La "Bomba Tucumana" se quejó del vestuario, del puntaje de Karina y renunció al Cantando 2020

La cantante participa del certamen junto a su hijo Tyago Griffo.

23 Sep 2020

Una vez más, Gladys "La Bomba Tucumana" generó polémica. Es que, como cada participación suya en realities nacionales, esta en el Cantando 2020 dio que hablar. Pero no por la música sino por las quejas de la cantante hacia las personas que trabajan en el certamen que desarrolla la productora de Marcelo Tinelli

Todo comenzó por una pregunta de Ángel de Brito al salir al escenario, la "Bomba" le respondió que no estaba conforme con el vestuario y generó una discusión que la involucró igual que a los conductores y a parte del jurado. La cantante afirmó que tuvo problemas con la tela de su vestido y que no quiere usar cosas que no sean de su estilo.

"Si me tuviera que quejar, el programa no alcanzaría", dijo.

A los gritos, luego de que le dijeran que estaba linda, Gladys comenzó a defenderse y resaltar que ella estaba "conforme con su cuerpo real", que tiene 55 años y curvas, entre otras cosas. 

Moria -parte del jurado del certamen-, salió a defender al personal de vestuario que hace años trabaja para Tinelli y encendió más la mecha. Luego de unos 15 minutos de discusión, la "Bomba" que participa con su hijo Tyago Griffo, cantó y no a todos les gustó. 

La segunda queja y posterior renuncia tuvo que ver con el puntaje de Karina -también parte del jurado del Cantando-. La princesa de la cumbia le dijo a su par que no había "salido bien su parte" y Gladys se enojó. A medida que fue dando la devolución la cara se le fue transformando a la tucumana que no pudo quedarse callada y comenzó a ningunear a su colega.

"¿Qué salió mal profesora Karina?", le contestó la tucumana a "La Princesita" cuando intentaba darle la devolución. 

Más tarde, sin parte del vestuario que llevaba puesto y con pañuelo en mano, aseguró que estaba cansada, le pidió perdón a su hijo y anunció su renuncia al Cantando. Los conductores le insistieron que lo piense tranquila en su casa antes de decidirlo y el resto del jurado continuó con la votación. 

No es la primera vez que la tucumana tiene disconformidades con las vestuaristas de la productora de Tinelli. Alguna vez, en su última participación en el Bailando, también se quejó de la ropa. 

Comentarios