Se inicia el décimo período presidencial del PJ

El peronismo es la fuerza política que durante más tiempo ha dominado la política argentina. Ganó dos con el primer Perón (1946 y 1952). Otras dos en 1973 (Cámpora y Perón). Otras dos con Menem y tres con el Kirchrnerismo (Dos de Cristina y una de Néstor) y, 73 años después de la primera victoria, vuelve con Alberto Fernández.

08 Dic 2019
1

ARCHIVO

Por Rosendo Fraga / Director del Centro de Estudios Unión para la Nueva Mayoría

Que un candidato de origen peronista como Alberto Fernández asuma la Presidencia el 10 de diciembre de 2019, implica que el Peronismo ha ganado su décima elección presidencial en la Argentina, desde que hace 74 años, un 17 de octubre irrumpiera como fuerza política.

Ante todo, muestra su notable persistencia a través del tiempo. La Generación del Ochenta, ganó elecciones presidenciales entre 1862 y 1910, en ocho oportunidades. El Radicalismo por su parte, las ganó entre 1916 y 1999, en nueve oportunidades.

Puesto en estos términos, el Peronismo es la fuerza política que durante más tiempo ha dominado la política argentina.

Ganó dos con el primer Perón (1946 y 1952). Otras dos en 1973 (Héctor Cámpora y Juan Domingo Perón). Otras dos con Carlos Saúl Menem y tres con el Kirchrnerismo (Dos de Cristina Fernández y una de Néstor Kirchner).

La de Alberto Fernández es así la décima victoria del Peronismo en elección presidencial, 73 años después de la primera.

Lo ha hecho en la primera vuelta, a sólo cuatro años de haber dejado el poder.

Entre 1983,- cando se reestableció la democracia,- y 2023, cuando termine el período que se inicia, el Peronismo habrá gobernado 28 de 40 años y las fuerzas no peronistas (Radicalismo y Macrismo), sólo 12. El Peronismo no es en consecuencia un partido “hegemónico”, como lo fue el PRI durante 71 años en México. Pero si es un partido “dominante”.

La diferencia es que en el primer sistema no hay ninguna alternancia y en el segundo la puede haber, sin que ello altere que la mayoría del tiempo siga gobernando el partido que domina la política, como se acaba de confirmar con el Peronismo en Argentina.

El estigma económico

En cuanto a la economía que le ha tocado asumir al Peronismo, mientras que en las primeras cuatro elecciones no estaba en crisis, desde 1983 si lo ha estado. Menem asume en 1989 en el marco de la hiperinflación más grandes que ha tenido Argentina y el ciclo Eduardo Duhalde-Kirchner lo hace en el marco de la crisis económico-social más grave que haya sufrido el país.

Podemos discutir si la que tiene lugar a fines de este año es peor o más leve que las dos anteriores. Posiblemente, lo sea menor en algunas variables y peor en otras. Además, la crisis actual no ha finalizado. Está en desarrollo y su resultado final dependerá de lo que suceda y de si Alberto Fernández acierta con las medidas para resolverla. Algo que en última instancia, políticamente será corroborado o no por el resultado de la elección de medio mandato que tendrá lugar a fines de 2021.

Siguiendo con esta línea de razonamiento, cabe señalar que los tres gobiernos no peronistas que ha tenido la Argentina desde 1983 (Raúl Alfonsín, Fernando De la Rúa y Mauricio Macri), terminaron en el contexto de fuertes fracasos económicos. Pero el último, será el único de los tres que terminará su mandato en fecha

Los dos ciclos peronistas anteriores (Menemismo y Kirchnerismo), encauzaron la crisis y entregaron el poder acumulando desequilibrios, pero con la economía bajo control.

Desde el no-peronismo, se argumenta que ha sido la obstrucción del PJ la causa de los fracasos. No es la percepción que queda en los sectores populares, que a lo largo de 74 años, siguen mostrando una persistente lealtad electoral por la fuerza política fundada por Juan D. Perón el 17 de octubre de 1945.

Una y otra etapa

El Peronismo ha vivido 29 años con Perón vivo y lo ha hecho otros 45 con Perón muerto. Fue superando su desaparición, las primera derrota en elecciones presidenciales de su historia y sus conflictos internos.

Ahora, además de la economía, tendrá un desafío político: gobernar con un liderazgo bicéfalo (Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner), lo que no ha sido usual en esta singular fuerza política.

Pero al mismo tiempo, Macri es el primer Presidente no-peronista que termina el mandato en fecha, desde que que el Peronismo irrumpiera en la política argentina. Es un logro histórico-institucional que debe ser valorado.

1- En Luján

Mauricio Macri y Alberto Fernández, además de los integrantes de sus gabinetes, se encontrarán hoy en  la misa convocada por la Conferencia Episcopal Argentina frente a la Basílica de Luján, por el Día de la Virgen.

2- El martes

Gabriela Michetti encabezará la Asamblea Legislativa en la que se tomará juramento a Cristina Fernández de Kirchner y luego se hará lo mismo con Alberto Fernández, quien recibirá los atributos de Mauricio Macri.

3- Bastón de mando

“Argentina de pie” es la frase que acuñó el orfebre Juan Carlos Pallarols en el bastón que el martes recibirá Alberto Fernández. Pallarols confeccionó el bastón de casi todos los presidentes desde el regreso de la democracia, excepto Macri.

Comentarios