Peripecias de un neurocirujano

Honestas reflexiones sobre la medicina y la vida.

08 Dic 2019
1

CRÍTICA REFLEXIXÓN. Marsh denuncia la creciente mercantilización de la medicina y sostiene que su epicentro se da en los Estados Unidos. REUTERS

ENSAYO

CONFESIONES

HENRY MARSH

(Salamandra – Barcelona)

Confesiones es el segundo libro del reconocido neurocirujano inglés Henry Marsh, luego de su exitoso Ante todo, no hagas daño.

En ambos volúmenes, Marsh narra en primera persona y en un logrado tono intimista las peripecias de su vida profesional operando cerebros, muchas veces en situaciones límite que culminan en la muerte del paciente o en un estado de sobrevida poco grato.

Médico humanista, nunca deja de recordarles a los practicantes que el paciente es una persona y no un conjunto de placas, por lo que les exige que conozcan su historia antes de abordar el problema clínico.

El libro está plagado de planteos morales, que adquieren una especial profundidad en la vivencia del protagonista. Así, sostiene, en ocasión de salvarle la vida a pacientes que quedarán en estado vegetativo o con una mala sobrevida: “A veces, en mis momentos de mayor desánimo, dudo si estamos reduciendo la suma total del sufrimiento humano o la estamos aumentando”.

Tras más de 30 años de trabajo en un hospital público de Londres (fue el primer cirujano en realizar una craneotomía a un paciente despierto en Inglaterra), Marsh decide renunciar al mismo debido a que se siente asfixiado por la creciente burocracia médica. Resuelve continuar su carrera en la exótica Nepal, junto a un ex compañero nepalí que dirige allí una importante clínica.

Sin idealizar a ese país, donde reina la pobreza y aún se practica el sistema de castas, descubre allí una forma de estar en el mundo que había desaparecido en Inglaterra: “La vida aquí tiene una desnudez, una franqueza, con sus colores intensos y vivos, que se perdió hace mucho en los países ricos”.

Alejado de la burocracia y de las complejidades de la vida occidental, Marsh encuentra tranquilidad en la vida sencilla de la pintoresca Katmandú.

Resultan de interés también sus comentarios sobre la creciente mercantilización de la medicina, cuyo epicentro se da en Estados Unido: “Los centros hospitalarios están enzarzados en una feroz competencia por hacerse con el mercado, y muchos se han diseñado para que se parezcan lo menos posible a un hospital. Más bien semejan hoteles de lujo, centros comerciales o salas VIP de aeropuerto”. Cabe agregar que a la par de ello ha crecido la industria de las cirugías innecesarias para hacer redituable esos onerosos emprendimientos.

En suma, Confesiones es un libro de muy grata lectura, donde nos encontramos con una voz honesta y vivaz (alejada de la corrección política) que cuenta una historia de vida de interés y aporta reflexiones profundas sobre sus vivencias y sobre el curso actual de los sistemas occidentales de salud.

© LA GACETA

NICOLAS ZAVADIVKER

Comentarios