Semáforo para ordenar el caos en el mástil de Yerba Buena

Vecinos objetan la quita de la rotonda.

27 Dic 2019

Avenida Aconquija y Solano Vera. Un cruce transitado por cientos de tucumanos todos los días que parece no tener solución. Los agentes de tránsito intentan ordenar la situación en la que autos, ómnibus, taxis, bicis son el tormento de los peatones que buscan cruzar en las esquinas para hacer compras, ir a la escuela o al trabajo. Según el municipio, la solución está muy cerca. La intendencia adquirió un complejo de semáforos con lo que cumplirá la palabra dada.

Anteriormente, una rotonda con la bandera argentina en su centro, el famoso mástil, intentaba ordenar el tránsito que parecía no tener remedio en las horas pico. Los autos se amontonaban en las calles generando un caos. En agosto de este año, en medio de las obras del canal San Luis, la municipalidad de Yerba Buena decidió reemplazar la rotonda por aquel complejo semaforizado. En su lugar, vallas y conos se convirtieron en una especie de rotonda provisoria que sólo genera más desorden.

ORDEN. Inspectores municipales trabajan para ordenar el tráfico.

Varitas que trabajan en este cruce atribuyen el problema a los conductores que no respetan las normas de tránsito y mucho menos a los peatones. “Los automovilistas no quiere esperar que pase el peatón. Los fines de semana o feriados, cuando nosotros no estamos, para ellos es imposible cruzar”, relata Cristina Trejo. Santiago Fernández apoya lo que dijo su compañera. “Todos quieren pasar y no saben usar las rotondas. Esperamos que con los semáforos la situación mejore como pasó en el cruce de La Madrid y Solano Vera”, indicó.

Los trabajadores del turno tarde aseguran que el tránsito empeoró desde que sacaron la rotonda. “No se puede andar, en gran parte porque las vallas que pusieron no resuelven el problema. Al empezar un trabajo, para ver diferencias hay que terminarlo y esto no está terminado” cuenta Sergio, también agente de tránsito. “No hay respeto por parte de los autos, ni hacia las mujeres, ni hacia los niños o ancianos y muy poco hacia nosotros, los inspectores”. “Cuando coloquen los semáforos deben poner varitas para indicar a la gente la presencia de los mismos. Al ser nuevos, los conductores pueden no verlos y esto provocaría accidentes”, advirtió.

Franco Robles y Víctor Horacio, taxistas ubicados en la parada de esa esquina, difieren con la mirada de los agentes viales. “Desde que sacaron la rotonda hay accidentes cada dos por tres”, afirmó Franco, quien considera que los varitas ayudan a cruzar a la gente pero no contribuyen a mejorar el tránsito: “No saben mucho porque no tuvieron capacitación para el trabajo. Muchas veces ellos mismos hacen chocar a los vehículos”.

VALLAS. Las estructuras de madera actúan como una virtual rotonda.

Víctor considera que el semáforo no será una solución. “La calle es muy angosta y no va a haber giro en ‘U’ por lo que no funcionaría. Lo mejor sería volver a colocar la rotonda”, explicó.

Irma Soria, vecina de la zona, lamenta la situación. “Vivo cerca de acá y la verdad que el tránsito está horrible. El otro día chocaron a un chico en la moto, es un desastre. El día de Navidad, que no había gente de la municipalidad, era peor porque ningún auto frena; no respetan a los peatones, te llevan puesta”, relató.

Estaba previsto que con la demolición de la rotonda la obra se completara con un complejo de semáforos. Los planes se alteraron por la fuerte devaluación del peso luego de las elecciones Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO). “La suba que sufrió el dólar nos generó un problema muy grande porque los presupuestos que nos habían pasado los proveedores (alrededor de un millón de pesos) quedaron desfasados”, había explicado en su momento el director de Tránsito de Yerba Buena, Nicolás Juárez Dappe.

El intendente, Mariano Campero, aseguró ayer que están muy próximos a instalar los organizadores de tránsito, que tienen un valor que ronda entre el millón y medio de pesos y los dos millones. “Será en las próximas semanas, porque estos días son muy complicadas las operaciones bancarias. Indudablemente es necesario el semáforo y ya lo tenemos pedido, ya están iniciados los trámites”, aseguró en diálogo con LA GACETA.

En el primer mes

El jefe municipal señaló que el proceso administrativo se completará en enero para que en el ciclo lectivo 2020 el semáforo esté funcionando. Respecto de los fondos para cubrir la obra, aseguraron que aún no está definido pero reveló que cuentan con dos opciones: una es hacer uso de unos fondos refinanciados que les entregó la Provincia, pero también está la posibilidad de realizar un acta a acuerdo con una empresa privada.

Luego de la reubicación del mástil, Juárez Dappe explicó los motivos por los que optaron por reconfigurar ese cruce. “Se eliminó la rotonda porque entendemos que no tenía las dimensiones necesarias. La zona se transformó en una arteria muy transitada y veíamos oportuno colocar un complejo de semáforos”, había dicho a LG Play.

Comentarios