Cartas de lectores

02 Ago 2019

- La tragedia de El Corte

Mas allá del pesar que expresa atónita la ciudadanía por la muerte del obrero Jorge Ariel Barrionuevo, debe ser tenida en cuenta para adquirir conciencia del problema general que vive el oeste de la ciudad, y es que el desprendimiento de tierra tuvo cualquier responsabilidad, menos la de los trabajadores accidentados. LA GACETA sigue con minuciosidad la crónica de los graves problemas que sufren los habitantes de El Corte y los proyectos de un nuevo puente sobre el río Muerto. Pero es solo la punta del iceberg. No es solo un puente sobre un río saqueado por la ambición empresaria y la complicidad de las autoridades de minería. ¿Será esta fatalidad el despertar de las autoridades competentes, de que el tema del puente es parte de un problema mayor y este es solo una consecuencia? Prever y prevenir es uno de los deberes esenciales de buena política de Estado. Una tormenta de 300 mm que no es improbable por el cambio climático, despertaría al río Muerto y se llevaría por los aires cualquier puente por bonito que sea, y tendría gravísimos perjuicios para todo el Gran Tucumán. Hemos sostenido, desde hace tiempo, la necesidad de un Programa de Protección Integral de la Sierra de San Javier en su conjunto, atento a que el ecosistema del Gran Tucumán depende de esta serranía para asegurar su bienestar. Hablamos de la necesidad de constituir un ente integrado por todas las instituciones involucradas: el Gobierno Provincial y la UNT; los municipios de Tafí Viejo, Yerba Buena y Lules; las comunas rurales de Cebil Redondo, El Manantial, San Pablo y San Javier; ONG e instituciones ecologistas, a fin de tratar políticas comunes para preservar un bien desatendido. Por ejemplo, la sistematización de los acuíferos y las vertientes de altura, la erradicación de las deforestaciones, las áreas prohibidas para la urbanización, el mejoramiento de caminos y sendas, la creación de una guardia rural -ya que la UNT no tiene personal ni equipamiento para evitar usurpaciones en sus 14.000 hectáreas, y otras medidas adicionales para cumplir con el fin protector de tan preciado regalo de la naturaleza. Hasta ahora no fuimos escuchados, salvo alguna iniciativa del municipio de Yerba Buena. Toda muerte en plena labor siempre es injusta, sobre todo cuando pudo evitarse. Ojalá que los legisladores sancionen un programa, por ley, y se firme un convenio interjurisdiccional con la UNT. ¡Que la muerte del obrero Barrionuevo, que no tuvo avisos fúnebres, no haya sido en vano! Y que al menos el nuevo puente lleve su nombre como símbolo del sacrificio por la tierra.

Benito Carlos Garzón

[email protected]

- Problemas en el PAMI (I)

Leí las cartas con reclamos varios de afiliados al PAMI y el editorial de LA GACETA del 1/8. Todos, entre los que me cuento, reclamando la pésima atención en clínicas, sanatorios, médicos de cabecera y en las instalaciones de la obra social. Hoy hay miles de jubilados y/o pensionados que dejaron de pertenecer a la obra social. Por supuesto, son aquellos que se jubilaron con cierto privilegio, lo que les permite abonar la diferencia entre lo que les descuenta PAMI y lo que cobran las obras sociales por las prestaciones médicas-asistenciales. Por ley, todo jubilado/pensionado debe estar afiliado a PAMI. Aquel que desea cambiar de obra social puede hacerlo dentro de un listado que existe en la Anses; creo que una vez al año. Por lo menos así funcionaba el sistema hace varios años. ¿Qué pasa? Más de tres millones de jubilados están percibiendo una jubilación exigua que ni siquiera les alcanza para su alimentación. Menos podrían hacerlo para obtener una prestación asistencial de mejor calidad. Veamos números. Afiliados a PAMI un 3 % de los haberes. Una jubilación que oscila en los $ 10.000, abona en PAMI $ 300. Cualquier obra social administrada por los gremios cobran por la afiliación un plus importante; no lo pueden pagar. PAMI remite a la obra social esa “cápita” que les descuenta, y la diferencia la debe abonar el jubilado. Seamos realistas: una obra social de los trabajadores (grupo familiar) abona más o menos $ 3.000 por el servicio. Es allí donde valoro lo que es PAMI. Lamentablemente las atenciones no son buenas. Las esperas son tal cual lo expresan afiliados y el editorial del diario. Para terminar, les expreso a los funcionarios de PAMI: más control en los médicos de cabecera, en las atenciones sanatoriales, mejores pagos a los profesionales. Exigir una adecuación de las instalaciones para brindar una buena atención y si es necesario aumentar uno o dos puntos lo que se cobra a los afiliados. No hay otra; lo barato resulta oneroso. Más en este caso, cuando está de por medio la salud y la calidad de vida de los abuelos. Por último: la gran funcionaria de PAMI fue Graciela Ocaña, ex ministra de Salud de la Nación. ¿Por qué no la convocan?

Hugo César Navarro

[email protected]

- Problemas en el PAMI (II)

Señores del PAMI: ustedes son los “dueños” de la mayor obra social del país, la que mayor número de afiliados tiene y que mayores ingresos recauda por mes en concepto de cuota social. Sus afiliados son los que, durante años de trabajo y aportes, enriquecieron las arcas del Estado y de los funcionarios de turno. Sus afiliados son la población más vulnerable del país, los que no tienen voz porque no pueden hacerse escuchar haciendo paros o cortando calles y rutas, son los más desposeídos del país porque les robaron todo, son los que cada mes deben decidir con sus magros salarios si comer o comprar remedios. ¿Los conocen? Con todo lo que se aporta mensualmente deberían disfrutar de un excelente sistema de salud. Pero, lamentablemente, no es así. Fueron muchos, antes que yo, los que se quejaron por la mala calidad del mismo. Y, de a poquito, nos fuimos “acostumbrando” a no quejarnos por esperar largas horas para que el médico de cabecera nos pudiera atender. Nos “acostumbramos” a ser tratados como perros de la calle, a la prepotencia de los empleados del PAMI, consultorios, centros de imágenes y diagnósticos y sanatorios. Nos “acostumbramos” a tener que esperar 40 o 50 días para poder hacernos un estudio, que debería determinar cuál es la enfermedad que padecemos hoy. Nos “acostumbramos” a que se tomen medidas arbitrarias sobre nuestra situación (como cambiarnos de sanatorio), sólo porque a ustedes se les ocurre. Pero, al menos yo, no estoy dispuesta a que me roben la dignidad ni a mí ni a mis seres queridos. ¿Cómo puede ser posible que en el sanatorio se pasee por todos lados a un anciano sólo vestido con un pañal, sin tener en cuenta la temperatura ni la dignidad de ese viejito? ¿Cómo puede ser que una doctora, médica del 3º piso, trate a los gritos a familiares de una anciana internada, sólo porque ellos quisieron que se le haga la tomografía pedida en tiempo y forma? ¿Cómo puede ser que esta misma doctora envíe a un enfermero varón para la higiene íntima de una anciana de 96 años, sin pensar en el pudor o la humillación de esa persona? ¿Cómo puede ser que a los dos días de internada una anciana por fractura de cadera, un doctor firme el alta sin indicarle tratamiento a seguir y sin una receta, al menos, del medicamento que debe tomar? Eso es robarle la dignidad a nuestros ancianos y yo no estoy dispuesta a “acostumbrarme”. Les recuerdo, señores “dueños” del PAMI, médicos, enfermeros y administrativos de los sanatorios, que algún día van a ser ancianos y si no mejoran hoy ustedes las cosas, así van a ser tratados. ¡Que Dios no lo permita!, porque no le deseo ese mal a nadie. Exijo, señores “dueños” del PAMI, que investiguen y obliguen a sus sanatorios y médicos afiliados a tratar con respeto y dignidad a nuestros ancianos, ya que calidad en salud no nos brindan hace años.

Marta González de Gordillo

[email protected]


- Crisis sucroenergética

Las políticas energéticas nacionales están conduciendo al sector sucroenergético argentino a una crisis terminal como la que explotó en agosto de 1966. En los dos últimos años los precios del bioetanol se ajustaron solamente 51%, muy por debajo de la inflación y de los aumentos de las naftas y gasoil que rondaron 130%. Los U$S 0,56/litro de bioetanol actuales implican una indiferencia para determinar el destino de la caña, equivalente a menos de $ 500 la bolsa de azúcar, precios ya vigentes hace 3 años, que no compensan ni la inflación ni los ajustes salariales. Si en lugar de una ecuación con referencia circular a precios del azúcar en el mercado interno, los costos se hubiesen determinado en base a la paridad de importación o a criterios utilizados por las petroleras, el precio del bioetanol hoy tendría que rondar los U$S 0,90/litro. Por otro lado, muy alejado de lo declarado en Córdoba por el Secretario de Energía Lopetegui, sobre supuestos subsidios impositivos al bioetanol, el diferencial de precios entre bioetanol y naftas ni siquiera estaría cubriendo la mitad de los costos de mitigación de las mayores emisiones de CO2 de las segundas. Es hora que las máximas dirigencias políticas y sectoriales relacionadas comiencen a actuar como halcones, en lugar de palomas que apenas atinan a aplaudir gestos inocuos como la restauración del rango ministerial a agroindustria.

Santiago José Paz

Chubut 2.900
 - Yerba Buena


- Transporte de pasajeros

Con la participación de quienes el pueblo eligió para que nos representen y la cúpula sindical, después de muchos actos se dio lo que esperábamos: el aumento del boleto del transporte de pasajeros. Siempre el mismo argumento: el prestador pide una tarifa mayor y finalmente se le otorga una un poco menor, que según los empresarios no alcanzará para mejorar el servicio ni pagar los salarios. Es el peor servicio y uno de los más caros del país. Unidades en mal estado conducidas con irresponsabilidad, modelos que en otras provincias ya fueron dados de baja. No se cumplen las frecuencias y las paradas carecen de señalización. Nuestros representantes deberían dar una solución; es su obligación. Si no pueden mantener el servicio, debería estatizarse para terminar de perjudicar al usuario. Por último, si no hay control del Estado para hacer cumplir leyes y ordenanzas a los empresarios, ¿por qué razón estamos los ciudadanos de a pie obligados a cumplirlas?

Pedro Toscano

Villarroel 500, departamento 47

San Miguel de Tucumán

la gaceta / foto de Antonio Ferroni


- La casa de Vital Heredia

La casa de Vital Heredia está emplazada en la localidad de El Timbó, departamento Burruyacu. Tuvo su historia en el siglo pasado, porque allí vivió junto a su familia toda su vida, el extinto vecino Vicente Vital Heredia (1901-1978). Fue agricultor cañero, político y benefactor. A través de sus plantaciones de caña de azúcar contribuyó a engrandecer la economía provincial y así benefició la creación de trabajo genuino para muchos obreros del surco, que ganaron el sustento diario para mantener a sus respectivas familias. Cumplió con su aporte patronal para su personal permanente. Desde su etapa de juventud se enroló y militó en el centenario partido Unión Cívica Radical hasta el ocaso de su vida, por el cual ocupó varios cargos públicos en la provincia. Por su vivienda pasaron muchas figuras de la política local de esa época, como así lo hizo el doctor Arturo Illia cuando recorría nuestro norte argentino en el año 1962, e inclusive se quedó a almorzar con el anfitrión un año antes de ser ungido por el voto popular presidente de la República. Realizó beneficencia comunitaria para la construcción de escuelas y una capilla de su zona; influyó para que se instalara un puesto sanitario (hoy transformado en hospital). Recuerdo un suceso fallido ocurrido en una madrugada de 1968: un grupo de desconocidos se trasladó hasta El Timbó con la intención de secuestrar a don Vital Heredia; al no poder localizar su morada decidieron copar la comisaría del lugar y tomar como prisioneros a los pocos efectivos policiales que se encontraban de servicio; y cuando uno de los atacantes le contó a un policía cuál era el objetivo, esa noticia se pudo leer al día siguiente en LA GACETA Por último, las autoridades pertinentes de la provincia, para mantener viva su memoria, bautizaron con su nombre a la escuela secundaria de la localidad de Las Salinas (El Timbó).

Silvana Paola Herrera

Ruta 305, km 12,5
 - Granja Modelo


Las cartas para esta sección deben tener un máximo de 200 palabras, en caso contrario serán sintetizadas. Deberán ser entregadas en Mendoza 654 o en cualquiera de nuestras corresponsalías haciendo constar nombre y domicilio del remitente. El portador deberá concurrir con su documento de identidad. También podrán ser enviadas por e-mail a: [email protected],  consignando domicilio real y N° de teléfono y de documento de identidad. LA GACETA se reserva el derecho de publicación.

Comentarios