Postergaron el debate por la ley antimotochorros

Los legisladores acordaron un cuarto intermedio para el próximo miércoles. Ese día continuarán con el tratamiento de otros proyectos, incluido el de seguridad pública.

22 May 2020 Por Luis Duarte
1

EN EL RECINTO. “El proyecto está en condiciones”, respondió Vargas Aignasse, ante las críticas. LA GACETA / FOTO DE Ines Quinteros Orio

Había transcurrido una mañana completa de debate en la Legislatura. En esas horas se habían tratado la adhesión a la “Ley Micaela” y una norma que establecía que los subsidios provinciales y nacionales sean destinados directamente al pago de sueldo del personal de las empresas de colectivos. Entrando a la siesta, sin embargo, se propuso que la sesión continuara el próximo miércoles, posponiendo así una decena de proyectos. Entre ellos, figuraba la nueva ley de seguridad pública contra los motoarrebatos.

Gerónimo Vargas Aignasse consensuó con sus pares, en medio del recinto, que el proyecto se tratara una vez que finalice el cuarto intermedio, sabiendo también que en las últimas horas se habían conocidos críticas al plan oficial. Los cuestionamientos habían surgido de los propietarios de las estaciones de servicio y del sindicato de empleados de esa actividad. El presidente de la Comisión de Seguridad, junto con el Ministerio de Seguridad y el Ministerio Público Fiscal (MPF), ha sido uno de los impulsores de la norma que prohibirá la circulación en moto de “dos masculinos mayores” las 24 horas en la provincia, entre otras limitaciones.

“El proyecto está en condiciones. Tiene el dictamen de la mayoría de la Comisión, incluyendo las fuerzas de la oposición. Estaba listo para el debate, dejando abierta la posibilidad de que se introduzcan algunas modificaciones que se hubiesen planteado”, expresó ayer Vargas Aignasse.

El parlamentario confió en que esta iniciativa se convertirá en ley la próxima semana. “Además, el gobernador dio su apoyo de manera pública a la norma. Definimos un cuarto intermedio ahora por la visita del Presidente (Alberto Fernández). El gremio de las estaciones nos pidió modificaciones; ya accedimos. En la norma no dice que deben controlar, sino no vender a quien no tenga casco”, dijo.

En caso de que se aprobare la ley el próximo miércoles, la Policía y las fuerzas federales realizarán controles en la capital, en un principio, y tendrán la facultad de retener los motovehículos ante un posible delito o una infracción vial. De acuerdo al contenido de la normativa, además de la prohibición para dos “masculinos mayores”, se procederá cuando el motovehículo “no tenga la placa de dominio identificatoria” o que no esté a la vista. También por adulteración de la numeración o que no corresponda con el rodado. Otra situación de incumplimiento será la no portación del carnet de tránsito y el seguro, o que el conductor “se encuentre bajo los efectos de sustancias alucinógenas o etílicas”.

La lista de infracciones inclusive contempla el “pedido de detención o alguna prohibición judicial o administrativa para circular” sobre el motociclista, si el rodado tiene pedido de secuestro, y cuando el conductor o el acompañante (en caso de estar autorizado) “no lleven los cascos reglamentarios o no los usen debidamente”.

A la vez, se producirá la retención del rodado ante el desplazamiento a contramano del tránsito vehicular, por las aceras, veredas o sendas peatonales, y a través de espacios verdes, como plazas. Se determinarán multas para los infractores, que rondarían los $ 15.000 las más bajas.

En la iniciativa se vedará la venta de combustibles en las estaciones de servicio y la recepción en estacionamientos por incumplimiento de las mismas obligaciones. Con ello, los empleados de las expendedoras no cargarán nafta cuando los motociclistas no utilicen el casco o no se exhiba la chapa, como también el expendio en bidones.

“Tengo reparos estructurales, generales. Los impulsores del proyecto parten de premisas erróneas. Se habla de que el rol de control es exclusivo de los municipios. Sin embargo, la ley Orgánica de la Policía permite el control de la documentación vehicular y personal, tanto de las motos, como de los automotores y camiones. Es decir, ya es una facultad establecida”, indicó el opositor Walter Berarducci.

“Estamos de acuerdo con la lucha contra el motoarrebato. Pero no podemos, con el pretexto de la seguridad pública, negar derechos individuales establecidos en la Constitución. Aquí se estigmatiza. Frente a dos adultos en moto, hay presunción de delincuencia”, enfatizó uno de los referentes del Partido por la Justicia Social (PJS).

Claves de la norma

1- La ley contra el motoarrebato prohibirá la circulación de dos “masculinos mayores de edad” en un rodado, durante las 24 horas.

2- Habrá excepciones por razones laborales o de extrema necesidad. La Policía otorgará un permiso provisorio de circulación.

3- En caso de una urgencia o situación eventual, el permiso para seguir el paso se decidirá en el puesto de control de la Policía.

4- La norma establece el funcionamiento de un sistema de seguimiento satelital. Las motos 0km tendrán GPS para su ubicación, tras un robo.

5- El motociclista afrontará multas si no presenta el carnet de conducir, el seguro, el dominio del rodado, entre otras obligaciones.

6- La Policía y las fuerzas federales harán controles en la capital, en un inicio. Podrán retener el rodado por infracción o posibles delitos.

Comentarios