Autorizan un crédito de $ 3.000 millones por la “cláusula gatillo”

El bloque oficialista, con el apoyo de la alianza entre radicales y alfaristas, avaló el contrato entre el Poder Ejecutivo y el Banco Macro para la toma de un préstamo. El bussismo rechazó la medida, alegando falta de información. Entre críticas al Gobierno nacional y un pedido a favor de los municipios.

23 Nov 2019 Por Luis María Ruiz
1

NUEVA INTEGRACIÓN. Amado, desde el estrado, preside el debate de ayer. prensa legislatura

El gobernador, Juan Manzur, obtuvo ayer el aval que esperaba del Poder Legislativo, y quedó en condiciones de tomar deuda con una entidad financiera privada por primera vez en su gestión.

El bloque oficial Justicialista de Todos (JDT), con el apoyo de radicales y alfaristas, aportó los dos tercios de los votos necesarios para convalidar el contrato rubricado entre el ministro de Economía, Eduardo Garvich, y el Banco Macro, para el acceso a un crédito por hasta $3.000 millones.

Desde las ocho bancas de Fuerza Republicana (FR) rechazaron la medida, con el argumento de que no estaba expresado el destino que se dará a esos fondos.

En ese sentido, el legislador peronista Juan Antonio Ruiz Olivares, presidente de la comisión de Hacienda, explicó en el recinto que la posibilidad de concretar el empréstito responde a la decisión de la Casa de Gobierno de garantizar el pago de los sueldos a los empleados estatales, sobre todo por el impacto de la “cláusula gatillo” en las arcas del Estado provincial.

Por la “paz social”

El Gobierno provincial, a través de distintas normas, contaba con varias alternativas para acceder a créditos bancarios. Para este trámite, Manzur se acogió a un artículo de la Ley de Presupuesto 2019, que habilita la toma de deuda por hasta el 7,4% de los recursos anuales para gastos (es decir, más de $9.000 millones).

En septiembre el gobernador habilitó a Garvich a iniciar las gestiones con el Banco Macro, agente financiero oficial de la Provincia, para acceder a un préstamo por hasta $ 3.000 millones. Los contratos de rigor fueron firmados este mes. El monto equivale a cerca de la mitad de una planilla salarial mensual de la Administración Pública de Tucumán.

“Sabemos que las paritarias provinciales (de este año) cerraron cerca del 25%, más la ‘cláusula gatillo’, cuyo fin es cuidar que el salario de los trabajadores (del Estado) no pierda poder adquisitivo contra la inflación”, indicó Ruiz Olivares. Y remarcó que el incremento para este período rondará el 50% (se calcula sobre la base de los cálculos del Indec). “A pesar de la crisis de los cuatro años del Gobierno nacional, en la Provincia se pagaron los salarios en tiempo y forma”, aseveró el oficialista.

Ruiz Olivares señaló que la próxima gestión nacional “debe modificar tres aspectos urgentes” de la economía: mejorar el poder adquisitivo de la ciudadanía, para fortalecer el consumo; bajar las tasas de interés para Pymes y comercios; y revisar el costo de las tarifas de servicios públicos.

A continuación, explicó que el crédito gestionado por el PE tiene estricta relación con la última revisión de la “cláusula gatillo” de las paritarias 2019, correspondiente a diciembre, y que se paga “después de la primera quincena de enero”. Con esto, indicó, se apunta a “mantener la paz social en la provincia”.

Ruiz Olivares explicó a sus pares que el contrato con el Macro no establece los costos finales del empréstito. “Por ahí dirán: ¿con qué tasas? ¿qué plazos? No sabemos qué pasará (en la economía nacional) con el nuevo Gobierno. No podemos hacer un convenio con tasas y plazos a futuro. Todo será según las necesidades de la Provincia y las disponibilidades de la entidad financiera”, detalló.

Contrapuntos

La coalición entre alfaristas y radicales consideró válida la postura del Gobierno provincial de gestionar un préstamo. “Estamos en una crisis difícil, tenemos que otorgar herramientas”, señaló Raúl Pellegrini (PJS). Y advirtió que “e contexto amerita el acompañamiento” de medidas de urgencia. “Eso sí: se debe atender las urgencias de todos”, dijo el dirigente afín al intendente capitalino, Germán Alfaro. E insistió con que se tenga en cuenta la situación de los municipios.

El radical Raúl Albarracín se expresó en línea con su par del bloque PJS. “Hay una realidad económica y social muy difícil, que exige madurez de todo el arco político para llevar tranquilidad a nuestra comunidad”, describió el concepcionense. Y cuestionó a los ediles afines a Manzur que quieren buscan “derogar la facultad del intendente Alfaro de tomar préstamos”.

Ricardo Bussi, jefe del bloque de FR, destacó que en su gestión como edil de la Capital había rechazado la posibilidad de que Alfaro tomara créditos porque la medida implicaba “un cheque en blanco”. “Ni allá (en alusión al Concejo) ni acá (en referencia a la Legislatura)”, afirmó. Reclamó que el Gobierno, para requerir un préstamo, debería indicar plazos, destinos y otros datos. “Eso permitiría una evaluación. Estamos comprometiendo el erario. ‘Cheques en blanco’, ni a Alfaro ni a Manzur. FR vota en contra”, anticipó Bussi sobre los ocho escaños de su bloque.

Tulio Caponio cargó contra el Gobierno nacional. “Nos endeudó en más de 100.000 millones de dólares y sumió a la Argentina en índices de pobreza catastrófico”, dijo el justicialista. Y comparó la situación con Tucumán. “Somos una de las únicas provincias del país que pagó la ‘cláusula gatillo’, añadió.

El oficialista Armando Cortalezzi manifestó que, si bien las finanzas provinciales ameritaban la búsqueda de crédito “hace al menos dos años”, el PE no lo hizo porque “hubo un orden importante en la administración de recursos”.

El peronista de Aguilares Sergio Mansilla, por su parte, consideró que Tucumán fue “una de las provincias a las que menos recursos llegaron para infraestructuras”.

El jefe del bloque Justicialista de Todos, Roque Tobías Álvarez, describió la herramienta financiera como “un paraguas para tener en el armario” en caso de “tormenta”. “Ni al gobernador ni al ministro se les ocurriría tomar un crédito hoy si no lo necesitamos, aún con las condiciones leoninas (que presenta el mercado)”, destacó el peronista.

Al cierre, Ruiz Olivares recordó que durante la Gobernación de Antonio Bussi, en la década de los 90, la Provincia tomó deuda por 400 millones de dólares. “Hay que tener memoria”, le marcó a Ricardo Bussi. Este replicó que posiblemente la gestión de su padre había señalado el destino de los fondos. Ruiz Olivares, en tanto, pidió el apoyo de todas las bancas. “No quiero ver gente sin cobrar sueldos, hospitales sin remedios, escuelas cerradas”, remarcó. Pero no logró convencer al bloque de FR.

Comentarios