Juri: “no entro con ánimos de confrontación; el vecino espera acuerdos”

El presidente del Concejo dijo que hablará con Alfaro en los próximos días.

25 Oct 2019 varios autores
1

EXPECTATIVA. Juri, prendedor de la estrella federal en la solapa, espera que la relación con Alfaro sea institucional. la gaceta / foto de franco vera

La decisión de los seis concejales aliados al alfarismo de retirarse porque perderían los cargos de conducción del Concejo Deliberante es apenas una anécdota. Así lo cree Fernando Juri, presidente del cuerpo electo en la sesión preparatoria de esta semana. “No esperé tal reacción. Entendí que ellos tendrían otra propuesta pero creo que hicieron una de más, quisieron ponerle un poquito de folclore. No significa para mí que porque se hayan retirado que hemos empezado cruzados la relación como concejales. Soy una persona de diálogo, de consensos, y mantendremos una relación institucional”, aseguró.

Juri espera trasladar a su labor en el Concejo sus 12 años de experiencia legislativa -cuatro como vicegobernador de José Alperovich (2003-2007) y ocho como legislador (2011-2015 y 2015-2019)- y darle una impronta proactiva, jerarquizarlo. La perspectiva incluirá la incorporación de tecnología, como la digitalización de Mesa de Entradas del cuerpo, como sucede con los expedientes en la Legislatura desde la gestión pasada. Cuando accedió a una entrevista con LA GACETA en su oficina personal, porque el despacho de presidencia del Concejo se encuentra en una etapa de acondicionamiento, se sonrió porque en la sesión preparatoria varias veces dijo “señores legisladores” ante concejales. Justamente en un mueble exhibidor, junto a cuadros de la ciudad cuando la calle San Martín se llamaba Las Heras, tenía un reglamento interno del cuerpo marcado con señaladores.

“Voy a tratar que desde lo institucional la relación con el municipio sea la mejor posible. No entro con ánimos de confrontaciones, de ninguna manera. Creo que la gente espera que nos pongamos todos de acuerdo para el bien de los vecinos”, adelantó.

- ¿Le ha sorprendido la propuesta de Manzur para que conduzca el Concejo?

- Sí y no. En el sentido de que ya veníamos charlando, aunque si bien no había sido ninguna propuesta formal por parte del gobernador y del vicegobernador. Sí definitivamente me sorprende en el sentido de que tomó la decisión manejando sus tiempos. Estoy agradecido de que tanto Manzur como Jaldo hayan confiado en mí para que conduzca el Concejo.

- ¿Cómo ha recibido el hecho de que alfaristas y radicales se hayan levantado de la sesión?

- Me pareció una no muy buena actitud, realmente. Creo que las cosas se deben plantear, discutir. Se debe proponer, debatir. Eso no hicieron. El haberse retirado profundiza una diferencia que voy a tratar definitivamente de que se termine. Comprendo que hayan manifestado así su disidencia política, pero creo que hicieron una de más retirándose del recinto. No esperaba tal reacción. Fue un poco de más, quisieron ponerle un poquito de folclore. De todas maneras espero que eso quedará en lo anecdótico; no será un obstáculo para tener una buena relación institucional. No significa un quiebre de relación; soy una persona del diálogo. Que no tomen esto como debilidad o bonhomía. Soy dialoguista, consensuador, pero con posiciones firmes.

- ¿Participó del acuerdo con Fuerza Republicana? ¿Como notó las repercusiones que generó?

- Si bien no he participado, esto fue una decisión de la conducción (por Manzur y Jaldo). Con el tema Fuerza Republicana quiero aclarar algo, porque alguien dijo que va en contra de mi historia y nada que ver. Una cosa es lo que sucedió entre Antonio Domingo Bussi y mi padre, y otra es lo que suceda conmigo y Ricardo Bussi. Creo que estos acuerdos se dan en el marco de la democracia, en el buen sentido de la palabra. Algunos se llenan la boca de democracia pero cuando son perdidosos o pierden se enojan. Este es el juego de la democracia y hay mayorías y minorías a las que nos sometemos.

- ¿Cómo será la relación del Concejo con la Municipalidad?

- Voy a tratar que desde lo institucional sea lo mejor posible. No entro con ánimos de confrontaciones. Creo que la gente espera que nos pongamos todos de acuerdo para el bien de los vecinos. Las cosas que a nuestro criterio estén bien y que vengan del Ejecutivo, las acompañaremos desde el cuerpo. Nos opondremos a lo que consideremos que no esté bien; es el juego de la democracia, pero siempre priorizando la institucionalidad, las buenas relaciones y el bienestar de los vecinos. Pondré toda mi energía para que haya una buena relación. Pero soy orgánico de mi partido, que conducen Manzur y Jaldo.

- ¿Habló con Alfaro tras la asunción como concejal?

-No, todavía no hablé con Germán, pero lo vamos a hacer; seguramente en los próximos días tendremos una reunión. Él es el intendente y yo soy el presidente del Concejo Deliberante.

-¿Hace cuánto conoce a Alfaro?

-A Germán lo conozco desde que tengo uso de razón. Imaginate que te hablo del año 73 cuando mi padre fue electo gobernador de la provincia (por Amado Juri). Germán es menor que yo, pero ya su padre, el de Germán y el papá del Tano (Rolando) Alfaro, eran los puntales de mi padre en la capital. Eran muy cercanos a mi papá. A partir de no sé qué momento, pero a Germán y al Tano los conozco desde hace muchísimo tiempo. No sé precisamente desde cuándo, pero lo conozco hace más de 30 años. Más que eso.

- ¿Qué impronta espera darle a su gestión en el Concejo?

- Quiero un Concejo proactivo. Que salga a la calle, que tenga extensión hacia la gente, que esté en los barrios escuchando las necesidades de la gente.

- Una crítica de los ediles salientes, por ejemplo, es que Mesa de Entradas no está digitalizada...

- Esto sé que es algo en lo que quiero avanzar. Sí le quiero dar jerarquía al Concejo, en todo aspecto. En la parte informática, todo lo que sea aggiornarlo. Darle los elementos para desempeñar la mejor tarea. No hablamos de gastos superfluos, sino de que el Concejo tenga lo necesario para desempeñarse. No hablamos de que el Concejo se vista de lujo, que sea un palacio; sí que tenga los medios indispensables para dar una buena atención a la sociedad. Internamente un buen manejo informativo, digital, estar en redes sociales, darle otra impronta que lo jerarquice, acercándonos a la gente, no distanciándonos.

- ¿Cuándo conformará las comisiones?

- Estamos charlando con los integrantes de la mesa, seguro nos reuniremos con las demás fuerzas. Las comisiones estarán integradas por ediles del peronismo, del alfarismo y de Fuerza Republicana.

- ¿Cómo califica la primera gestión de Alfaro?

- No voy a hacer consideraciones en ese sentido. Creo que es el pueblo quien califica.

- ¿Qué piensa que pasará el domingo?

- Tengo la absoluta seguridad de que vamos a ganar en primera vuelta (Frente de Todos). La crisis social, política y económica que atraviesa el país no da margen para que Juntos por el Cambio acceda a un balotaje. En Tucumán haremos una elección aún mejor que en las PASO.

“Con el tema de FR quiero aclarar algo, porque alguien dijo que va en contra de mi historia. Hubo una verdadera grieta en el 2001- 2002 donde la sociedad estaba en contra de la clase política, cuando los políticos no podíamos salir a la calle. Siendo vicegobernador, en 2003, para tratar de atenuar esta situación y dar un mensaje de institucionalidad, visité la sede de Fuerza Republicana, en Laprida al 800. En un sentido de apertura, de diálogo, de tratar de unir a las partes y que la sociedad advierta que los políticos nos estábamos permanentemente peleando. Visité la sede de Fuerza Republicana, porque una cosa es hablar de lo que hizo Bussi padre y otra hablar de Ricardo Bussi. Hasta mi propio padre tenía una buena relación con Ricardo Bussi. Él mismo me decía: ‘una cosa, hijo, es lo que yo tengo con Antonio Domingo Bussi; otra cosa es el hijo, que no tiene nada que ver con lo que hizo el padre’”.

Sin grietas

Juri recordó cuando visitó la sede de Fuerza Republicana en 2003

“Con el tema de FR quiero aclarar algo, porque alguien dijo que va en contra de mi historia. Hubo una verdadera grieta en el 2001- 2002 donde la sociedad estaba en contra de la clase política, cuando los políticos no podíamos salir a la calle. Siendo vicegobernador, en 2003, para tratar de atenuar esta situación y dar un mensaje de institucionalidad, visité la sede de Fuerza Republicana, en Laprida al 800. En un sentido de apertura, de diálogo, de tratar de unir a las partes y que la sociedad advierta que los políticos nos estábamos permanentemente peleando. Visité la sede de Fuerza Republicana, porque una cosa es hablar de lo que hizo Bussi padre y otra hablar de Ricardo Bussi. Hasta mi propio padre tenía una buena relación con Ricardo Bussi. Él mismo me decía: ‘una cosa, hijo, es lo que yo tengo con Antonio Domingo Bussi; otra cosa es el hijo, que no tiene nada que ver con lo que hizo el padre’”.


Comentarios