El Gobierno quiere reestructurar la Policía

El ministerio de Seguridad elaboró un proyecto de ley para modernizar el funcionamiento de la fuerza. Se piensa fortalecer la relación con la comunidad en toda la provincia.

31 May 2020 Por Gustavo Rodríguez
1

La reesturación de la Policía se puso en marcha. El ministerio de Seguridad dio a conocer los puntos más sobresalientes del Sistema Integral de Seguridad Pública (Sisp) que reemplazará a la Ley Orgánica de la Policía, norma que regula el funcionamiento de la fuerza. El proyecto, que deberá ser analizado, debatido y aprobado por la Legislatura, busca dos objetivos fundamentales: modernizar la fuerza y apostar por la capacitación de los cuadros superiores. Estos son los puntos más importantes de los cambios propuestos:

1. Habrá una tercera cabeza en la fuerza

Además del jefe y subjefe de Policía, se creará un tercer cargo: el Superintendente de Gestión de en Seguridad Pública. “Su misión será coordinar la ejecución de políticas públicas diseñadas sobre el terreno de acción”, se explica en el borrador del proyecto de ley que comenzará a discutirse próximamente.

2. Cambiará el sistema de planificación

Con la creación de la figura del Superintendente se eliminarán los cinco departamentos que actualmente existen en la fuerza (D1 a D5) y se crearán cuatro órganos que estarán bajo su órbita. El más importante será el Comando unificado de Prevención y Operaciones Policiales que tendrá como misión, planificar y auspiciar políticas públicas policiales de seguridad preventiva con las comunidades, municipios, comunas y diversas entidades no gubernamentales. “Lo más importante es que, al estar en contacto con referentes de la comunidad, se podrán diagramar planes y programas específicos para cada lugar donde se interactúe”, explicó el subsecretario de Seguridad José Ardiles.

Con esta unidad se eliminarán las cinco Regionales (Capital, Norte, Sur, Este y Sur), y se crearán las Direcciones Generales Departamentales Norte, Sur y Metropolitana. “Se tuvo en cuenta la composición geográfica-territorial, población e índices delictivos para poder lograr una coordinación más estrechas con los municipios y comunas”, sintetizó Ardiles. Este cambio, por ejemplo, permitirá una acción más directa a la hora de realizar tareas de prevención del delito. Si se aprueba el plan, el Gran San Miguel de Tucumán, ya no será atendido por cuatro regionales (Este, Capital, Oeste y Norte) de manera independiente.

3. Por ley quieren crear asuntos internos

Es otro de los puntos más importantes del proyecto. Reclamado desde hace años por los integrantes de los tres poderes, la oficina tendrá competencia para llevar adelante el planeamiento, ejecución y control de gestión de toda medida destinada a prevenir y  combatir las actividades ilegales cometidas por personal policial en actividad o en situación de retiro. También actuará como auxiliar permanente de la administración de justicia cuando se incrimine al personal de los organismos que dependen del área de Seguridad. Se hará cargo además de las pesquisas y será órgano de acusación ante el tribunal de ética y disciplina de las conductas vinculadas con la actuación del personal dependiente de ese Ministerio. Esta oficina, según se consigna en el borrador, perseguirá las faltas éticas, abusos funcionales graves y actos de corrupción. También deberán actuar cuando se produzca toda violación a los derechos humanos que, por su magnitud y trascendencia, afecten el prestigio de la institución, a sus integrantes y su normal funcionamiento.

4. Novedoso sistema de elección del jefe

Antes de ser designado como Jefe de Policía, el elegido deberá superar un proceso previo. Se publicará durante 10 días en el Boletín Oficial el nombre del candidato para que cualquier ciudadano impugne su nombramiento. Si se presenta algún cuestionamiento, se lo analizará y recién ahí se definirá si corresponde que asuma en el cargo. Su puesto será ocupado de manera interina por el Superintendente de Gestión Pública.

5. Capacitación obligatoria para los efectivos

Todos los hombres, a partir del grado de subcomisario, para poder ascender deberán obtener títulos terciarios o universitarios. Mientras que para aspirar a tener un cargo mayor del de comisario deberán contar al menos con un título de posgrado. Ningún hombre podrá aspirar a tener un escalafón si no recibe una capacitación certificada en derechos humanos, uso racional de la fuerza pública y violencia de género.

6. Dos oficinas para optimizar recursos

Por un lado: el Comando Unificador de Administración, Recursos Humanos y Logísticos; se encargará de todas las cuestiones administrativas de la fuerza. Desde el manejo y destino de los fondos, pasando por las cuestiones laborales, continuando por los planes de capitación y terminando en el control de los recursos logísticos.

En tanto que el Comando Policía Judicial: órgano de carácter profesional técnico-científico, que colaborará con la administración de Justicia en la investigación de los delitos de acción pública. “Su misión será, según el proyecto, reunir las evidencias y pruebas útiles para que los fiscales puedan actuar ante los Jueces reclamando una decisión basada en la verdad, desarrollando su actividad a través de un trabajo multidisciplinario de investigación técnica, científica, criminalística y operativa”, se pudo leer en el borrador.

Los cambios más fuertes

- Desaparecen las Unidades Regionales Capital, Este, Norte, Oeste y Sur.

- Se crea la figura del Superintendente, que será el tercer hombre más importante de la Policía.

- Los efectivos deberán realizar cursos de capacitación para poder ascender.

- Se crea la oficina de Asuntos Internos.

-  Los ciudadanos podrán opinar sobre la designación del jefe de Policía.

Seis puntos clave para entender el proyecto

- Historia: una norma que tiene 50 años

La ley Orgánica de la Policía fue sancionada en 1970. A lo largo de los 50 años que tiene de vigencia sufrió algunas modificaciones, sobre todo en los tiempos de las dictaduras. Con la llegada de la democracia, dirigentes intentaron en vano modificarla.

- Cambios: apuesta a la modernización

El proyecto elaborado por el ministerio de Seguridad apuesta a la elaboración de política criminal en base a la elaboración de estadísticas. Por ley queda establecida la creación de una oficina que se dedicará a reunir datos con los que se elaborarán informes diarios.

- Estrategia: un cambio de mirada geográfica

Por primera vez en la historia, los responsables de diseñar políticas de seguridad tienen en cuenta el Gran San Miguel de Tucumán, la porción del territorio que concentra la mayor cantidad de habitantes y en donde se registran la mayor cantidad de delitos.

- Herramienta: una idea de lo que puede venir en el futuro

Cada una de las tres Unidades Departamentales (Metropolitana, Sur y Norte) contará con el personal para realizar tarea de prevención (servicio 911), de investigaciones (brigadas) y de atención a la comunidad para atender problemáticas como la violencia de género.

- Lazos: aliados para combatir la inseguridad

En el proyecto, se contempla que la Policía intentará con los centros vecinales, la organizaciones no gubernamentales y los cuerpos de vigías ciudadanos alianzas estratégicas para diagramación de operativos y el lanzamiento de programas especiales para luchar contra el delito.
- El camino: falta para que el proyecto sea una realidad

Voceros del ministerio de Seguridad confirmaron que en la Legislatura ya están al tanto del borrador del proyecto. En los próximos días lo presentarán oficialmente ante la Comisión de Seguridad para que sea analizado. Buscan que su aprobación sea lo más rápida posible.

Comentarios