Pequeños cañeros sufren una grave crisis entre el dólar, el precio de la bolsa de azúcar y las deuda - LA GACETA Tucumán

Pequeños cañeros sufren una grave crisis entre el dólar, el precio de la bolsa de azúcar y las deuda

Un industrial adeuda 50.000 bolsas a la Cooperativa Ibatín.

31 Ago 2019
1

EN EL LÍMITE. Verónica Mateucci, Hugo Costilla y Celso González desgranaron el momento angustiante que viven los agricultores del sur tucumano. la gaceta / foto de hÉctor peralta

El sector cañero de Tucumán atraviesa otro año sumido en la crisis, en especial los pequeños agricultores que intentan sobrevivir entre el bajo precio de la bolsa de azúcar, los costos por las nubes, insumos dolarizados, tasas de interés bancario imposible de asumir y lidiando con algunos industriales que incumplieron con los compromisos acordados y que hoy les adeudan grandes volúmenes de azúcar.

Sobre estos temas transcurrió el diálogo que LA GACETA Rural mantuvo con los productores cañeros Hugo Alfredo Costilla, secretario de la Cooperativa Ibatín (Monteros), la señora Verónica Viviana Mateucci, coordinador de Mujeres Federadas del Distrito 14 (Tucumán) y Celso González, directivo de UCIT (Unión Cañeros Independientes de Tucumán) y representante ante la Federación Agraria Argentina (FAA). Transcribimos los principales conceptos que dejó cada uno de ellos durante la visita que realizaron a la Redacción.

Hugo Costilla: Atravesamos un año complejo: tendremos entre un 30% y un 40% menos de producción, el precio de la bolsa está muy por debajo de nuestros costos, hoy necesitamos vender dos bolsas de azúcar para poder comprar una bolsa de abono; pasamos por una mala experiencia con un reconocido industrial azucarero de Tucumán, que viene de largas complicaciones, porque a nuestra Cooperativa Ibatín nos adeuda 50.000 bolsas de azúcar que representan unos $ 40 millones, significando un trato muy desconsiderado hacia los productores cañeros.

Pero apareció un financista que prometió pagar esa deuda en tres años. La verdad es que atravesamos una situación caótica. Además, el ingeniero Santa Bárbara no muele, así que toda esa caña viaja hasta Monteros.

Nuestra situación actual es muy parecida a la grave crisis que afectó al sector cañero en 1966. Hoy no podemos hacer warrants por las altas tasas que tienen los bancos; hoy, el Banco Nación Argentina presta a más del 70%, una tasa imposible de pagar.

Por eso, nuestra gente tiene que malvender el azúcar a unos $ 780 la bolsa. Los cañeros estamos entrampados por todos lados, porque las ofertas por esas bolsas están entre $ 750 y $ 800. Deberíamos recibir unos $ 1.500, por bolsa, para quedar equilibrados. Estamos entonces muy mal. Además, todo dolarizado.

En la Cooperativa Ibatín la mayoría de nuestros socios con cañeros chicos, sobre un total de 420 productores. Y cada vez quedan menos. Tenemos sólo entre cuatro y seis cañeros de 4 millones de kilos de caña, y del resto unos pocos llegan a los 500.000 kilos.

Los cañeros esperan que la Cooperativa les provea el abono; estamos buscando financiamiento en los bancos porque el abono es muy caro, con precios en dólares; una alternativa es la Caja Popular de Ahorros, pero todo es muy difícil. Si el cañero no puede abonar sus plantas, la crisis será aún más grave.


Verónica Mateucci: Las mujeres federadas trabajamos con firmeza desarrollando también la agricultura familiar. Estamos poniendo el hombro en todo, y también trabajando en proyectos nuevos, porque, hoy, la caña de azúcar no es una entrada fuerte como sí lo era en otras épocas. Hoy no vivimos de la caña de azúcar. Por ejemplo, con el INTA trabajamos con dos galpones con 500 ponedoras para producir huevos y gallinas; y ya estamos en la etapa de comercialización en la zona. Y a eso le agregamos jornadas permanentes de capacitaciones sobre distintos temas.

Desde el Gobierno nos escuchan, sí dialogamos, pero no hay soluciones para nuestras crisis. Y cada vez hay mayor concentración en el sector productor de caña de azúcar. El panorama es muy complejo, de allí es que desde UCIT y la FAA estén muy preocupados por la situación del pequeño productor en el campo, ya que cosechamos en cuatro meses pero tenemos que vivir 12 meses, y eso es imposible.

Celso González: Faltan políticas de Estado a través de financiamientos que sean sustentables para el productor, ya que somos los factores generadores de la economía del país. El Gobierno no mira al interior del país. Además, considerando que las Cooperativas son la base del progreso y del futuro, pero todos necesitamos apoyo del Estado.

En Tucumán tenemos 15 ingenios; cinco están mal, dos no molerán; chocamos con ingenios que hacen retenciones indebidas del azúcar de los productores. Pero tenemos dos ingenios, Leales y Los Balcanes que están entregando bien nuestra azúcar. ¿Y el resto? Por ellos estamos mal en el sur de Tucumán, porque nos entregan la mitad de nuestras bolsas. Estamos sumidos en una profunda crisis de la que no podemos salir. Enfrentamos insumos dolarizados, como los hidrocarburos y herbicidas.

Hoy, el campo está sumido en la pobreza; además, el productor cañero no es un sujeto apto para tomar créditos, y las tasas están al 75% anual.

En UCIT, FAA y Agroindustria de la Nación consideran que el etanol es la solución para el futuro como fuente de energía renovable.

En Brasil, el 60% de su parque automotor funciona con alcohol al 100%, además de que hay inversiones y políticas de Estado.

Debe afianzarse el plan bioenergetico y lograr que el sector tenga un precio de bioetanol que sea competitivo y en esto es decisivo el rol del Estado Nacional

Pero en Argentina, hoy el precio que cobra un productor por su bolsa de azúcar no es sustentable. En la Nación nos escuchan, pero no nos dan una solución.

Y otra cosa: entiendo que al Instituto de Promoción del Azúcar y Alcohol de Tucumán (Ipaat) deben otorgarle el rol de controlar toda la actividad azucarera, sin distinciones ni limitaciones.

El futuro será negro si no cambian, para bien. las políticas de Estado.

Comentarios