Napoli no pudo sostener la ventaja y terminó empatando 1-1 con Barcelona

El equipo italiano ganaba con un tanto de Mertens e igualó el francés Atoine Griezmann.

25 Feb 2020
1

EN EL SAN PAOLO. Messi visita el escenario que vio brillar a Maradona. REUTERS

Barcelona igualó 1-1 esta tarde con el Nápoles en el Stadio San Paolo en la ida de los octavos de final de la Champions League, en un duelo igualado entre unos napolitanos que miden la ambición y el supuesto aprendizaje de un Barça en Europa que llegaba al templo de Diego Armando Maradona liderado por Lionel Messi.

Cuando su equipo jugaba lejos del arco rival, Martens quebró la paridad con un gran remate de derecha en favor de Los Azules. En un primer tiempo improductivo de los catalanes, que tuvieron la posesión del balón, el local aprovechó una de los dos llegadas que dispuso en el primer tiempo.

Antoine Griezmann empató en la segunda mitad para el visitante, que se quedó con un hombre menos cuando el chileno Arturo Vidal vio su segunda amarilla.

El rosarino está en un gran momento de forma, el mejor de la temporada, y en sus espaldas recae buena parte del peso de que los catalanes puedan estar en cuartos. Sus cuatro goles ante el Eibar en LaLiga Santander hacen que la "Pulga" visite el templo maradoniano por excelencia en lo más alto de la ola.

No había precedentes oficiales, tan sólo amistosos, entre ambos equipos, pero fue la primera vez que se jugó en San Paolo, que se vistió de gala para apoyar a su Napoli y para reducir y aguar el poder de Messi amparándose a la magia de quien fuera su héroe, el compatriota y ex entrenador.

Pese a que "El Diez" fue blaugrana durante dos temporadas, jugó siete campañas en el Nápoles y conquistó dos Ligas, una Copa, una Supercopa y una UEFA vestido de celeste. La previa está marcada sin duda por ese viaje de Messi a la tierra gloriosa del '10' del pasado, pero en lo futbolístico, en lo actual, hay mucho de qué hablar.

Los dos partidos de preparación del pasado verano, disputados el 8 y 10 de agosto en Estados Unidos, se saldaron con 2-1 y 0-4 a favor del FC Barcelona. Un resultado global de 6-1 muy engañoso, ya que para empezar no está en el banquillo el técnico napolitano de entonces, el destituido Carlo Ancelotti.

Con Gennaro Gattuso como su relevo, el equipo ha variado de táctica y juega con un 4-3-3 similar al más usado por el Barça en los últimos años. Más sólidos, más expresivos también en ataque, los jugadores del Nápoles han renacido con Gattuso y han reflotado su juego y sus resultados en la Serie A.

Comentarios