Asaltaron a otro repartidor de comidas: "por suerte la estoy contando"

La Policía atrapó a los dos jóvenes que habían perpetrado el robo y recuperó la moto del cadete.

16 May 2020
1

ARRESTOS. El personal policial, con los dos sospechosos y la moto recuperada. Captura de video.

Con los bares cerrados debido a la cuarentena obligatoria por el coronavirus, la venta de comida a través de delivery se convirtió en una oportunidad para muchos comercios. Y también para los delincuentes, que aprovechan para sorprender a los cadetes y robarles sus bienes.

Ese fue el caso de José, un joven bandeño de 28 años que tiene un emprendimiento familiar de comidas junto a su madre y su hermano. Ayer a las 21.40, el repartidor iba en su motocicleta Honda Wave para hacer una entrega en El Palomar. “El pedido era de la zona de calle México, entre Estados Unidos y Uruguay. Cuando pasaba por ahí, salieron dos muchachos, que me hacían señas como diciendo que de ahí (eran los clientes)”, relató la víctima tras ser asistida por el equipo de Vigías del muncipio bandeño. De pronto, los jóvenes sacaron un cuchillo y amenazaron a José. El cadete no se resistió: “lo que menos traté de hacer fue forcejear, para que no me hicieran nada”. Así, vio a los asaltantes llevarse la moto y otros bienes que llevaba consigo. “Por suerte la estoy contando”, resumió José.

El bandeño se mostró agradecido con los vigías municipales que actuaron y con los policías que lograron recuperar su vehículo, además de arrestar a los sospechosos del atraco.

Según el informe de la comisaría de Banda del Río Salí, un patrullero fue advertido sobre la huida de los delincuentes hacia los márgenes del río Salí. Así, uniformados que recorrían la ruta alternativa de Alderetes, a la altura del barrio Antena, divisaron a los ladrones, quienes en al escuchar la voz de “alto” se cayeron de la moto, indica el parte policial. Aunque corrieron hacia unos matorrales, finalmente fueron aprehendidos. Uno de ellos llevaba una “punta”. 

El jueves, decenas de cadetes se manifestaron frente a la Casa de Gobierno por el crimen de Carlos Alejandro Sánchez, un joven de 31 años que trabajaba como repartidor de una reconocida sanguchería de Plazoleta Mitre. La Policía ya arrestó a tres sospechosos por el homicidio, perpetrado en ocasión de robo.

Comentarios