Efectos secundarios de las primarias

04 Ago 2019 Por Sergio Berensztein

Las Primarias Abiertas, Obligatorias y Simultáneas (PASO) sirven para solucionar problemas de candidaturas al interior de los partidos políticos. Es un mecanismo que alienta la participación de la sociedad y su involucramiento en la vida partidaria y política del país. En otros términos, se trata de un incentivo que la ciudadanía, de alguna manera, forme parte del proceso político. Y que los partidos políticos, que a su vez son instrumentos fundamentales de la democracia, tengan efectivamente un escrutinio de la sociedad, lo más abierto posible, incluso de los no afiliados a los partidos sobre sus candidaturas.

El argumento a favor de las PASO sostiene el involucramiento de la sociedad y, como el voto es obligatorio en la Argentina, tiene que serlo en las primarias. Volvemos al concepto de que esas primarias fortalecen la participación, pero en la práctica, observamos que se dan situaciones contrarias. La realidad es que, en la Argentina, los partidos están enormemente desgastados. La ley que dio origen a las primarias ya tiene una década de vigencia y, en tres elecciones posteriores, no hemos tenido una discusión seria sobre cómo perfeccionarla. Este año hubo algunos indicios, en abril, de avanzar con ciertos cambios, pero la verdad es que tendría que haber sido modificada con mucho tiempo de antelación al turno electoral. En el medio de aquel planteo, ya se había contratado a la empresa que se ocupará del proceso electoral.

Las PASO constituyen, también, un ensayo general de la elección que se viene el 27 de octubre. Y hay algunas cuestiones que se deben destacar.

• En lo que puede considerarse positivo, rescatamos el hecho de probar que el sistema funcione, porque habrá tiempo para corregir algunas cuestiones antes de la elección de octubre. La empresa contratada para el proceso electoral tendrá que focalizar su atención en todo el sistema para que nuevo haya dolores de cabeza. Habrá que ver qué sucede con los telegramas y con las planillas de cada mesa para que no se dé nada extraño como el caso de que en alguna de las mesas haya cero voto.

• En lo que se refiere específicamente a lo que sucederá en estas PASO, vemos que no se definirán las grandes candidaturas. De hecho, los presidenciables ya están listos para competir en el turno que se viene.

• En suma, las PASO son aquel ensayo y no sólo para el sistema, sino también para las propias fuerzas políticas y electorales que se presentaron.

• También le servirá a la ciudadanía, para establecer quién es quién, saber qué piensa cada candidato con miras a octubre y cómo se mueven los partidos o fuerzas políticas.

• Otro elemento clave es la reacción del mercado frente a las elecciones en la Argentina. Será crucial para los inversores en función de las fortalezas y de las debilidades que tengan los proyectos económicos de los candidatos con posibilidades de llegar a la presidencia. Dependiendo del resultado, vamos a ver decisiones conservadoras y preventivas, más o menos ventas de activos y la dinámica de la deuda, del tipo de cambio y del riesgo país.

Comentarios