Tambalea el tribunal que debe juzgar al ex fiscal Albaca

Diversos inconvenientes retardarían el juicio.

14 Ago 2019

Una recusación y una inhibición; una licencia por enfermedad y una posible jubilación con el beneficio del 82% móvil. Estas circunstancias afectan a la Sala I de la Cámara Penal de esta capital encargada de juzgar al ex fiscal Carlos Albaca por el supuesto encubrimiento del crimen de Paulina Lebbos. El cúmulo de vicisitudes retardarían la audiencia convocada para poner fecha al enjuiciamiento (20 de agosto) y, por ende, al mismo juicio oral. En medio de estos inconvenientes, el tribunal recibirá un alivio puesto que el nuevo vocal titular, Diego Lammoglia, jura hoy a las 12 ante la Corte Suprema de Justicia de Tucumán.

La llegada de Lammoglia en principio desplazaría de la Sala I a la camarista subrogante Alicia Freidenberg. Pero esa solución depende de que el juez no sea cuestionado o no se aparte del tribunal. La modificación extinguiría las tensiones existentes entre Freidenberg y la querellante Leticia Victoria Lebbos. La hija de la víctima recusó a la jueza sustituta con el argumento de que le había perdido la confianza y de que temía que fuese parcial respecto de Albaca. La querellante alegó que en la feria de julio Freidenberg y el camarista Luis Morales Lezica omitieron oírla a ella y al Ministerio Público Fiscal respecto del cese de prisión que dispusieron a favor de Eduardo Di Lella, imputado condenado sin sentencia firme por el homicidio de Lebbos. “Lo más grave de su parcialidad es que Di Lella hasta el día en el que fue liberado estaba con un grave problema psiquiátrico, según sus médicos, lo que pone en peligro a mi persona, a mi grupo familiar y, especialmente, a mi abuelo Alberto Luis Lebbos”, expresó la joven.

Freidenberg, por su parte, se inhibió en la causa en virtud de una entrevista que Alberto Lebbos concedió a Radio Nacional. Según explicó ayer, a ella no le molestaba que la criticaran, pero sí la mentira, e informó que había adjuntado una grabación del programa. La magistrada responsabilizó a Lebbos por el trámite lento del expediente abierto en 2013. “Cuando la recusación llegó, yo ya tenía lista mi inhibición”, agregó.

La situación de Freidenberg debe ser resuelta por sus pares. Pero el camarista Pedro Roldán Vázquez quedó “fuera de juego” como consecuencia de una dificultad de salud. La fecha de su reincorporación es incierta. En paralelo, la vocal María Elisa Molina está con un pie afuera de los Tribunales. Resulta que en cualquier momento podrían notificarla sobre la concesión de la jubilación con el beneficio del 82% móvil. Estas cuestiones de orden personal obligarían a integrar la Sala I con miembros de los demás tribunales de la Cámara Penal. Dicha alternativa aumentaría la incertidumbre sobre los plazos por la superposición de las agendas de juicios previstos y en desarrollo.

Comentarios