Proponen "la prueba del vinagre" para detectar a los infectados por coronavirus

Tres médicos tucumanos idearon una campaña más amplia y económica, que además ahorra tiempo en la lucha contra la pandemia.

08 Abr 2020

La pérdida del olfato y del gusto son los primeros síntomas del coronavirus. Por esa razón, tres médicos tucumanos, que ocuparon cargos directivos en el hospital recomiendan que se utilice un test más rápido y económico que consiste en chequear a las personas por vía del olfato. 

Miguel Leguizamón, Luis Pasteris y Lorenzo Marcos dijeron que la idea es no quedarse quieto y salir a buscar a los infectados. "En Estados Unidos, cuando detectan a una persona que tiene pérdida del olfato, pero no tiene los otros síntomas, la califican como infectada por coronavirus, de inmediato se abre el protocolo y se procede al aislamiento", explicó Leguizamón.

El médico dijo que esa persona puede ir a su casa, aislarse, y controlarlo una o dos vez por día y mediante el teléfono (con una aplicación) esa persona reporta como está y si empieza a sentir falta de aire debe ir al hospital. "Es decir que si se lo detecta con ese primer síntoma", remarcó.

El especialista tucumano dijo que las estadísticas muestran que un 60% de personas comienzan con este primer síntoma, que de repente, pierden el olfato y el gusto. "En España lo están marcando como uno de los primeros síntomas. es más -dijo Leguizamón- puede aparecer solo o acompañando
a los demás síntomas, pero si aparece solo se puede ganar tiempo y ante la situación económica que tiene el país, que para cada test y resultado se gastan insumos, transporte; entonces son innumerables las ventajas de tener este nuevo tipo de examen por el olfato", insistió.

Los tres médicos proponen que la aplicación de este chequeo en los tucumanos pueda realizarse dividiendo a la ciudad en cuadrículas. "Personal del Ejército, de la Policía, de la Universidad, con un equipo pequeño de personas, fácilmente capacitada con una buena protección -detalló Leguizamón-, pueden ir casa por casa, cuadra por cuadra, manzana por manzana y preguntar
¿usted huele esto? y si perdió el olfato y el gusto bueno esa persona es una persona infectada con coronavirus", remarcó.

La propuesta de los médicos se hizo por escrito. "Ante la falta de test por hisopado proponemos realizar, en su reemplazo, una simple prueba de pérdida de olfato (anosmia). Para ello es necesario entregar a la persona un hisopo embebido en vinagre (puede ser otra esencia aromática) y si no logra identificar el olor, debe ser enviado a su hogar para iniciar el aislamiento y tratamiento contra el covid-19", dice el escrito.

La anosmia se debe a que el virus daña los receptores y los nervios olfatorios. Esa falta repentina del olfato sin presencia de mocos obliga al ailsamiento -precisaron- y al uso del barbijo.

"La propuesta que realizamos tiene bases científicas tomadas de publicaciones chinas, italianas y americanas. Su implementación puede realizarse en forma aleatoria o a todala población", detallaron.

"Para ejecutar este plan se requiere de un excelente equipo de protección, de un termómetro de contacto para el registro de la temperatura y de hisopos descartables y esencias aromáticas. "Los voluntarios -resaltaron los médicos tucumanos- que se presenten para colaborar con esta campaña podrían ser los recursos humanos con quien contar para llevar adelante la propuesta. Ellos deben recibir una mínima capacitación, total protección, una adecuada organización y dirección y el apoyo indispensable de las fuerzas de seguridad", afirmaron.

En la jerga médica se le llama "la prueba del vinagre". 

Comentarios