Tres de cada 10 docentes tienen un solo celular en su hogar

La Evaluación Nacional del Proceso de Continuidad Pedagógica develó la falta de herramientas de los maestros para poder trabajar.

10 Sep 2020 Por Magena Valentié
2

EN EL CENTRO DEL APRENDIZAJE. El celular ocupa un lugar destacado. LA GACETA / FOTO DE ANALÍA JARAMILLO

Como la mayoría de los chicos argentinos, los docentes también padecen la falta de dispositivos para poder enseñar, en tiempos en que la única forma de estudiar es la remota. Ese mezquino “privilegio” de contar con una computadora para uso personal es de apenas el 37% de los maestros y profesores, es decir, menos de cuatro cada 10 educadores argentinos. Si bien el 92% dijo tener alguna computadora de escritorio en su casa, según la Evaluación Nacional del Proceso de Continuidad Pedagógica, la mayoría usa el celular para sus clases. En caso de que se lo hubieran robado, algo muy común en Tucumán, el docente debe correr a comprarse otro para trabajar.

Daniela Jurado es uno de los tantos rostros que esconden las estadísticas. En su bolsillo caben todos los cuadernos y pizarrones con deberes tanto de sus alumnos como de sus tres hijas. Un celular desactualizado es el único dispositivo que la mantiene conectada con el sistema educativo. “No sé que haría si me lo robaran, es lo único que tengo. Quise comprar una computadora con los créditos que ofrece el gobierno a los docentes pero de entrada me rechazaron la solicitud”, cuenta desde su casa en barrio Oeste II.

Daniela forma parte del 89% que se comunica por WhatsApp con sus alumnos. Se turna con sus hijas de cinco, ocho y 11 años para enviar y recibir las tareas a través de su viejo Samsung J7, con 16 Gb, al que tuvo que añadir una tarjeta de memoria con 16 Gb más. “Pero igual para enviar una captura tengo que empezar a borrar porque me quedo sin memoria”, dice la maestra de 3° grado de la escuela Costanera Norte, enclavada en uno de los barrios más vulnerables de Tucumán.

Daniela es viuda y de un solo sueldo salen todos los gastos. Pero no es la única que tiene problemas con la tecnología. El último informe preliminar de la Evaluación Nacional del Proceso de Continuidad Pedagógica señala que los docentes ubicaron en primer lugar entre las dificultades de sus alumnos para vincularse con la escuela la conectividad y el equipamiento tecnológico.

JORNADA ESCOLAR DOMÉSTICA. En la casa de Daniela Jurado, las carpetas de maestra y alumnas se despliegan sobre la mesa del living. la gaceta / fotos de Analía Jaramillo

Una ingeniería de horarios y actividades le permite a esta docente estudiar, además, una carrera universitaria. Cursa el 2° año de Abogacía. “Para rendir en forma virtual hago como mi hija de 11 años me ha enseñado: me conecto al Zoom por celular para que el profesor me vea y enchufo el teclado al televisor para marcar las opciones del múltiple choice. Así aprobé dos materias, sólo espero no me falle el mouse”, sonríe.

Los dirigentes de ATEP y Sadop lamentan que los gobiernos nacional y provincial no hayan logrado saldar hasta ahora la brecha tecnológica, a pesar de los anuncios. Las computadoras del plan Juana Manso todavía no llegaron a Tucumán (ver tip). “Los docentes privados no usan la plataforma del gobierno sino la de cada colegio. Tampoco pudieron acceder a créditos para comprar computadoras porque se agotaron rápidamente. Lo que necesitamos es un aumento de sueldo”, protesta Bernardo Beltrán.

En total acuerdo con su colega de gestión privada, el titular de ATEP, David Toledo, apunta que “todavía estamos con un conflicto y en conciliación obligatoria suspendida por la cuarentena. El gobierno dio un incremento unilateral con una suma fija no remunerable y no bonificable y aunque ha reconocido la cláusula gatillo no lo hizo en la forma prevista en la paritaria del año pasado. Se tienen que actualizar los salarios”. Pero, además, advierte que por la ley de teletrabajo recientemente aprobada, el gobierno nacional debería no dar créditos para comprar computadoras, sino proveer de las herramientas tecnológicas necesarias para que el docente pueda hacer su trabajo”.


El Plan Juana Manso

¿Cuántos dispositivos llegarán a Tucumán?

A pesar de los anuncios, todavía no se sabe cuándo llegarán a Tucumán, pero desde la Nación se prometió el envío de 2.616 tablets y 6.925 netbooks para los alumnos tucumanos. No los recibirán todos, sino los chicos del primer año del ciclo orientado del secundario, es decir, para chicos de 3º o 4º año. El número surge de un relevamiento que lleva a cabo la Secretaría de Evaluación e Información Educativa de la Nación, que también determina los criterios de distribución, se aclara desde el Ministerio de Educación de la Provincia.

Tucumán también es proveedora de contenidos y experiencias dentro de la plataforma del Plan Juana Manso, que está representado por la coordinación de Educación Digital a través de la secretaría de Gestión Educativa.

En agosto la Nación lanzó una plataforma de educación online para escuelas de todo el país. Abarca conectividad, equipamiento, formación docente y navegación gratuita, segura y soberana para el sistema educativo desde cualquier celular o dispositivo y sin consumir datos.


Cómo se hizo la encuesta

La muestra es representativa de todo el país

La Evaluación Nacional del Proceso de Continuidad Pedagógica que se realizó en el país intenta dar información detallada sobre la respuesta del sistema educativo argentino en el contexto del Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio por covid-19. Ya se conocieron los resultados de las encuestas realizadas a directivos y a alumnos y responsables. Este nuevo informe preliminar se basa en una encuesta respondida por 21.471 docentes: 2.137 de jardín de infantes, 10.217 de primario y 9.117 de secundario (15.716 son del sector estatal y 5.755 del sector privado). Del total, 18.653 corresponden al ámbito urbano y 2.818 al rural. Los docentes fueron seleccionados mediante un procedimiento muestral aleatorio en cada una de las 5.000 escuelas que formaron parte de la muestra de la evaluación a equipos directivos. Los encuestados son representativos de los 760.000 docentes de la educación obligatoria de todo el país. La tasa de respuesta fue del 92%. El margen de error es de 1,6%, con nivel de confianza del 90%.

Esta nota fue anteriormente contenido exclusivo, sólo accesible para suscriptores.

 

Comentarios