Qué recaudos tomar para evitar intoxicarse al usar la calefacción

Las inhalaciones de monóxido de carbono aumentan en épocas de frío.

19 Jun 2019

Con la llegada del frío intenso, las personas buscan calefaccionar sus hogares para mantenerse calentitos dentro de casa. Para ello, muchas veces -por desconocimiento- toman medidas que pueden resultar peligrosas para la familia, como dejar encendido el horno o las hornallas, por ejemplo. 

Tanto estas como otras prácticas comunes de la sociedad, incrementan el riesgo de producción de intoxicaciones por inhalación de monóxido de carbono.

"El monóxido es un gas venenoso, que no te das cuenta cuando lo aspirás porque no tiene olor. Puede producir una combustión incompleta y afectar a la persona, llevándola directamente al deceso", explicó Verónica Argañaráz, jefa de Gestión de Clientes de Gasnor. 

¿Cuáles son esas prácticas? Prender la calefacción, encerrarse y tapar las ventilaciones para que no entre frío. Las náuseas, los mareaos, la confusión y los vómitos, son las principales consecuencias de estos malos hábitos, y el primer paso, antes de una intoxicación. 

"Lo recomendable es que al menos una vez al año, hagan revisar todos los artefactos por un gasista matriculado", agregó Argañaráz. 

¿Qué cosas te deben llamar la atención?

- Que la llama de la hornalla no sea azul

- Que las cacerolas se manchen

- Que quede hollín en las paredes o en la salida del calefón

En Esta Nota

Gasnor
Comentarios