Quién es Taika Waititi, el director que causó sorpresa en los Oscar

Taika Waititi pasó de la producción independiente neozelandesa a Thor Ragnarok. Ahora interpreta al dictador nazi en su propio film, Jojo Rabbit y es uno de los candidatos al Oscar.

23 Ene 2020 Por Ana Daneri

En una entrevista con el diario británico The Guardian, Waititi asegura que durante su infancia pasó por una etapa de dibujar esvásticas compulsivamente. Sabía sobre los nazis y lo que representaba el símbolo. “Le decís a un chico que tiene prohibido algo y automáticamente lo va a hacer”, confiesa. Pero la emoción transgresora era fugaz. “Inmediatamente me sentía culpable y lo transformaba en una ventana”.

Normalmente habría sido un motivo de preocupación que un niño con una fijación a las esvásticas terminara interpretando él mismo a Adolf Hitler en su propio film. Jojo Rabbit es una comedia sobre un niño de la segunda guerra mundial que tiene por amigo imaginario nada menos que a Hitler. Pero el foco real de la historia es la relación entre Jojo, un niño solitario y tímido y una niña judía que su madre esconde en el ático.

Waititi ingresó en el mainstream después de dirigir “Thor Ragnarok” pero lleva más de una década como un artista “de culto”. Desde su Nueva Zelanda natal, se hizo fama por formar parte del hilarante grupo de comedia “El vuelo de los Conchords”. Su faceta de actor lo llevó varias veces a la pantalla grande en papeles secundarios en películas como “Linterna Verde” (2011) o “Atracción futil” (2004) y muy pocos pudieron reconocerlo como Korg (el gracioso personaje de piedra) de Thor, Ragnarok y Avengers: Endgame. Sin embargo, la pasión de Waititi por el cine lo llevó detrás de las cámaras. El corto “Dos autos, una noche”, le sirvió como trampolín para dirigir largometrajes como “Boy” (2010), “A la caza de los ñumanos” (2016) o la exitosa comedia “Lo que hacemos en las sombras” (2014), con la se abrió las puertas del universo cinematográfico de Marvel.

Hoy Waititi está en todas partes: el spin-off the Star Wars “The Mandalorian”, el próximo blockbuster de Ryan Reynolds “Free Guy”, la animación de culto “Rick y Morty” y la secuela de Suicide Squad. Su comedia sobre vampiros “Lo que hacemos en las sombras” está en su segunda temporada; la secuela de Thor viene en camino y se encuentra en la etapa de post-producción de su película “El próximo gol gana”, un falso documental sobre el peor equipo de fútbol, protagonizada por Michael Fassbender. Además, está desarrollando la serie “Los aventureros del tiempo” (basada en la película del mismo nombre, de Terry Gilliam) y la remake live action de “Akira”, basada en el manga japonés que fue película animada en 1988. Waititi incluso suena como posible director de una nueva película de Star Wars.

Con todo eso entre manos y encima un posible Oscar, el neozelandés se ha ganado un asiento reservado solo a unos pocos en la alfombra roja. Algo nada fácil para un director cuya especialidad principal es la comedia. Y mucho menos cuando se trata de generar humor a partir del holocausto, pero Waititi lo maneja con maestría. “La comedia siempre, por miles de años, ha sido la manera de conectar a la audiencia y transmitir un mensaje más profundo, desarmandolos y abriendo a la gente para recibir el mensaje. Es una herramienta más profunda que el drama, porque con el drama la gente tiende a sentir culpa o irse deprimido… Y a menudo esa sensación no perdura tanto como la comedia”, explica él.

Con esa misma visión, su film que hoy pelea en el selecto grupo de las ocho candidatas a “mejor película”, tampoco es una comedia ligera y, desde el humor, busca que reflexionemos sobre uno de los horrores más espeluznantes de la humanidad. Pero no es nuevo para él. “Lo que hacemos en las sombras”, de 2014, es en realidad una alegoría sobre cómo tratan a los inmigrantes y, hasta el éxito de taquilla Thor Ragnarok, esconde un mensaje sobre cómo las civilizaciones borran de su historia su trayectoria de violencia y explotación. Todos temas que podrían encararse desde un realismo social amargo, en sus manos se han convertido en comedias originales y profundas.

Para ver Jojo Rabbit tendremos que esperar. Se ha estrenado en Argentina el nueve de enero pero lamentablemente no ha arribado a las salas tucumanas. Habrá que aguantarse para verla y, mientras tanto, disfrutar de su presencia casi omnisciente en el cine y la televisión.


Comentarios