La familia de Tamara pide a una joven que denuncie que el acusado le hizo perder el embarazo a golpes

Los familiares de la chica no confirmaron ni descartaron la versión: “son cuestiones que quedan en el ámbito privado”.

02 Ago 2019 Por Gustavo Rodríguez

Lo que surgió como rumor terminó transformándose en una súplica que se fue esparciendo por el barrio San Felipe, al sur de la ciudad. La familia de Tamara Salas, la joven de 23 años que habría sido asesinada por su ex pareja, pidió a una joven que se presente a la Justicia para confirmar que ella también fue víctima de violencia de género por parte de Mario “Piojo” Rodríguez, el imputado por homicidio.

“Ella se contactó con nosotros para decirnos que quería que se haga Justicia. Que ella estaba dispuesta a ir hoy (por ayer) a Tribunales porque quería decir lo que le pasó. Ella perdió un embarazo de mellizos. Si ella dice eso en tribunales, se terminará de confirmar que él estaba muy mal desde hace mucho tiempo”, destacó Adriana Díaz, pariente de Tamara.

En el barrio San Felipe todos hablan del caso. Aún no pueden creer que “Piojo”, como lo conocían todos, haya llevado -presuntamente después de haberla golpeado en la plaza y amenazándola con la misma arma de fuego con la que la habría disparado- a un hotel alojamiento y, después de herirla mortalmente, intentó ocultar el crimen planteando dos versiones diferentes que fueron desestimadas.

En medio de la conmoción, los habitantes de ese sector de la capital donde sólo hay dos calles pavimentadas y el resto están poceadas o con ríos de líquidos cloacales, contaron una historia increíble. Dijeron que Rodríguez, después de haberse separado de Tamara, inició una relación sentimental con M.P., otra joven que vive a muy pocas cuadras de la víctima.

“También era una relación bastante enfermiza. Ella vivía sometida. Estaba embarazada de mellizos, pero los perdió. En el barrio dijeron que fue por una golpiza que le había propinado ese sinvergüenza”, explicó María del Carmen, amiga de la que supuestamente también fue víctima de violencia de género.

Asunto reservado

Un equipo de LA GACETA se presentó en la casa de esta joven. Fue atendido por sus padres, que se negaron a ser entrevistados. “Son cuestiones que quedan en el ámbito privado”, explicó el padre. “Ella no se encuentra y se fue al Sur. No le podemos dar el teléfono porque son cosas que ya fueron superadas”, explicó la madre.

RECUERDOS. Los tatuajes que se hizo a joven con los nombres dos niños.

M.P., hija de un comisario retirado de la Policía, desde mayo hasta noviembre publicó en Facebook novedades sobre la gestación de los mellizos que estaba esperando. En diciembre, cuando debería haber cumplido el séptimo mes de embarazo, sin dar demasiados detalles; mostró una foto de dos tatuajes donde aparecen los nombres de Nicolás y Felipe, con los que supuestamente iban a ser bautizados los chicos.

En un posteo realizado en esa red social, la joven publicó el 14 de febrero pasado una tarjeta en la que aparecían unos angelitos (popularmente se llama así a los bebés que mueren durante el embarazo) que se preguntaban por una nota que había sido escrito por su mamá. En la frase escribió: “Los amo. Felíz Día de San Valentín a mis dos grandes amores eternos, Nicolás y Felipe”.

Los familiares de la chica también se negaron a dar precisiones sobre si se realizó algún tipo de denuncia por este caso. “No tenemos nada que decir. Son cosas reservadas que no vamos a divulgar”, insistió el padre de la joven.

Julieta Jorrat, defensora de Rodríguez, se enteró por LA GACETA de este caso. “No tenemos conocimiento de un hecho de estas características. Se están diciendo muchas versiones que complican el panorama. Lo más sano de todo sería que no se entorpeciera la investigación”, comentó.

“No vamos a opinar nada, sí que debería cumplir con su obligación de ciudadana para que ayude a esclarecer el caso. Su testimonio será clave para confirmar que era un hombre violento con las parejas que tuvo”, indicó Adriana en una entrevista con LA GACETA.

El círculo íntimo de la víctima fue coincidente al señalar que Tamara no tenía una buena relación con M.P. y que hubo momentos muy tensos. “Ella no se bancaba que Rodríguez siguiera enganchado con su ex pareja. Le hacía problemas a Tamara de la nada porque tenían contactos con la hija en común que tenían. Sabemos que hasta hubo amenazas de por medio, pero nada de eso se denunció”, agregó María Eugenia, que conocía a ambas.

“No nos importa nada de eso. Simplemente queremos que se sepa la verdad. Si ella puede ayudar, mucho mejor”, concluyó Adriana Díaz.

Comentarios