Hojeando el Diario: San Martín el primer campeón de la Federación - LA GACETA Tucumán

Hojeando el Diario: San Martín el primer campeón de la Federación

Los albirrojos se llevaron el torneo de 1919 dejando atrás a Atlético. El certamen de 1923.

12 Oct 2020 Por Manuel Riva

Hablar de Atlético o de San Martín es hablar de dos instituciones que marcan el rumbo del fútbol tucumano. En aquellos años iniciáticos había otros clubes que también eran de temer pero eran menos populares que decanos y santos. No olvidemos que San Pablo fue protagonista en la década de 1920 y All Boys en la siguiente pero peleándole el lugar a los más grandes.

En la actualidad las escuadras más populares viven momentos diferentes. Mientras los albicelestes están afianzados en Primera A; los albirrojos deberán pelear desde cero el ascenso a primera división dejando atrás la buena campaña realiza en 2019-2020 que lo colocó en la primera posición absoluta de la tabla.

En tren de recuerdos nos vamos a remontar a 1919 cuando se disputó el primer torneo de la Federación Tucumana de Fútbol y que coronó campeón al equipo de la Ciudadela, pero que aún no se había mudado a ese barrio. Aquel primer certamen oficial culminó el 28 de setiembre y contó con la presencia de siete equipos: San Martín, Atlético, All Boys, Argentinos del Norte, San Pablo, Rivadavia y Alberdi. Tengamos en cuenta que en aquel tiempo estaba la Liga Tucumana de Fútbol en donde militaban otros equipos.

La competencia fue pareja entre los dos grandes y los “gallegos”. Los santos desde el inicio se encaramaron a la punta, Llegaron a la fecha final con tres puntos de diferencia y hasta con un partido menos, tenían 14 mientras que decanos y gallegos 11. En la anteúltima fecha se disputó un único encuentro entre San Martín y All Boys, y que tuvo un resultado sorprendente. Los “Boys” derrotaron 4 a 2 a los albirrojos lo que permitió a los perseguidores acercarse pero no ponerse a tiro de alcanzar la punta. De tal manera que como vimos los “cirujas” ya se relamían con tomar la copa la semana siguiente. Además eran épocas donde se jugaban entre uno y dos partidos por fecha de acuerdo a las posibilidades de uso de los tres estadios habilitados y que se compartían con la Liga y con otras actividades. Faltando dos fecha para el final y en un análisis del campeonato, nuestros colegas expresaron que “la ventaja que lleva a sus competidores es bastante considerable” y agregaban que “a San Martín aún le faltan cuatro encuentros” por lo que “ganando uno solo de ellos será suficiente para coronarse campeón de 1919”. Uno de esos encuentros fue la derrota ante All Boys. Llegamos a la fecha final donde el puntero enfrentaba al último, que era Alberdi. Algunos pensaron que los alberdianos iban a dar pelea, ya que el santo demostró ser vulnerable ante los gallegos. Pero el desarrollo del encuentro demostró que el campeón no se había olvidado de su juego y ganó 6 a 0. Atlético por su parte derrotó 3 a 0 a Rivadavia y All Boys dio cuenta de Argentinos 4 a 0. El campeón alcanzó 16 puntos mientras que Atlético y All Boys llegaron a 13, una diferencia que no podía descontarse ya que estos últimos tenían una partido más que el puntero. Quedaban algunos partidos suspendidos por jugarse que no iban a cambiar las posiciones. Pero se jugó uno al día siguiente de la fecha final, ocurrida el 28 de septiembre, y puso frente a frente al flamante campeón con Argentinos del Norte. El resultado fue un empate en un tanto y ello le permitió al santo ampliar su ventaja. El equipo albirrojo campeón estaba conformado por: Ríos Bravo en el arco; Luna y Luchetti en el fondo; Carrizo, Garzón y Figueroa en el medio y en el ataque Chávez, Gómez, Iturre, López y González Castro.

EN 1919. El santo se llevaba la copa de aquel primer certamen organizado por una las entidades rectoras del fútbol local.

El comentario decía que “San Martín se ha impuesto en buena lid, en forma franca y concluyente. Con este triunfo tiene ya conquistado el honroso título de campeón” y agregaba que “ha dado un verdadero ejemplo de perseverancia y de labor. Sirva ella como una enseñanza de lo que se puede lograr, cuando se pone para la consecución de estos noble ideales deportivos, la unión, la fe y el entusiasmo”. El santo volvió a levantar el trofeo en 1923. Atlético se coronó en 1920 y 1921, y San Pablo en 1922.

Campeón 1923

Aquel torneo de 1923 tuvo un gusto especial para el santo ya que durante casi todo el torneo los albicelestes estuvieron en la punta. Faltando tres fechas estaba a tres puntos de la cima y con dos partidos menos que el líder. Y faltando un fecha el santo, con un encuentro menos, estaba a un punto del decano (a los santos no se le habían computado aún el triunfo ante Central Norte de una semana antes). El santo jugó en esa fecha los 45 minutos restantes del partido con San Pablo, que iba segundo, y logró el triunfo por 3 a 1. Estábamos a mediados de diciembre, en la fecha final debían jugarse dos encuentros: San Martín con Central Norte y Concepción con All,Boys. La situación fue que los “ferrocarrileros” y los “gallegos” no se presentaron a jugar. Los puntos fueron a sus contrincantes. Por ende los albirrojos sumaron dos puntos, superaron a Atlético y se llevaron el torneo al sumar 21 puntos contra 20 de los de barrio Norte. En aquel torneo participaron ocho equipos, que fueron: San Martín, Atlético, San Pablo, All Boys, Central Norte, Concepción, Unión Central Norte y Quilmes. Los cronistas expresaron sobre el campeón que “no hay porque negarlo; San Martín una de las instituciones de más arrastre en esta capital, tal vez el goza de más simpatías populares, se clasifica en primer línea después de una campaña laboriosa“.

EN 1923. Un espera de cuatro años para el segundo título.

Larga espera

En septiembre de 1936, San Martín le ponía fin a una sequía de 13 años al coronarse campeón de Competencia. El logró fue largamente festejado por el pueblo “santo”. El encuentro final se jugó en el estadio de Atlético. Unas 5.000 almas poblaron las tribunas. Su rival era All Boys. El desarrollo del juego fue raro, terminó con una goleada y los “albirrojos” con el título. Los “decanos” se habían alzado con el campeonato de Honor. Nuestro diario manifestaba en una nota, bajo el título: “Después de 13 años”, que “la insignia ‘santa’ fue paseada triunfalmente que la vieja escuadra de la Ciudadela después de 13 años en que la fortuna deportiva le fue esquiva. Sumó a su historial rico en motivos, un título de campeón, digno premio para los más esforzados”. En cuanto al encuentro, la crónica señalaba que “un score desusado en una jornada final, máxime teniendo en cuenta la anticipada paridad de fuerzas que exhibían los contendores, se registró en el encuentro que sostuvieron los equipos de San Martín y All Boys”. El encuentro terminó 7 a 2. El relato hacía hincapié en que la moral de los “boys” se había venido abajo “con la salida de Balderrama, cuando se iniciaba la etapa final, ya que esa deserción descompaginó las líneas y quebró la armonía que subsistía en el equipo”.

Comentarios