Lo que postergamos en 2020; lo que soñamos para 2021 - LA GACETA Tucumán

Lo que postergamos en 2020; lo que soñamos para 2021

Un relevamiento encargado por LA GACETA a Reale Dallatorre Consultores mostró que el 37,5% de los tucumanos encuestados tuvo que postergar un viaje este año. Poder salir de paseo es lo que más se anhela para el año que viene, aunque la mitad de los relevados no tiene dinero para hacerlo. Bajar de peso y estudiar, los otros objetivos.

29 Nov 2020 Por Lucía Lozano
4

Tafí del Valle.

Giras de egresados, expediciones con amigos, el sueño de conocer un país distinto. Los viajes suspendidos desde que inició la cuarentena han sido una de las grandes desilusiones de este 2020. Es el caso de Erika Bulacio y sus nueve amigas, quienes iban a disfrutar a fines de marzo y comienzos de abril 15 días de playa y diversión. Durante varios meses planearon cada detalle de esa aventura en Colombia. Primero conocerían Cartagena de Indias y luego San Andrés. Pero se les coló algo inesperado en sus proyectos: el coronavirus Sars CoV-2. Así, tan rápido, que ni siquiera les dio tiempo de pensar en lo que iban a dejar de poner en las valijas. Hasta tuvieron la sensación de estar viviendo una broma. De muy mal gusto. Ahora esperan un milagro: tienen hasta fin de año para decidir cuándo piensan realizar el viaje. “La verdad es que estamos muy deprimidas. Era nuestra gran ilusión”, cuenta Erika.

Algo parecido le ocurrió a Verónica Pellegrino. Tenía planeado ir a Colombia junto a tres amigas. Benjamina Álvarez Domínguez y su esposo se perdieron un viaje a Cancún. Hemos escuchado estos relatos más de una vez en los últimos nueve meses, desde que se decretó la cuarentena y la mayoría de los países empezaron a cerrar sus fronteras.

Quedarse sin la posibilidad de hacer un viaje ha sido algo que afectó al 37,5% de los tucumanos encuestados por Reale Dallatorre Consultores (RDT). En el sondeo encargado por LA GACETA, ante la pregunta ¿qué cosas importantes de tu vida, tuviste que postergar este 2020?, siete de cada 10 tucumanos reconocieron que debieron aplazar algo. El 28,4% tuvo que cerrarle las puertas a la posibilidad de estudiar una carrera universitaria, un posgrado o hacer un curso este año. También hubo quienes no pudieron hacer una mudanza (5,7%), casarse (4%) o separarse (2,8%).

Sueños

En línea con los planes postergados por la pandemia, realizar un viaje o emprender un proyecto educativo se mencionan como los sueños o aspiraciones para 2021. El 43,5% planea viajar por placer y el 38% se ha propuesto estudiar algo nuevo.

En el tercer puesto de los sueños que quisieran cumplir los tucumanos el año próximo figura bajar de peso. Casi cuatro de cada 10 encuestados quisieran perder los kilos que aumentaron durante la cuarentena. Otras aspiraciones son mudarse de casa (20%) y hacer alguna actividad física (13%).

Un dato revelador de la encuesta es que, aunque una gran parte de los tucumanos quisiera viajar en 2021, la mayoría no tiene plata para hacerlo. Ante la consulta ¿tenés planeado salir de vacaciones este verano?, el 51% afirmó que no tiene dinero para destinar a ese fin. El 22,5% aseguró que hará turismo interno en la provincia y el 13% irá a algún otro punto de país. Solo el 4% dijo que viajará al extranjero.

Tolerancia a la frustración

Si hay algo que aprendimos muchos a desarrollar este año, según los especialistas, es la tolerancia a la frustración. La gran mayoría de las personas vio que alguno de sus planes se cayó. “Al tratarse de cambios que nos impusieron, el proceso de aceptación y adaptación fue abrupto y nos significó un altísimo costo en distintos planos: físico, psíquico, emocional, espiritual, moral y hasta económico”, sostuvo el psicólogo Arturo Gómez López. Adaptación y optimismo fueron, según el terapeuta, los pilares de quienes quedaron mejor parados este año.

Además de viajes, la pandemia nos obligó a postergar, suspender o redefinir muchos planes: fiestas, recibidas, casamientos, cumpleaños. Afectó todas nuestras actividades cotidianas: nuestra forma de divertirnos, de saludarnos, de alimentarnos.

Paola Brito, especialista en psicología de emergencias, señaló que la resiliencia es uno de los valores que más se ha reforzado durante este año. La especialista trata de encontrarle el lado positivo a todo lo que pasamos y en ese sentido opina que muchas personas hoy valoran más el tiempo y los vínculos: se ha tomado conciencia de lo importante versus lo accesorio, lo necesario versus lo prescindible, lo urgente versus lo postergable. Y da un consejo: no rendirse a las ilusiones que teníamos antes de la pandemia y poner la mirada en el futuro.

Primer paso

La psicoanalista Gabriela Abad opina que en este contexto, hay que dar lugar a la pregunta, a la paciencia y a relanzar intereses, prioridades, anhelos y sueños. “Esta sería una interesante manera de afrontar la pospandemia de la que tanto hablamos”, remarca.

“Todo cambió y nosotros también cambiamos junto a lo vivido. Experiencias inéditas nos atravesaron y lo más palpable es que nos encontramos nosotros también con partes nuestras que desconocíamos. Los temores fueron otros y distintos. Los placeres nuevos en detalles que antes ni reparábamos y nuestros lazos con los seres queridos tomaron matices inesperados”, explica. Y sostiene que es esperable que podamos reconocernos en esto nuevo que se habilitó en cada uno: “advertir que las cosas, y nosotros mismos, no son ni serán como las pensábamos. Más que nunca pudimos palpar que no somos algo estático y rígido, sino que en este devenir de la vida, vamos siendo y transformándonos”.

“Es difícil dar lugar a lo distinto y cuestionar metas que hasta hace un tiempo ansiábamos y quizás hoy, a la luz de todo lo que nos pasó, se tornaron banales, o simplemente ya no las deseamos. Para salir de esto será un proceso en el que debemos detenernos y repensarnos”, recomienda.

FICHA TÉCNICA

El relevamiento de Reale Dallatorre Consultores fue realizado entre el 31 de octubre al 3 de noviembre en 800 casos en todo el territorio tucumano, con un margen de confianza del 95% y un error muestral del 3,8%. 

Se trata de una muestra aleatoria, polietápica, estratificada por región y proporcional al peso poblacional. La selección del entrevistado se realizó de acuerdo a cuotas (anidadas) de sexo y edad, siguiendo parámetros censales. Los datos se recogieron digitalmente (70% en Facebook y 30% en Instagram).

Comentarios