Costó demasiado, pero la Copa Beccar Varela del 84 quedó en casa

Un combinado con mayoría de jugadores de Atlético y San Martín ganó el torneo.

17 Jun 2020 Por Miguel Eduardo Décima
3

CAMPEONES. Daniel Gutiérrez, José Gutiérrez, Maguna, Suárez, Díaz, Jiménez (parados), Troitiño, Galván, Barreto, Torales y Apud (abajo). Torales en la actualidad y Tom Gutiérrez con su familia (derecha).

La historia del fútbol tucumano está llena de momentos destacados. Capítulos escritos por grandes protagonistas que supieron representar a la provincia con orgullo, entrega y talento, lo que permitió conseguir destacado éxitos deportivos como el título logrado en 1984. Ese año, el combinado provincial le ganó la final a Olavarría y se consagró campeón de la Copa Adrián Beccar Varela, un torneo que fue organizado hasta fines de la década del 80, al menos con la vieja estructura, y en el que participaban los principales equipos de las ligas provinciales.

La Copa Adrián Beccar Varela fue una de las competencias tradicionales que se disputaron en el fútbol argentino hasta la reestructuración impulsada por la AFA en 1986. Tucumán fue siempre gran protagonista. Entre las 39 ediciones que se disputaron conquistó ocho títulos, el primero en 1944 -venció a San Juan en una final que se jugó en nuestra provincia- y el último en 1984. Además fue campeón en las ediciones de 1946, 1948/49, 1954, 1960, 1963, 1975/78. El torneo dejó de disputarse tras la temporada 1988/89, cuando lo ganó la Liga Rosarina.

Torales en la actualidad

La última consagración del combinado tucumano fue en una dura serie final contra Olavarría, que contaba con el aporte económico de Amalia Fortabat, dueña de la empresa Loma Negra, una de las empresarias más influyentes en ese momento.


Presencia misteriosa

El primer partido se jugó en la ciudad bonaerense. El local se impuso por 3-1. Los tucumanos se quejaron por la actuación del árbitro santiagueño Ramón Esteban Coronel por considerar que los había perjudicado con algunos fallos polémicos. “El primer tiempo se desarrolló de manera normal. El partido fue parejo y podía ganarlo cualquiera. Sin embargo, en el entretiempo la señora de Fortabat fue hasta la zona de los vestuarios y pidió hablar con la terna arbitral. Tal vez fue casualidad, pero en el segundo tiempo comenzaron a perjudicarnos con sus fallos. Sacaron una ventaja de 2 a 0, pero logramos descontar y nos pusimos a tiro del empate. Lamentablemente en los últimos minutos cobró todo a favor de Olavarría, que aprovechó y aumentó la ventaja”, recuerda Juan Carlos Torales, el popular “Llamarada”, uno de los jugadores de San Martín que integraba aquel combinado.

La revancha se jugó el 2 de septiembre de 1984, en el estadio de San Martín. El técnico Hugo Daniel Petrella decidió reforzar el equipo citando a otros jugadores de San Martín y de Atlético. Una multitud alentó al local, que se impuso por 2 a 0 con goles de Torales y de Víctor Hugo Jiménez. Tucumán fue campeón por el gol de visitante anotado en el primer enfrentamiento. Ese fue el primer título que ganó un representativo de la Liga. Los siete anteriores fueron conseguidos cuando existía la Federación Tucumana.

Esa tarde compartieron el campo de juego defendiendo la misma camiseta dos futbolistas que dejaron su huella en Tucumán y que luego se destacaron a nivel nacional e internacional: Daniel Humberto “Coya” Gutiérrez (San Martín) y Antonio Apud (Atlético). Unos años después, ambos jugaron en Boca, aunque en momentos diferentes, tras su paso por Vélez y Talleres de Córdoba, respectivamente. El “Turco” Apud se dio el gusto de levantar la Copa Béccar Varela con apenas 16 años. Dos semanas después cumplió los 17.

“Haber formado parte de ese plantel fue un lujo. Todos eran figuras consagradas con experiencias en los certámenes nacionales. Jugar al fútbol resulta sencillo cuando se tiene esa clase de compañeros. Además, siempre voy a recordar el apoyo que nos brindó el público. El equipo respondió a las expectativas que había despertado, ya que lo integraban los mejores jugadores que competían en la provincia en ese momento”, recordó José “Tom” Gutiérrez, el eficiente marcador central de Atlético Concepción, que esa tarde formó dupla con Jiménez, el zaguero de Atlético que atravesaba su mejor momento futbolístico.

Torales está radicado en San Luis por motivos laborales. El entonces delantero “santo” afirma que esa conquista fue especial en lo personal. “No nací en Tucumán, pero cuando llegué a la provincia en 1981 proveniente de Juventud Antoniana para jugar en San Martín comencé a sentirme uno más. Cuando levantamos la Copa pensé estaba retribuyendo todo lo que tucumanos me dieron”, sostuvo “Llamarada”, quien apoya la lucha que lleva adelante la entidad de La Ciudadela ante la AFA para hacer valer sus derechos de volver a jugar en Primera.

Comentarios