El doblete de los Toro

Los hermanos Lautaro, en MX1, y Gerónimo, en MX2, se quedaron con los títulos del NOA.

28 Nov 2019
1

MISIÓN CUMPLIDA. Gerónimo y Lautaro posan con sus títulos como lo habían planeado a mediados del torneo Regional.

Fue a mitad del campeonato. Ahí empezaron a imaginar que la foto era posible. La imaginaron tanto que salió como en sus pensamientos: sonrisa de punta a punta, sus motos y los premios que los acreditaban como Campeones Regionales del NOA, por primera vez dos hermanos lo lograron. Así, el apellido Toro, quedó en lo más alto de las categorías más importantes. Lautaro, lo estampó en la MX1, y Gerónimo, en la MX2.

“Cuando nos dimos cuenta comenzamos a ponerle más garra para cumplir con el objetivo de ser campeones los dos”, afirmó “Lau”. “Gero”, si ya tenía precaución, la aumentó. “Lo único que pensaba era no golpearme”, reconoció el menor.

Es que la situación ya venía coqueteando con la ilusión de toda la familia. El año pasado fue campeón “Lau” y su hermano, subcampeón. Y en 2017 fueron campeones, pero “Gero” era Junior. “Es la primera vez que nos pasa”, contó el mayor. “La gente no podía creer que lleguemos los dos a lo más alto del podio en tan poco tiempo”, contó “Gero” sobre lo que pasó en Trancas cuando se advirtió la situación. Fue en la localidad ubicada a unos 70 kilómetros de la capital tucumana donde los hermanos, en la última fecha del Regional, aseguraron sus coronas.

Lautaro quedó segundo, sumó lo suficiente. Gerónimo, la hizo completa y ganó la carrera. Ambos coinciden en que sus títulos, aunque es un deporte individual, fueron por un trabajo en equipo. Primero, el que forman ellos. Entrenan juntos en el gimnasio. En la moto, también. “Nos evaluamos mirándonos el uno al otro, o simulamos ir en carrera y ahí nos exigimos ambos. Nos ayudamos mutuamente para mejorar día a día”, detalló Lautaro. “Compartimos todo, el es mi mejor amigo, mi profesor, mi entrenador. Hasta es mi padrino de confirmación, je. Siempre me ayuda para ser mejor que él, es lo que nos une cada día más como hermanos”, contó el piloto de 16 años sobre su hermano de 20.

“El esfuerzo de mis padres es algo que muy pocos conocen”, puso en escena Lautaro a los otros miembros del equipo de los campeones. “Estos campeonatos van dedicados a ellos por el enorme sacrificio que hacen para tener dos pilotos en una pista y de la mejor manera posible. Tener a sus hijos campeones, es más bien un premio para ellos tras todo lo que luchan para cumplirnos el sueño de seguir corriendo”, agradeció el mayor a Alejandra y a César. “Se van complicando muchos aspectos de la vida, sobre todo el económico”, destacó. “Para ellos, es un signo de que nosotros vamos por un camino sano y creándonos como personas humildes”, aportó “Gero”.

Y Lautaro agregó un par de jugadores más de los que dependerá mucho lo que puedan hacer en 2020. “Los sponsors que son pocos y ayudan con su granito de arena. Así pudimos llegar a las fechas del Campeonato Argentino, sobre todo, ya que son muchos kilómetros los que nos recorrimos en las ocho fechas. A pesar de que la situación está difícil para todos, hay gente que sigue apoyando y espero que podamos contar con más gente para seguir representando a Tucumán en el Argentino”, explicó el estudiante de Ciencias Económicas. “Me cuesta muchísimo, pero hago mi mejor intento para ir avanzando y aprobando la mayor cantidad de materias por año”, afirmó Lautaro que a diferencia de su hermano menor, que cursa todavía la secundaria, él ya es un universitario.

Por el momento, y todavía disfrutando del logro Regional, la próxima temporada aun no está programada. Sin embargo, el objetivo a corto plazo está: el 12 de enero, en Tafí del Valle, los Toro vuelven a acelerar.

Comentarios