El juicio por el crimen del obrero de Vialidad empezó con una detenida

Investigación por posible falso testimonio contra dos testigos.

DEBATE. Tripolone (extremo izquierdo) y Ale (extremo derecho) escuchan la declaración del testigo Pacheco. la gaceta / foto de hector peralta DEBATE. Tripolone (extremo izquierdo) y Ale (extremo derecho) escuchan la declaración del testigo Pacheco. la gaceta / foto de hector peralta

El juicio oral por el homicidio del empleado de la Dirección Provincial de Vialidad (DPV) comenzó ayer, tras casi 12 años de investigación y proceso penal. En el primer día, una mujer fue detenida por posible comisión de delito de falso testimonio. Otro testigo también será investigado por aparente omisión en sus declaraciones respecto del día del hecho. La primera audiencia, inclusive, tuvo sus ribetes políticos, teniendo en cuenta que el crimen fue consecuencia de una pelea dentro de una organización sindical. En el proceso oral son enjuiciados Moisés Ramón Ale y Sergio Tripolone por homicidio y lesiones.

El 19 de septiembre de 2007, alrededor de las 10, un grupo de unos 300 manifestantes marcharon hasta la sede del Sindicato de Vialidad, ubicada avenida Mitre y calle San Martín. La protesta estaba encabezado por Pedro Teruel y era para reclamar una asamblea interna para cambiar a la comisión directiva. Según el requerimiento de elevación a juicio de la fiscalía, la marcha se había iniciado en los talleres de la DPV, en Mendoza y 12 de Octubre.

Al llegar al edificio del sindicato, otro grupo de personas salió e inició un ataque dirigido a la multitud que se acercaba. Desde el segundo bando surgieron disparos hacia los cientos de trabajadores de la administración pública. En ese momento, cayó herido Roque Ramón Paz (el fallecido) y fueron lesionados cuatro hombres más.

Ayer, Julio Armando Pacheco, de 63 años, se presentó ante los jueces Dante Ibáñez (presidente), Luis Morales Lezica y Eduardo Romero Lascano, integrantes de la Sala II en lo Penal, y relató que esa mañana había salido del gremio a comprar tortillas para que los afiliados tomaran café. Al regresar, se había topado con el avance de los 300 manifestantes, por lo que ingresó al bar que funcionaba a lado de la sede sindical. “Venían marchando y venían peleando. No identifiqué a nadie”, expresó el peón de la organización. En ese momento, era cocinero y trabajaba en el edificio de avenida Mitre durante las mañanas. Sin embargo, Pacheco entró en un relato impreciso y confuso, lo que generó la advertencia del tribunal. El hombre explicó primero que había ingresado al local y que estaba entre las mesas y las sillas viendo la TV para conocer lo que estaba pasando afuera, en la calle.

EN 2007. Roque Ramón Paz murió tras recibir un disparo durante un enfrentamiento en la sede de Vialidad. archivo EN 2007. Roque Ramón Paz murió tras recibir un disparo durante un enfrentamiento en la sede de Vialidad. archivo

Luego, ante la apreciación sobre su declaración durante la instrucción por parte de Carlos Saltor, representante del Ministerio Público Fiscal (MPF), se corrigió y cambio de posición. “Yo me resguardé en la terraza (no en el salón del bar). Había mesas ahí. Pero no se podía ver nada. No se podía escuchar nada”, repitió.

Es más, el presidente Ibáñez le remarcó que, según su declaración, no había podido escuchar “nada”, siendo que se trataba un conflicto de magnitud. Pacheco, ante ello, ratificó su posición. En un momento, el magistrado había postergado por unos minutos el testimonio del obrero para que pudiera “recordar” los hechos.

Las falta de precisiones fue considerada por las partes como una intención de omisión. El abogado querellante, Gustavo Morales, solicitó que sea investigado y detenido en la jornada por probable falso testimonio. La Sala II decidió después hacer lugar al primer punto, es decir, remitir la apertura de una causa “en la Fiscalía que correspondiera”, no así a la detención.

Por la mañana, los jueces habían determinado la detención de Susana del Valle Falzoy de Fattor por posible falso testimonio, como también el inicio de una investigación. Además de caer en contradicciones, la mujer, quien estaba junto con Pacheco en el momento de los incidentes, dijo que no se “acordaba” de lo sucedido y que había declarado “en un cuarto oscuro”. Otro testigo, quien había participado en la movilización, pudo identificar a Ale como la persona que había realizado los disparos hacia la multitud. Además, identificó a muchos integrantes de la comisión directiva del sindicato, que habían salido junto con otras personas de la sede. “Zupi Ale sacó un arma y comenzó a disparar”, manifestó.

Comentarios