Lázaro seguirá preso: extendieron la prisión preventiva hasta abril de 2020

El juicio está en marcha y la Justicia espera que para esa fecha ya haya condena. Se lo juzga por presunto lavado de activos.

05 Dic 2019
1

EN PRISIÓN. El empresario Lázaro Báez, detenido en abril de 2016, se jacta siempre de haber sido amigo del ex presidente Néstor Kirchner. DyN (archivo)

El Tribunal Oral Federal (TOF) 4 prorrogó por cuatro meses más la prisión preventiva de Lázaro Báez en la causa en la que se lo investiga por supuesto lavado de activos, informaron fuentes judiciales.

Los jueces del TOF 4 le extendieron hasta el 5 de abril de 2020 la prisión preventiva que vencía hoy. Ese día, el empresario contratista de obra pública cumplirá cuatro años detenido esperando su condena.

El empresario, preso en el penal de Ezeiza desde el 5 de abril de 2016, fue trasladado anoche al Hospital de Clínicas por una arritmia y permanecerá allí entre 24 y 48 horas más, según indicaron a Télam fuentes judiciales.

La extensión de la prisión preventiva, según el Código procesal penal, es de dos años prorrogables por uno más; sin embargo en la última prórroga los jueces del TOF 4 habían señalado que el juicio ya estaba iniciado y que terminaría para cuando finalizara esa extensión.

Hace dos semanas, Báez había sido indagado en el juicio oral, durante el cual sostuvo que el presidente Mauricio Macri lo presionó para que acusara a la ex presidenta Cristina Kirchner y que admitiera ser testaferro de sus bienes.

El dueño de Austral Construcciones negó haber sido testaferro del matrimonio Kirchner y aludió a una "encerrona" armada en su contra para que se convirtiera en arrepentido e involucrara a esa familia en los delitos de lavado de activos por los que ahora está preso y es juzgado.

El empresario procesado declaró que fue "utilizado" en "una campaña atroz" para "deshornar" a su familia, y "de un modo elíptico a la familia del ex presidente Néstor Kirchner".

"Fui utilizado, con solo decir Lázaro ya se sabe de quién se habla; convirtieron mi nombre en sinónimo coloquial de la palabra testaferro", se quejó.

El dueño de la empresa "Austral Construcciones" es juzgado junto a sus cuatro hijos, Martín -también detenido-, Leandro, Luciana y Melina, todos procesados por presunto lavado de activos.

Según la acusación, el grupo empresario cometió maniobras para sacar del país sin declarar el dinero obtenido con la obra pública en Santa Cruz.

En el juicio también están acusados el financista arrepentido Leonardo Fariña, Fabián Rossi y los detenidos Jorge Chueco (ex abogado de Báez) y su ex contador Daniel Pérez Gadín.

Una vez finalizadas las indagatorias comenzará la etapa de alegatos finales, y se prevé veredicto para marzo o abril de 2020. (Télam)

Comentarios