Académica Gabriela Abdala, el Rector Francisco López Cruz, la Secretaria General Cecilia Raya y el Gerente del Banco Santander Luis Lobo Quinteros.

“En el marco de ese programa, trabajamos con diferentes áreas y actividades entre las que pudimos participar de la Cátedra Abierta de Emprendimiento y recibimos sugerencias para lograr un perfil institucional con una mirada más profesional. Además, a través del trabajo con estudiantes de las carreras de Recursos Humanos y de Administración de Empresas, fuimos parte de su tesis, mientras que otro grupo de estudiantes que realizaban sus prácticas profesionalizantes realizaron la carta de presentación de Mujeres EME. A partir de esto, pudimos vincularnos con emprendedores de todo Tucumán y de otras provincias, organizando incluso capacitaciones y talleres dictados por artesanas con experiencia a mujeres que no son emprendedoras aún”, detalló Frizza.

“Una de las características de la organización es la heterogeneidad. Las mujeres somos diversas, como así también las actividades de cada una y sus miradas. Esa heterogeneidad es enriquecedora, porque la diversidad forma parte de nuestra esencia y es lo que nos impulsa a ayudarnos a lograr que nuestros sueños se hagan realidad”, cerró.

Tamaño texto
Comentarios
Comentarios