Las vinculaciones y las referencias de los cuatro sospechosos y la víctima, Mariotti

23 Feb 2020
5

Maximiliano Mariotti.

El cuerpo del joven, de 36 años, fue hallado en un pequeño jardín de una propiedad de calle Olleros al 100, en la zona sur de la capital. “Marolio”, como lo llamaban sus amigos, había desaparecido el viernes 7 de este mes, en momentos en que le reclamaba a su amigo Lucas Gordillo, un prestamista de Villa 9 de Julio, una deuda. Se investiga también a tres personas más: la pareja y dos amigos del principal sospechoso. La mujer y uno de los jóvenes fueron detenidos esta semana

Lucas Gordillo

Préstamo de dinero y antecedentes por robo

Lucas Gordillo es el principal sospechoso del crimen de Pablo Maximiliano Mariotti. El acusado y la víctima se conocían desde la infancia, según confirmaron en el entorno familiar y de amigos. Aprovechando esta relación, Gordillo convenció a Mariotti para que le financiara y se asociara a él en el mercado paralelo de los préstamos, de acuerdo a datos de la causa. El muchacho, quien aún continua prófugo, se había enterado de que su amigo había recibido un importante patrimonio tras la muerte de la madre. El prestamista también había manejado un grupo de rondines dentro de una firma de seguridad, con base en la zona norte de la capital. Cecilia Gordillo contó que había notado un cambio de personalidad en su hermano los últimos tiempos. “Escuché que se estaba metiendo en robos. Todo por querer más plata”, dijo. Fuentes de la investigación informaron que el sospechoso contaba con antecedentes por robo.

Solange Beltramino

La mujer vinculada a la muerte de Mariotti

Solange Manzanares Beltramino tiene 24 años y un hijo de dos. Vivía hace un poco más de un año con su pareja, Lucas Gordillo (acusado del crimen de Pablo Maximiliano Mariotti), en una vivienda de calle Manuela Pedraza al 400, en el zona sur de la capital. La joven, según sus cuentas en las redes sociales, había administrado su propio showroom “L’bratva” -espacio de exposición para la venta de indumentaria femenina-. Es amiga de Yamil Salis, el primer detenido y quien habría contado estaba enterrado el cuerpo de Mariotti. Ambos residían a pocas cuadras de distancia. El viernes, Beltramino rechazó participación en la muerte de Mariotti. Para la Justicia, habría recibido los elementos sustraídos de la casa de la víctima. La chica dijo que Gordillo, Salís y el cuarto sospechoso, Rolando Morán, mantenían un vinculo amistoso.

Yamil Salis

Con raíces en el Mercofrut

Yamil Salis reside en calle 9 de Julio al 1.400. Es hijo y nieto de conocidos puesteros del Mercado Frutihortícola de Tucumán (Mercofrut). La familia se mostró sorprendida por la detención y la vinculación del muchacho con el crimen de Pablo Maximiliano Mariotti, de 36 años. “Es un chico bueno. Si lo conocieran, no le atribuirían alguna conexión con este hecho. A veces, uno le decía ‘tené cuidado’; ‘no hay amigos’”, expresó una pariente a LA GACETA, quien pidió que su nombre se mantenga en reserva. El muchacho había completado los estudios secundarios y hasta su detención, dispuesta por la Justicia el jueves por la noche, trabajaba en el puesto del mercado de frutas y verduras. Salis informó que el cadáver de la víctima había sido enterrado en la propiedad de su tío, en Olleros al 100. Allí, el sospechoso trabajaba en un lavadero, de acuerdo con los datos de la causa penal. También dijo que había sido víctima, de acuerdo a su defensa.

Pablo Maximiliano Mariotti

La víctima, “una buena persona”

Pablo Maximiliano Mariotti, de 36 años, desapareció el viernes 7 de este mes. Su cuerpo fue hallado durante la madrugada del viernes pasado en la propiedad de calle Olleros al 100. Estaba enterrado en un patio interno. Los amigos y un primo lo habían buscado durante casi dos semanas. “Era una buena persona, no perjudicaba a nadie y era solidario”, fue la definición de los allegados. Mariotti vivía solo en su casa de calle La Madrid al 1.300, en la capital, y casi no tenía familiares directos. Además, amaba a sus dos perros. Pablo arreglaba computadoras y vendía elementos de pesca y de tecnología en internet. Realizó viajes, en particular, a playas mexicanas tras confirmarse la herencia. Además, adquirió una moto Yamaha Fz 250 -el rodado fue hallado en el ex Arsenal tras la desaparición-. Mauricio Paz, un amigo, expresó el viernes, en la protesta frente a tribunales penales, que la víctima “no era financista”. “(Sólo) puso dinero (entre $ 200.000 y $ 300.000) y confió en esa gente. Luego, estas personas no le devolvieron el capital”, señaló. Por su parte, el músico Rolo Marín dijo: “acababa de heredar propiedades y dinero por el fallecimiento de la madre. Ahí se originó todo”.

El cuarto sospechoso: “Roly” Morán

Rolando Morán, alias “Roly”,  sería el cuarto sospechoso del crimen del Pablo Maximiliano Mariotti. Junto con Lucas Gordillo, eran hasta ayer los dos prófugos de la Justicia. Los investigadores creen que los acusados, más Solange Manzanares Beltramino, habían planeado ingresar a la vivienda de la víctima, en calle La Madrid al 1.300, para sustraerle dinero y títulos de propiedad, entre otros elementos. Ahí se habría producido el deceso del joven, de 36 años, entre el jueves 6 y viernes 7. A ellos se habría sumado luego Yamil Salis para trasladar el cuerpo en una camioneta. Habrían llevado el cadáver hasta el taller de Olleros al 100. Allí, apareció el cuerpo de Mariotti, que estaba enterrado en la parte de adelante de la propiedad. Después, abandonaron la moto Yamaha de Mariotti en la ruta 9.

Comentarios