Discuten en Caracas posibles salidas a la crisis de Venezuela

Reunión privada entre gobierno y oposición.

DIFERENCIAS. Las conversaciones aún están lejos de acercarse a un acuerdo.  reuters DIFERENCIAS. Las conversaciones aún están lejos de acercarse a un acuerdo. reuters
12 Septiembre 2019

CARACAS, Venezuela.- Un grupo de miembros del gobierno y opositores venezolanos discute en Caracas posibles salidas a la crisis económica que afecta al país petrolero desde hace meses, al margen del estancado diálogo formal auspiciado por Noruega.

Las conversaciones del llamado Grupo de Boston tienen el visto bueno tanto del presidente Nicolás Maduro como del líder opositor Juan Guaidó. Los participantes, que hablaron bajo anonimato sobre estas reuniones privadas, contaron que aún hay grandes diferencias entre las partes.

El Grupo de Boston, formado hace más de una década por parlamentarios venezolanos y estadounidenses, invitó en las últimas semanas a una comitiva cada vez más nutrida de funcionarios, economistas y políticos de ambos bandos al debate sobre medidas urgentes para ayudar a la economía y al sector petrolero. “Estamos tratando de escuchar las distintas visiones”, dijo un dirigente opositor que participó en una de las citas.

El coordinador del Grupo, Pedro Díaz, declinó comentar sobre el asunto, pero su sitio web tiene en el último tres documentos titulados “la mesa de ideas de economía y petróleo”, a los que sólo se puede acceder con una contraseña.

El Ministerio de Comunicación e Información no respondió a las solicitudes de comentarios.

En ambos bandos hay mucho interés por reactivar al sector petrolero, el motor económico del país, que enfrenta una sostenida caída de la producción, tras años de desinversión y las sanciones de la administración del presidente estadounidense Donald Trump, según dijeron algunas de las fuentes.

Con temores

Los diálogos oficiales entre ambas partes auspiciados por Noruega, que iniciaron en mayo, se suspendieron en agosto, cuando delegados de Maduro se retiraron tras una orden ejecutiva emitida por Washington, que congelaba activos venezolanos en el exterior.

En las semanas de pausa de la negociación formal entre oposición y gobierno, las reuniones en las mesas del Grupo de Boston se intensificaron y al menos se citan una vez por semana, muchas veces en un lujoso hotel de Caracas, dijeron algunos de los asistentes.

Sin embargo, mientras los oficialistas que participan en los encuentros ven urgente encontrar mecanismos para sortear las sanciones financieras de Washington, los opositores dicen que ningún plan tendrá éxito sin la salida de Maduro del poder.

“Se plantea allí (en las mesas) una revisión de las sanciones por su impacto”, dijo una fuente del partido de gobierno que participa. Opositores dicen sin embargo que eso está fuera de su alcance.

La idea es que un documento final plasme los puntos de coincidencia entre opositores y oficialistas. No está claro si las conclusiones se harán públicas, pero el texto podría contener un plan de medidas económicas de consenso.

A pesar de todo, algunos representantes opositores temen que Maduro esté utilizando las conversaciones del Grupo de Boston para lastimar a la oposición.

“El Gobierno lo usa para sostener el discurso de que en el país no hay una sola oposición, sino varias y así luego decide con cuál le conviene hablar”, dijo un importante representante opositor bajo condición de anonimato. (Reuters)

Comentarios