Conmociona al vecindario de Lomas de Tafí la muerte de una recién nacida

La bebita fue encontrada tirada sobre el césped del fondo de una vecina, la cual alertó a la Policía.

23 Sep 2019 Por Luciana Nadales

El sector 14 de Lomas de Tafí se vio conmocionado por la muerte de una beba el sábado a la mañana. Una estudiante de 14 años dio a luz a una niña en su casa y luego fue arrojada por la tapia de una vivienda desde el fondo de la propiedad.

Según los investigadores, la beba habría sido estrangulada y tenía fracturas en el cráneo. La adolescente había quedado internada en el hospital de Niños y la abuela de la beba, bajo sospecha. La recién nacida fue encontrada por una vecina que había salido a regar las plantas de su patio, y se dio con la criatura tirada sobre el césped. “Estaba desnuda y en modo fetal. Primero imaginé que era un animal y después confirmé que era una bebita. Se nota que estaba a tiempo de nacer, era de gran tamaño”, relató la mujer (quien pidió que se resguardara su identidad). La señora avisó a su esposo y alertaron a la Policía de lo ocurrido.

En el barrio circula la versión de que uno de los padres de S. V sería el autor del crimen de la recién nacida. “Soy amigo del dueño de casa y no puedo creer realmente lo que pasó. Él me llamó por teléfono el sábado al mediodía para contarme pero me dijo que no tuvo nada que ver”, relató Hugo, uno de los vecinos de la cuadra.

La adolescente vive con sus padres y tres hermanos menores y estudia en la escuela secundaria de Lomas de Tafí. “Eran una familia unida y no había problemas entre ellos. Quizás le quisieron ocultar a él que la hija estaba embarazada”, opinó el hombre. Añadió que en el barrio se comenta que alguien de la familia “cuando nació el bebé, salió corriendo y la tiró por la tapia”. Según dijo, “un amigo policía me contó que al momento del incidente, había rastros de sangre desde la habitación de la chica recorriendo el pasillo hasta llegar a la puerta de salida al fondo. Es horrible esto. En el barrio no podemos creer”.

Franco, otro vecino, remarcó que hace tiempo que a S. no se la veía por las calles del barrio y que cuando interrogó a su amigo (padre de S), este le habría dicho que la adolescente estaba enferma y con las piernas hinchadas. “Me dijo que estaba preocupado por la hija porque se venía sintiendo mal. Para mí que él no sabía nada del embarazo. A ella la vi caminar el otro día y tenía puesto un tapado holgado. Acá nadie sabía que estaba embarazada”, expresó. “Dejó de ir a la plaza y de salir. A ella se la veía con un chico que la visitaba siempre en moto pero hacía unos meses que estaban peleados. Realmente la persona que hizo esto está loca. Es de alguien diabólico”, dijo.

Yanina, quien reside en la casa de al lado, dijo estar conmovida por el crimen ya que siempre mantuvo una relación cercana tanto con S como con su madre. “Sigo shockeada por todo esto. Tengo tres hijas chiquitas y no imagino pasar por una situación así”, expresó entre lágrimas. “Si ellos no podían tenerla o tenían algún problema, me hubiesen hablado. En una casa en donde comen dos, comen tres”, agregó.

Según contó, a la hora en que encontraron a la niña tirada en el fondo de la casa de un vecino, el padre de S sí estaba en el barrio. “Dijeron que estaba trabajando pero él andaba por acá. No sé quién pudo hacer esto pero conozco a la familia hace muchos años. No creo que S. le haya hecho eso a su bebé”, dijo.

“Soy enfermera y tengo dos trabajos, me ocupo de mi familia y de mi casa. Me mantengo alejada de todos los problemas por miedo. Acá hablás y te puede pasar algo”, remarcó Yanina. “Me da tanta pena porque a S. la conozco desde chiquita y ya me parecía raro que ella no salga a jugar a la pelota ni nada. Lo que no puedo creer es que haya estado embarazada y que no nos hayan contado. Me da mucha pena por ella sobre todo”, dijo. “Comparti mucho con esa nena. Tenía mente de niña en cuerpo de más grande”, destacó.

Pelea entre vecinos

“Ellos mienten, no les pregunten nada porque seguro defenderán a su amigo”, gritó uno de los vecinos que salió desde el interior de su casa de al lado de la de S., mientras otros dos vecinos eran entrevistados por LA GACETA.

“Esos dos compartían con el dueño de la casa y por más que se dijo que él estaba trabajando cuando pasó lo de la bebita, ese hombre andaba en el barrio. Escuché su moto esa madrugada”, dijo. Apenas terminó de pronunciar la frase, los dos entrevistados corrieron hacia él. Un agente policial que está custodiando la vivienda en donde reside S. los tuvo que separar.

“No sabe qué habla este tipo, es un pobre hombre. Si sabe tanto sobre lo que pasó esa noche, que venga y cuente”, expresó otro de los vecinos. A medida que fueron pasando los minutos, la discusión subió de nivel y el agente tuvo que pedir refuerzos.

Entre insultos y amenazas, llegaron al barrio dos camionetas y dos motocicletas de la fuerza para calmar al grupo de vecinos.

Luego del incidente, la Policía obligó a los vecinos a dirigirse a sus hogares.

Peleas frecuentes

Yanina dejó en claro que las discusiones y amenazas en el barrio son algo constante y que a pesar de que realizó denuncias en la comisaría, la Policía no se hace presente. “Acá viven tomando y se drogan. Yo tengo hijos chicos y es un peligro para ellos. A veces se sientan en la vereda a drogarse y pasan los niños en bicicleta, o caminando. Es un horror. Esto es tierra de nadie”, expresó indignada.

Comentarios