“Milani no tiene nada que ver con el homicidio de Ledo”, según un testigo

En la declaración ante el tribunal se dijo que la víctima vivía a fines del 76.

08 Nov 2019
1

Milani (foto) cumplía funciones de instructor para el combate y la guerrilla en el año 1976, según el testigo Tello.

Desde La Rioja, donde cumple una condena de prisión por tentativa de homicidio, el testigo César Tello desvinculó al ex jefe del Ejército, César Milani, de los crímenes de lesa humanidad cometidos contra el soldado Alberto Ledo en Monteros. “Milani no tiene nada que ver con el homicidio de Ledo”, afirmó Tello por videoconferencia ante el Tribunal Oral en lo Criminal Federal de Tucumán (TOF). El ex compañero de servicio militar de la víctima expresó que la identificó en diciembre de 1976 mientras ingresaba al predio del Arsenal ubicado en el acceso norte de esta ciudad. Esa versión controvierte la pesquisa que sostiene que Ledo fue visto por última vez en junio de aquel año, y que involucra a Milani y al ex capitán coimputado Esteban Sanguinetti en el tratamiento del desaparecido como si fuese un desertor.

Tello relató que había coincidido con Ledo en La Rioja durante la formación militar que recibían los conscriptos. Y manifestó que, en esas circunstancias, el entonces subteniente Milani era uno de los que impartían la “instrucción para el combate y la guerrilla”. Luego explicó, siempre con el juramento de decir la verdad, que había sido trasladado a Tucumán para prestar servicios en los polvorines del Ejército, e identificado a Ledo una noche “de entre el 15 y el 20 de diciembre” de hace 43 años. Según Tello, el soldado estaba en un Jeep sin capota, con uniforme y gorra, junto a otros tres superiores.

El testigo, que dijo que estaba haciendo guardia en el Arsenal, refirió que Ledo le había dado el nombre y que le informaron que estaba allí para reemplazar a un soldado que se había enfermado. “(Después de ese encuentro) me fui a dormir y, al día siguiente, pregunté, y el Jeep no estaba ni había un soldado enfermo. Todo resultó ser falso”, admitió Tello, quien añadió que no vio cuando se lo llevaron a Ledo.

El testigo aseguró que no sabía que en el Arsenal había ciudadanos privados de la libertad durante la última dictadura militar (1976-1983). “Nosotros escuchábamos perfectamente tiros y helicópteros. No vi detenidos”, comentó.

La declaración de Tello generó expresiones de rechazo en la audiencia. Ofuscado, el presidente del TOF, Gabriel Casas, advirtió a los presentes que no iba a admitir exclamaciones en la sala. El testigo expuso su relato durante un rato largo: manifestó que a él le constaba que, en el momento en el que vio a Ledo en la entrada del Arsenal, Milani no estaba en Tucumán.  Después contó que hace unos años, mientras estaba en la cárcel, observó por televisión cómo Graciela Ledo, la hermana del soldado, incriminaba a la entonces autoridad máxima del Ejército en el caso del soldado. “Yo traté de ubicarla: la llamé para aclararle, y contarle lo que más o menos había pasado. Ella lo vinculaba directamente a Milani como asesino de Ledo. Y no tiene nada que ver”, aseguró. Y agregó que a él le interesaba que se supiera la verdad.

El ex funcionario público ascendido por la ex presidenta y vicepresidenta electa Cristina Kirchner se tomó varias veces la cabeza entre las manos mientras Tello hablaba. El testigo luego precisó que Milani lo instruyó cuando se integró al servicio militar, pero que no tuvo contacto con él, aunque admitió que tenía un diploma de la “colimba” firmado por el acusado. Tello dijo que no sabía quién había pedido su declaración testimonial en este juicio (la defensa de Milani y el Ministerio Público Fiscal). “No estoy defendiendo a nadie. Yo estuve (en el Arsenal) y yo lo vi (a Ledo)”, afirmó.

El juicio concluiría el 29 de este mes

El tribunal agendó cuatro audiencias más
El Tribunal Oral en lo Criminal Federal de Tucumán (TOF) pretende terminar el 29 de noviembre el juicio contra el ex jefe del Ejército kirchnerista, César Milani, y el ex capitán Esteban Sanguinetti. Los magistrados  Gabriel Casas (presidente), Carlos Enrique Jiménez Montilla y Enrique Lilljedhal (subrogante) agendaron cuatro audiencias más para este mes: el 21, el 22, el 28 y el 29. Durante esa última jornada las partes deberían exponer sus alegatos; los coimputados tendrían la oportunidad de expresar sus últimas palabras y el TOF darían el veredicto.
El debate de los crímenes de lesa humanidad cometidos contra el conscripto riojano Alberto Ledo comenzó el 10 de octubre. Si bien el TOF, las defensas, el Ministerio Público Fiscal y los querellantes acordaron trabajar los jueves y viernes,  dificultades diversas impidieron mantener el ritmo. Hoy, por ejemplo, no habrá debate porque integrantes del TOF están afectados a la clase que dará el especialista Guillermo Yacobucci en la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la Universidad Nacional de Tucumán, entre las 8.30 y las 15.30. Yacobucci expondrá sobre “La función de los principios en la imputación penal”.
Críticas a dos jueces
Graciela Ledo, hermana de la víctima, distribuyó ayer un comunicado de prensa crítico respecto de Casas y de Jiménez Montilla que lleva la firma de su madre, Graciela Brizuela de Ledo, miembro de la filial riojana de las Madres de Plaza de Mayo. “Los jueces  hicieron clara, pública y manifiesta su parcialidad en favor del imputado Milani”, reprocha el texto. En particular, el parte objeta que los magistrados se hayan opuesto a citar como testigo a “un tal Goudelias”: “la decisión se fundó en que este era un conocido antikirchnerista y en que tal petición ya había sido denegada en un juicio anterior contra Milani. Esto demuestra que los jueces se niegan a esclarecer la desaparición de Alberto”.

Comentarios