La carta de un médico tucumano con coronavirus a sus colegas: "son héroes anónimos"

Jesús Amenábar, jefe del Servicio de Cirugía del Hospital Centro de Salud, permanece internado tras ser diagnosticado positivo de Covid-19. Su relato.

31 Ago 2020
2

Jesús Amenábar en el Hospital Centro de Salud. Foto: Facebook SiTAS Tucumán

Jesús Amenábar es médico y jefe del servicio de Cirugía del Centro de Salud. Hace unos días, al profesional le diagnosticaron coronavirus y, mientras se recupera en el mismo hospital donde trabaja, decidió -a modo de agradecimiento- escribir una carta a sus colegas, "los héroes de esta batalla", según los define.

"Los que me están tratando son héroes y heroínas de la salud. Como los granaderos a caballos con Martín Miguel de Guemes y Juana Azurduy. Nadie los conoce. No salen en los diarios. Entran a la boca del lobo a riesgo de morir por covid y dejar hijos huérfanos a salvar vida de gente que no conocen. Juegan a la ruleta rusa en turnos de ocho horas, tres veces a la semana", empieza con su relato el profesor titular de la Catedra de Cirugía de la UNT.

Y sigue: "el jueves 27, a las 10, murió en la habitación -al lado mío- una joven de 22 años con una carga viral para matar varias personas. Hizo tres paros cardiacos. La reanimaron tres veces, maniobra en la que la posibilidad de contaminación es máxima. Pero ellos estuvieron".

Luego, en su misiva, apuntó y comparó los sueldos que gana un profesional de la Salud con algún empleado estatal. "Un nabo semioligofrenico entra de raso a alguna repartición pública con el único riesgo de desarrollar callos glúteos sentado en un escritorio, acomodado por un puntero y gana cuatro sueldos de esa empleada", puso.

"Una empleada de limpieza cobra $19.000; 30.000 una enfermera; o 70.000 un médico", se manifestó el médico que tomó trascendencia al inicio de la pandemia por denunciar irregularidades en el Centro de Salud. "Los quiero a los residentes. Deben estudiar Inglés e irse. Esto no tiene arreglo", siguió.

Su hermana también tuvo covid

María del Pilar Amenábar, vocal de la Cámara Civil y Comercial Común de la capital y hermana del médico, fue la primera jueza provincial con diagnóstico confirmado de covid-19. La mujer está recuperándose, en buen estado de salud.

JURAMENTO. Amenábar, en una foto junto a Ricardo Molina (fallecido), Benjamín Moisá y Laura David, todos camaristas civiles.

La noticia de que había dado positivo su test de coronavirus trascendió hace dos fines de semana, y produjo temor en el Palacio de Justicia puesto que la camarista trabaja en el mismo piso que la Corte y sus principales oficinas de apoyo, que, por la naturaleza del gobierno judicial, resultan puntos de confluencia de la magistratura, la abogacía y las autoridades de los demás poderes del Estado.

La misiva completa del médico

"Los que me están tratando son héroes y heroínas de la salud. Como los granaderos a caballos con M M de Guemes y Juana Azurduy. Nadie los conoce. No salen en los diarios.  Entran a la boca del lobo a riesgo de morir x Covid y dejar hijos huérfanos a salvar vida de gente que no conocen. Y por sueldos de ... 19.000 una empleada de limpieza, 30000 una enfermera o 70.000 un médico. Juegan a la ruleta rusa en turnos de 8 hs 3veces a la semana. El jueves 27 a las 10 murió en la habitación al lado mío una joven de 22 años con una carga viral para matar varias personas. Hizo 3 paros cardíacos. La reanimaron las 3 veces  maniobra en la que la posibilidad de contaminación es máxima.

Un nabo semioligofrenico entra de raso a alguna repartición pública con el único riesgo de desarrollar callos gluteos sentado en un escritorio,  acomodado por un puntero y gana 4 sueldos de esa empleada. Este país esta perdido. Los quiero a los residentes. Deben estudiar Inglés e irse del país. Esto no tiene arreglo.

Se jubiló Vicente Potolicchio cirujano de excelencia, jefe de cirugía del Padilla. Mejor persona. Trabajo 40 años. Fue a cobrar a la caja de jubilaciones y le dieron su.primera jubilacion 8.500$. Y el que le entrego el cheque le dijo serio:   "buena renta" (sic)

La jubilación de la Rosa Pasqualini más o menos la de  una empleada domestica. Este país esta perdido.

Ahora los que me están tratando a mi hacen de médicos, enfermeras, kinesiólogos a la vez ejercen de consejeros de ayuda espiritual,u filósofos de la vida, dadores de ánimo consuetudinarios, consejeros espirituales. Gente increíble. Así es esta cruda realidad inimaginable........,.DIOS BENDIGA ESTOS HEROES ANONIMOS"

Comentarios