Vuelve el fuego a San Javier y sospechan que es intencional

Personal que trabaja en la zona asegura que el segundo incendio que se produjo en los últimos días no tiene ninguna conexión con el anterior.

13 Oct 2020
1

SEQUEDAD EXTREMA. La ausencia de lluvias y la poca humedad complican las tareas de extinción del fuego.

Los bomberos no terminan de controlar un incendio en la provincia cuando aparece otro. Lo que más preocupa de esta situación es que, aparentemente, ahora se trata de fuegos provocados por el hombre intencionalmente, no ya por negligencia como en los casos anteriores.

El cerro de San Javier, el principal foco de fuego en Tucumán, sufre una serie de incendios desde hace 10 días en la zona cercana a la senda de Rojas Paz. Cuando todo parecía calmarse y la situación estaba casi totalmente controlada, apareció en los últimos días un nuevo incendio en la ladera del hogar de San Agustín, a sólo 300 metros de las casas de El Corte, y avanzando sobre esas viviendas.

“El primer incendio está controlado. Obviamente por ahí hay chimeneas que empiezan a tirar humo, lo que corresponde con los fuegos subterráneos que tenemos; hay algunos quebrachos y cebiles que se encendieron en su parte inferior y esos son los que empiezan a tirar humo, pero no va a avanzar más de lo que está”, explicó Manuel Pachado, jefe de Emergencias de Parque Sierras de San Javier, para despejar las dudas del primer incendio.

En coincidencia, el secretario de Seguridad de la Municipalidad de Yerba Buena, Mauricio Argiró, le afirmó a LA GACETA que el foco está controlado y aunque quedan algunos maderos encendidos, están aislados y no habría de qué preocuparse, según el informe que le proporcionó el personal de Defensa Civil.

La preocupación actual es que esos fuegos no tienen conexión con los que se generaron cerca el hogar San Agustín.

Intencional

Sobre el primer incendio (en la senda Rojas Paz) los bomberos y guardaparques aseguraron que se había producido por la acción del hombre, pero por algún descuido y descartaron que alguien hubiera tenido intención de generarlo.

Pero en los nuevos focos la situación cambió, y los encargados de sofocar las llamas sospechan de que esta vez no se produjo por negligencia, sino con la decisión de generar el incendio.

“Fue totalmente intencional. De acuerdo a un vecino de la zona, entraron individuos al mediodía a realizar un relevamiento del fuego justo en la zona donde se prendió después y no volvieron más”, afirmó Rodolfo Salinas, director de Parque Sierras de San Javier, para reforzar la hipótesis del origen del fuego a propósito. A pesar de su certeza, que se suma a la de los demás guardaparques y bomberos, el funcionario universitario no pudo elucubrar las razonas que llevarían a alguien a incendiar la zona.

Prevención

Argiró también mantiene la postura de que el nuevo fuego se produjo de forma intencional, aunque tampoco se pudo imaginar por qué una o más personas buscarían afectar de este modo el cerro.

“El 99,9% de las personas que van a caminar al cerro es gente de bien que lo único que quiere es disfrutar de la naturaleza y cuidar la montaña. Lamentablemente además de ellos hay otra gente, la minoría, que nos genera problemas y hace este tipo de cosas”, le dijo ayer el funcionario municipal a LA GACETA.

A partir de estos visitantes problemáticos es que el secretario asegura que se va a llevar a cabo un trabajo conjunto de supervisión, que congregue a diferentes actores para armonizar acciones en conjunto. El objetivo será controlar la situación y evitar que vuelva a suceder.

“Lo que estamos tratando de hacer es coordinar con los guardaparques, con la gente que hace caminatas, con la Guardia Urbana Municipal (GUM), con la Policía y con todos los que quieren y defienden el cerro para detectar en forma temprana si alguien anda por ahí queriendo prender un fuego”, anunció.

Además, integrarán a los miembros de la comuna de San Javier en los operativos de rastrillaje, para sumar personal y asegurarse de que no se produzcan más incendios.

La primera medida que van a implementar ya está decidida: “vamos a empezar con una especie de ‘patrulla sistemática’ en la zona para ver si encontramos a estos individuos, pero coordinados entre todos”. “La idea de que participe la gente es que si alguien ve algo raro, nos lo reporte de inmediato y así se pueda accionar rápidamente”, finalizó.

Comentarios