El Senado de Brasil aprobó la reforma previsional de Bolsonaro

El proyecto aún debe ser votado en segunda ronda, después de hacer modificaciones.

03 Oct 2019
1

ARGUMENTO. La reforma es fundamental para que el país no entre en quiebra, sostuvo el presidente de Brasil. Reuters

BRASILIA, Brasil.- El pleno del Senado brasileño aprobó, en una primera votación, el proyecto de reforma del régimen previsional, que impulsa el gobierno de Jair Bolsonaro. El proyecto debe ser discutido una vez más antes de quedar listo para la sanción definitiva.

La reforma es considerada clave por el gobierno para recuperar la confianza en la economía y la evalúa como el mayor cambio a la Constitución desde que fue promulgada, en 1988.

Después de un debate de casi cuatro horas, los senadores avalaron el texto base, enviado por el gobierno, por 56 votos contra 19, con lo que superaron el mínimo requerido para reformas constitucionales de tres quintas partes de los votos. “Es la mayor reforma del Estado”, dijo el presidente del Senado, Davi Alcolumbre, al anunciar el resultado.

Los senadores aún deben analizar y votar 10 solicitudes de cambios en el texto. Por tratarse de una enmienda constitucional, después de que sean analizados por los senadores los llamados puntos destacados, la propuesta tendrá que pasar por una segunda ronda de votación, programada para la próxima semana.

La propuesta, que ya había sido aprobada por amplio margen en dos votaciones de la Cámara de Diputados, en julio, significará una reducción de gastos de más de 220.000 millones de dólares, en 10 años, con los cuales el gobierno prevé sanear las cuentas de su deprimida economía.

Bolsonaro dijo que “lamenta” las consecuencias que generará en la población el cambio en el sistema jubilatorio, ya que -para recibir la pensión completa, un trabajador deberá aportar durante 40 años, y 35 años en el caso de las mujeres. La oposición de izquierda y centroizquierda logró mantener el doble aguinaldo para los trabajadores que ganan menos de 400 dólares mensuales, lo cual asestó un revés al gobierno, que había hecho de esto su gran bandera.

La reforma es el nudo del plan económico y de reducción del déficit fiscal del “superministro” de Economía, Paulo Guedes, quien busca imitar la apertura económica como la de Chile durante la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990), aunque no logró mantener la incorporación al sistema de fondos privados.

En el pasado, Bolsonaro se había opuesto a las reformas jubilatorias, porque uno de los sectores que cobran pensiones más altas son las Fuerzas Armadas, las principales aliadas de su gobierno.

“Es una forma de dar una señal -dijo Bolsonaro- de que estamos haciendo los deberes. No hay Plan B ni para mí ni para nadie si estuvieran en mi lugar. Otros gobiernos intentaron y no hicieron la reforma. Me hubiera gustado no tener que cambiar mucho las cosas”, indicó, y comparó la situación con lo que ocurre “cuando uno tiene que retar a un hijo en casa para que las cosas salgan bien”. (Télam)

Puntos claves

1- El texto aprobado establece que la edad mínima de retiro sea de 62 años para las mujeres y de 65 años para los varones.

2- Para trabajadores rurales, docentes y algunas categorías de policías, la edad mínima varía entre los 55 y 60 años.

3- Para la pensión parcial los privados deberán aportar durante 15 y 20 años. Los públicos, 25. La pensión completa requerirá 35 y 40 años


Comentarios