Crimen del obrero de Vialidad: “Sigo creyendo que Ale ha sido quien disparó”

Los testimonios complicaron a uno de los sospechosos del homicidio.

ENJUICIADO. Moisés Ale escuchó relatos que condicionaron su situación. LA GACETA/FOTO DE ANALÍA JARAMILLO ENJUICIADO. Moisés Ale escuchó relatos que condicionaron su situación. LA GACETA/FOTO DE ANALÍA JARAMILLO

Los testimonios reforzaron ayer la acusación fiscal contra el imputado por el homicidio de Roque Ramón Paz, el empleado de la Dirección Provincial de Vialidad (DPV), ocurrido en septiembre de 2007. El acusado Moisés Ale ha sido señalado en los relatos como el posible autor del tiro que había matado al obrero. “Hasta ahora, sigo creyendo que Ale ha sido quien disparó”, manifestó Julio Bonkosky durante el segundo día del juicio oral.

El policía, entonces agente de la Brigada de Investigaciones Norte, fue uno de los testigos que más detalles aportaron en el debate de la jornada. Ese 19 de septiembre, el oficial había hecho una parada al frente de la sede del sindicato vial, ubicada en avenida Mitre y calle San Martín. Se había detenido en un gomería para inflar las ruedas de su motocicleta, a mitad de un trámite laboral. Esa mañana arribaban 300 empleados de la repartición estatal para reclamar la salida de las autoridades sindicales, en medio de una disputa sectorial.

“Entre las bombas de estruendo, escuché disparos. Dirigí la vista hacia la vereda de frente y vi a ‘Zupi’ Ale, como lo conocía. Efectuó un tiro hacia arriba y luego hacia los manifestantes. Desde ese instante, me quedó grabada la imagen de él”, expresó.

El policía contó que luego había observado a trabajadores agrupados en la platabanda de la arteria y que en el medio había una persona tirada. “Cuando intenté acercarme, ya lo estaban trayendo. Tenía el rostro ensangrentado y lo subieron a un móvil policial”, recordó. Según el agente, segundos antes había llegado ese vehículo oficial por avenida Mitre.

“Yo sé quién ha hecho el disparo”, le diría Bonkosky a un jefe de Policía, en medio de las corridas, peleas y cascotes, de acuerdo al relato de ayer.

En medio de los manifestantes, el agente se acercó a la puerta del edificio gremial. “Veo a un compañero de mi promoción (de la Policía) trayendo a Moisés Ale. Venía con otro policía. Toda la protesta estaba centrada frente al sindicato y no había móvil policial”, describió. “Cuando lo venían retirando, le dije a ‘Zupi’ que venga conmigo. ‘Te llevo en la moto’, le dije porque pensaba que iban a agredirlo. Lo saqué del lugar hacia la Mate de Luna y directamente me dirigí a la comisaría séptima. Allí expliqué: ‘la persona que estoy trayendo sería el autor del disparo en el tema de Vialidad’. Después llegó Infantería con otros detenidos”, finalizó.

Responsables

Guillermo Neira, de 54 años, fue compañero de Roque Paz en Vialidad durante muchos años. Ayer, recordó que los 300 trabajadores de la DPV se habían reunido en el taller del organismo y marcharían hacia el sindicato. “Entre 30 y 40 metros antes de llegar al gremio, salió un grupo de 15, 20 personas directamente al choque. Primero veo a Luis Gómez (miembro de la Comisión Directiva), quien sacó un látigo de la cintura y empezó a golpear a todos”, rememoró.

“Luego, se escucharon detonaciones y veo a ‘Zupi’ Ale hacer dos tiros al aire y mirar hacia la multitud. Después, le pasó a (Sergio) Tripolone el arma”, añadió. Tripolone es el segundo imputado en la causa por el crimen del obrero.

Los testigos coincidieron a la hora de describir los hechos del 19 de septiembre de 2007. La mayoría había visto a varios dirigentes salir del gremio, junto con personas que no eran afiliadas a Vialidad, como Moisés y Dante Ale y también Tripolone.

“Al verse superado en números, retrocedieron hasta el sindicato. Adentro del edificio, Oscar Lynch y otro muchacho de apellido Carrazano tenían unas cañas y habían atado cuchillos de cocinas en las puntas. Con eso hincaban para que la gente no ingresara. Pero fue tanta la presión que se abrieron las puertas, y entramos”, indicó.

Comentarios