El "Tumba" Corbalán sueña con ponerse el buzo “decano” algún día - LA GACETA Tucumán

El "Tumba" Corbalán sueña con ponerse el buzo “decano” algún día

El entrenador y ex jugador de Atlético repasa su carrera y cuenta que en el futuro le gustaría dirigir al equipo.

15 Jul 2020 Por Miguel Eduardo Décima
2

POSTALES. Hugo Corbalán aparece en su segundo ciclo en los “decanos” y en la foto de la derecha, entregándole su camiseta a su padre, Alfredo “Afea” Corbalán.

“Uno de los objetivos que me gustaría cumplir algún día es dirigir a Atlético en Primera. Pero sé que para ganarme esa oportunidad tendré que hacer méritos en los próximos años”. La frase pertenece a Hugo Rolando Corbalán, de 49 años, quien repasó sus algo más de 20 años de carrera en una charla con LG Deportiva. El “Tumba” fue uno mejores embajadores que tuvo Tucumán en los últimas décadas, y su trayectoria enorgullece a su padre Alfredo “Afea” Corbalán, un volante central que en la década del 60 lució la camiseta de Fronterita y del seleccionado de la Liga Cultural.

- ¿Cómo fueron tus primeros años en el fútbol?

- Hasta los 16 años me dediqué a jugar en los torneos infantiles que se hacían en Villa Luján, el barrio donde nací y donde vivo actualmente. Un día, con un grupo de amigos, nos fuimos a probar en Tucumán Central. Cuando estaba por firmar, uno de mis amigos me dijo que mejor nos probáramos en Atlético. Le hice caso y me fue bien. A los pocos días firmé y comencé a jugar en Sexta.

- ¿Cuándo se produjo tu debut en Primera con el “Decano”?

- Fue al año siguiente en un partido por el Anual de la Liga que jugamos en cancha de Sportivo, contra Jorge Newbery. El técnico era el “Kila” (Juan Francisco) Castro.

- ¿Cuándo pasaste al plantel profesional?

- Al poco tiempo del debut. El “Vasco” Urriolabeitia fue el primer técnico que me citó, después Reynaldo Volken y recién con Hugo Manuel García en 1989, debuté como titular en el equipo que jugaba en la B Nacional.

- ¿Qué importancia tuvo Hugo García para que te consolidaras en el equipo?

- Mucha, porque cuando muchos pensaban que todavía era muy chico para ganarme un lugar, él se la jugó y me dio la titularidad. La semana previa al clásico se cansaron de decirle que ese partido me podía quedar grande, pero él se mantuvo firme y me confirmó en el equipo. Por suerte, además de debutar en un clásico, tuve la suerte de hacer un gol y que ganáramos 2-1.

- ¿Cómo viviste ese momento?

- La semana previa fue muy especial para mí, porque a los anteriores clásicos lo había vivido como un hincha. Cuando salimos del hotel para el Monumental, no lo podía creer. Ese gol fue la frutilla del postre de un día que no voy a olvidar nunca.

EN FAMILIA. Hugo aprovecha estos días para estar con Santino, Karina y Lucas.

- ¿Y cómo se dio tu pase a Huracán?

- Fue en diciembre del 90. Había mucha gente cercana al club que no estaba de acuerdo con que me vendieran siendo tan joven. Algunos pensaban en que mejor era esperar, porque no dentro de mucho mi pase iba a valer el doble. Finalmente me fui.

- ¿Te quedó algo por cumplir como jugador o ahora como DT?

- Estoy plenamente satisfecho por lo que conseguí como jugador y como entrenador. En 2012 dirigí al plantel de San Jorge que le ganó a la CAI y logró el ascenso al Argentino A. Uno en esta profesión nunca se conforma y siempre apunta más alto. En mi caso, uno de los objetivos que me gustaría cumpir algún día es dirigir a Atlético en Primera. Pero sé que para ganarme esa oportunidad tendré que hacer méritos en los próximos años

- ¿Qué opinás del presente de Atlético?

- Siento una inmensa alegría. Se comprueba el crecimiento sostenido que tuvo en la última década. No sólo creció en lo deportivo, sino que hoy cuenta con una infraestructura que permite estar entre los mejores de país. Cuando llegué al club, en el 86, nos entrenábamos en Unión Cerveceros y hoy uno mira el complejo de Ojo de Agua y se encuentra con campos de juego de primer nivel.

Comentarios