La Unesco alerta que hay 1.500 millones de chicos sin clases

Se creó una Coalición Mundial para la Educación para ayudar a desplegar sistemas de aprendizaje a distancia.

31 Mar 2020
1

SIN CLASES. La suspensión de las clases fue una de las primeras medidas que tomó el Gobierno. ARCHIVO LA GACETA / FOTO DE INÉS QUINTEROS ORIO

NUEVA YORK, Estados Unidos.- El cierre parcial o total de los centros educativos en gran parte del mundo ha dejado sin clase a más de 1.500 millones de niños y jóvenes, según las estimaciones de la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).

La agencia tiene ya registrados 184 países que, como España, han suspendido completamente las clases en todos los niveles, desde infantil a educación superior. A ellos se sumarían otros países que, como Estados Unidos, Rusia, Australia o Brasil, han cerrado los centros en ciertas zonas.

Las cifras no han dejado de crecer en estas últimas semanas y la suspensión de las clases afecta ya al 87,6% de los alumnos de todo el mundo, según la Unesco, que desde que comenzó el brote ha llamado a las autoridades a prestar atención a los posibles efectos colaterales de la pandemia a nivel educativo.

De acuerdo a la entidad mundial, más de 850 millones de niños y jóvenes -aproximadamente la mitad de la población estudiantil mundial- permanecen alejados de las escuelas y universidades, con cierres nacionales efectivos en 102 países y cierres locales en otros 11.

La Unesco ha instaurado una Coalición Mundial para la Educación para ayudar a los distintos países a ampliar las mejores soluciones de aprendizaje a distancia y llegar a los niños y jóvenes en situación de mayor riesgo.

Teniendo en cuenta esta situación, la Unesco instauró una Coalición Mundial para la Educación, con el objetivo de colaborar a los distintos países. En principio, la idea de la coalición es ayudar a las instituciones educativas y buscar las mejores soluciones de aprendizaje a distancia, para que la educación llegue hasta la casa de los estudiantes, en especial a aquellos que estén en una situación de mayor riesgo.

“Nunca antes habíamos sido testigos de un trastorno educativo de tal magnitud”, afirmó Audrey Azoulay, directora general de la Unesco. Y agregó: “esta Coalición constituye un llamamiento a la acción coordinada e innovadora para descubrir soluciones que ayuden a los alumnos y los maestros no sólo ahora, sino también a lo largo del proceso de recuperación”. Según explicó la organización a través de su sitio web oficial, la principal preocupación es la equidad. Al no haber clases, los alumnos que se encuentren en una situación económica vulnerables se ven mucho más afectados por el cierre de las escuelas.

Como respuesta inmediata a los cierres masivos de escuelas, la Unesco ha establecido un grupo de trabajo covid-19 para proporcionar asesoramiento y asistencia técnica a los gobiernos que trabajan para proporcionar educación a los estudiantes fuera de la escuela.

La organización también está celebrando reuniones virtuales periódicas con los ministros de Educación de todo el mundo para compartir experiencias y evaluar las necesidades prioritarias.

La Coalición Mundial para la Educación reunirá a asociados multilaterales y al sector privado, entre ellos Microsoft y GSMA, para ayudar a los países a desplegar sistemas de aprendizaje a distancia. (DPA)

Comentarios