Secretos, mentiras y risas en “¡A mala lluvia, buen paraguas!”

Rolo Andrada dirige una obra ambientada en un pueblo rural del sur tucumano, con una historia en clave de comedia dramática.

08 Nov 2019 Por Ricardo Reinoso
1

EN ESCENA. Inés Mangussi, Andrea Rivas, Patricio Gómez de la Torre y José Ibiris conforman el elenco.

Una historia de pasiones y secretos familiares en forma de comedia dramática se desarrolla en un pueblito del sur tucumano. “¡A mala lluvia, buen paraguas!”, de Inés Mangussi y Andrea Rivas, es la obra definida por Rolo Andrada como “tragicomedia”, que estrenará hoy el grupo Armando Discépolo. La protagonizan las autoras junto a Patricio Gómez de la Torre y José Ibiris, bajo la dirección de Andrada.

La trama se sitúa en una zona rural del sur de la provincia, donde una familia tiene una plantación de papas. El arrendatario de la tierra muere y queda a cargo la viuda (Rivas), que tiene una empleada doméstica (Mangussi). Oriana, la viuda, no había podido tener hijos con su marido, pero él tuvo uno con la empleada, aunque todos simulan que no conocen el secreto. Por otra parte, el propietario de la tierra (Gómez de la Torre) está en la incertidumbre de cómo seguirá el alquiler ante la muerte del arrendatario.

Andrada explicó que aparece como conflicto central el problema de la posesión. “Hay un juego metafórico con la posesión carnal, del marido con la empleada, la posesión de las tierras y, además, la posesión sobrenatural, porque de pronto se reencarna en Oriana el espíritu de su marido -relató-. A la vez, Oriana tiene una relación secreta con el dueño de las tierras. Todos simulan que no conocen este secreto tampoco, pero en las actitudes y acciones aparecen esas cosas”.

En opinión del director, la obra es una tragicomedia porque todo está en clave de humor y grotesco, e incluso situaciones del absurdo, aunque las derivaciones sean trágicas.

“Por ejemplo, el personaje de José Ibiris es sanador de animales, un oficio que es frecuente en el campo -mencionó-. Lo llaman para que cure a Oriana de su posesión, pero intenta hacerlo con los mismos métodos con los que cura al ganado. Y en determinado momento, el espíritu también se encarnará en el arrendador”.

La obra, que dura 80 minutos, cuenta con un despliegue de efectos lumínicos y sonoros que permiten efectos sorprendentes.

El espectáculo, subsidiado por el Instituto Nacional del Teatro, se repetirá en la misma sala mañana, el viernes 15 y el sábado 16, y se repondrá en abril. Pero además el elenco hará una gira por el interior de la provincia y se presentará en Tafí Viejo, Concepción y especialmente en Aguilares, de donde es oriunda Andrea Rivas. Su familia tiene una plantación de papas, al igual que los protagonistas de la obra. “Tenemos mucho interés por ver cómo reacciona la gente de esa ciudad ante la puesta”, dijo Andrada.

Curioso método

El teatrista señaló que la obra fue escrita mediante un sistema muy singular, ideado por él tiempo atrás. Ya lo había usado para escribir junto con Inés Mangussi (que es su esposa) una obra que nunca se puso en escena. Hace casi diez años le propuso. “Escribamos una obra de teatro. Yo escribo un parlamento de un personaje. Vos lo leés, no me preguntás ni me comentás nada, y escribís una réplica a ese párrafo, como si estuviera respondiendo otro personaje. Pero tenemos que hacerlo todos los días”. Tenían un cuaderno donde anotaban por turno lo que decían sus respectivos personajes. Uno leía lo que había escrito el otro y tenía que crear una contestación. Así fueron apareciendo personajes, situaciones. El reglamento estipulaba que cada uno podía inventar un personaje más.

Mangussi y Rivas usaron este método para escribir “A mala lluvia...” Todas las noche se mandaban por mail una réplica a lo que había escrito la otra. No podían discutir el tema ni ponerse de acuerdo en cómo seguiría la historia, sino solamente enviar la réplica. Lo hicieron durante un mes y medio. El resultado fue la obra.

El estreno se realiza en el marco de una celebración: este año, Andrada está cumpliendo 50 años de actividad teatral ininterrumpida. Intervino como actor o director en más de 200 espectáculos. Además dirige un taller de actuación. Con su grupo Armando Discépolo, que tiene 36 años, hizo recientemente “En familia”.

ESTRENO

• Hoy, a las 22, en el Círculo de la Prensa (Mendoza 240).

Esta nota fue anteriormente contenido exclusivo, sólo accesible para suscriptores.

 

Comentarios