Mayo ya es el mes con más crímenes en lo que va del año

Asesinaron a un joven del clan Acevedo. Otro adolescente está grave. Se duplicaron los homicidios en relación al mes pasado. Un ajuste de cuentas, el móvil.

27 May 2020 Por Gustavo Rodríguez

Con la muerte de Leandro Jeremías Rómulo (de 16 años), ocurrido ayer a la siesta en el barrio “Trula”, ya son 16 los crímenes que se registraron en lo que va del mes. Mayo, hasta el momento, es el más violento de 2020, en el que se produjeron 54 homicidios. El adolescente, que pertenece al clan Acevedo, fue asesinado de un disparo en el pecho cuando caminaba junto a su amigo Cristian Mansilla (16), quien recibió tres disparos y se encuentra internado en estado reservado en el hospital Padilla.

La flexibilización de la cuarentena trajo un inesperado incremento de la violencia en la provincia. Febrero, con 13 casos, había sido el más violento de 2020. En marzo se habían registrado 12, y en abril, en la etapa más dura del aislamiento preventivo obligatorio, fueron siete los casos que contabilizaron, uno más que enero, en el que se informó de 6 muertes. Pero en lo que va de mayo, la cantidad de crímenes se duplicó con respecto al mes pesado.

“En este barrio nada nos puede sorprender. Ya estamos acostumbrados a los enfrentamientos de estos delincuentes. Estos chicos no tienen cura. Están todo el tiempo buscando problemas y lo que es peor, andan armados”, dijo Zulema Díaz mientras observaba el trabajo de los peritos.

El hecho se produjo ayer a las 14. Rómulo, que es hijo de Sergio “Chupete” Acevedo (quien está cumpliendo una condena por homicidio en el penal de Villa Urquiza), caminaba con Mansilla. Al llegar a la esquina de pasaje Montserrat y Thames fueron interceptados por un tal “Guachín”. Este, sin decir nada, extrajo de entre sus ropas una pistola nueve milímetros y realizó varios disparos.

“¡Pum, pum y pum! Fue lo único que escuchamos. Cuando salimos a ver qué pasaba, observamos a un chico correr. Después nos dijeron que era el homicida. Fue una escena sacada de una película de acción. No hay paz en este barrio”, relató María Lura Jiménez. “Son las peleas de siempre. Antes nosotros nos agarrábamos a piñas, pero estos mocosos ahora andan armados y se c... a tiros”, agregó Gustavo Medina, el esposo de la mujer.

Los dos adolescentes fueron llevados al hospital Avellaneda y, por la gravedad las lesiones fueron derivados a otros centros asistenciales. Rómulo murió cuando era operado en el Centro de Salud por el tiro en el pecho. Mansilla tiene heridas de bala en el tórax y ambas piernas.

Otras muertes

La fiscala Adriana Giannoni y el prosecretario Marcelo Sallas dirigieron a los equipos de la división Homicidios y del Equipo Científico de Investigación Fiscal (ECIF). Hasta el momento, todo parece indicar que se trató de un nuevo ajuste de cuenta entre los grupos que pugnan por el dominio territorial de la zona.

BUSCANDO EVIDENCIAS. Los peritos del ECIF utilizan un equipo que sirve para tomar medidas de manera digital.

“Guachín”, según confirmaron fuentes judiciales y policiales, habría tenido un problema con Héctor “El Ponja” Robles, uno de los referentes del clan Acevedo y considerado como uno de los miembros más peligrosos del grupo. Rómulo, a pesar de su corta edad, habría pertenecido al grupo que era liderado por su primo, hijo de Walter “Chichilo” Acevedo, que también se encuentran purgando una condena en Villa Urquiza.

Este es el tercer miembro de los Acevedo que es asesinado en poco más de dos años. En febrero de 2018 fue ultimado Walter “Chupín” y, en noviembre pasado, Claudio Acevedo, ambos hijos de “Chichilo”. El último caso generó polémica. La hermana de la víctima ofreció a través de las redes sociales una recompensa para quien aporte datos sobre el paradero del último fallecido. La Policía tuvo que montar todo un operativo para evitar nuevas represalias.

Comentarios