Sadir: “Eran cinco locos que se juntaron y crearon el Aero Club Tucumán”

Hoy y mañana se festejan los 100 años de la institución. Dos días de fiesta con exhibiciones, acrobacias, paracaidismo, vuelos bautismos y aeromodelismo.

17 Ago 2019

Más de 6.000 personas esperan en dos días de fiesta en el Aero club Tucumán. La pista, ubicada en Yerba Buena, será el epicentro de los festejos por los 100 años de la institución. Desde las 9 y hasta las 22 se desarrolla una agenda de actividades aéreas, que incluyen aeromodelismo, vuelos Butismos, saltos tándem en paracaídas, exhibición de aeronaves, entre otras.

Hoy y mañana, entre las 9 y las 22, el predio concentrará a los fanáticos de las actividades aéreas para que disfrute la familia. Una exhibición de acrobacias aéreas será el atractivo de la fiesta.

José Luis Sadir preside el Aero Club Tucumán desde hace un año y medio. FOTO / LA GACETA

El presidente del Aero Club Tucumán, José Luis Sadir, recuerda cómo el tucumano Nicanor Posse comenzó la fundación de la institución. “Benjamín Matienzo muere en 1919 –recuerda Sadir- y en octubre de ese mismo año, en homenaje a Matienzo, Posse funda el Aero Club Tucumán, que estaba ubicado en el parque 9 de Julio, que en aquel tiempo tenía 300 hectáreas, la pista era de tierra y cuando llovía, los aviones se iban a Termas de Río Hondo, donde había una pista asfaltada, la única del norte argentino”, detalla.

Todavía se conserva lo que fue la torre de control del viejo Aero Club, en la zona del club Los Tarcos, cerca del ex aeropuerto. Ahí aterrizaban los vuelos de Aeroposta (el viejo Correo Argentino), también llegaban los vuelos de Panagra, que era una empresa norteamericana, la primera en hacer vuelos comerciales en Argentina.

A partir de las 14 empezará a ingresar la mayor cantidad de público. FOTO / GENTILEZA AERO CLUB TUCUMAN

“Con Nicanor Posse eran cinco locos que se juntaron y crearon el Aero Club Tucumán en el parque 9 de Julio”, resalta Sadir.

El piloto tucumano, además, hizo saltos en paracaidismo y hoy en día tiene un avión que permite hacer los saltos tándem (dos personas). Desde hace un año y medio encabeza la comisión directiva del Aero Club y detalla que, ahora, se coordina el uso del espacio aéreo con los parapentistas.

Para quienes se animen a hacer un salto en paracaidismo, el vuelo alcanza una altura de 10.000 pies; es decir unos 3.000 metros de altura. Más o menos son 40 o 50 segundos en caída libre, luego se abre el paracaídas y estás dos minutos hasta poner los pies en la tierra.

“Es alucinante –dice Sadir-; es lo mejor que se puede hacer vestido”, remarca sonriente.

El paisaje de Yerba Buena desde el aire. FOTO / LA GACETA

La entrada tiene un costo de $ 100, en tanto que los niños (menores de 12) ingresan sin cargo hasta las 15 horas. El estacionamiento de autos cuesta $ 100 y de motos $ 50.

Comentarios