La Nación, en alerta: "el sistema electoral de Tucumán es confuso para la gente"

El secretario de Asuntos Políticos, Adrián Pérez, lamentó que en la provincia vuelva a votarse con el régimen de acoples.

31 May 2019 Por Fernando Stanich
1

ADRIÁN PÉREZ. El funcionario nacional, durante una visita a Tucumán. ARCHIVO

Con más de 18.000 candidatos oficializados y casi 2.000 modelos posibles de boletas, la elección provincial del domingo 9 de junio encendió luces de alerta en el Gobierno nacional. Ocurre que, tras los caóticos comicios de 2015, las expectativas de los especialistas y de buena parte de la dirigencia política local y nacional estaban puestas en una reforma que limpiara los cuartos oscuros en Tucumán. 

"Nos resulta particularmente extraño, porque después de las elecciones de 2015 se habló en Tucumán de la necesidad de una reforma electoral para terminar o para restringir severamente este sistema de acoples. Incluso hubo un proceso de debate y sin embargo llegamos a la elección y ocurre lo mismo: un sistema que se mantiene, que está igual y que va a confundir enormemente al electorado", vaticinó Adrián Pérez, secretario de Asuntos Políticos de la Nación.

En diálogo con LA GACETA, el funcionario macrista recordó que en 2016, la Nación impulsó sin éxito una reforma política en el Congreso. "Hemos planteado siempre lo mismo, en la reforma de 2016 que impulsamos por ley planteamos eliminar el sistema de colectoras, porque genera mucha confusión. Ahora se modificó un decreto de 2011 de la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner que habilitaba las colectoras, parecidas a los acoples, para terminar con la confusión en el electorado", detalló.

Y analizó puntualmente el caso de los acoples, vigentes en Tucumán. "Hay sistemas particularmente armados para confundir al electorado, para los partidos políticos los arman para sumar voluntades, pero no se piensa en la gente. El sistema de Tucumán es absolutamente confuso y difícil y volvemos a tenerlo ahora. La Junta (Electoral de Tucumán) informa que se presentaron 2.000 modelos de boleta, con innumerables combinaciones y entrecruzamiento de listas. Esto sinceramente es una desproporción que sólo se explica por este sistema fomentado por los partidos tradicionales, que permiten un sinfín de combinaciones y de partidos que se crean como sellos de goma para que se acoplen a los tradicionales y así sumar votos a alguna candidatura", describió. Y amplió: "Lo que se hace es no pensar un minuto en la gente, porque para la gente es un cuarto oscuro imposible, confuso. Ya planteamos la necesidad de que en las legislaciones provinciales, sabiendo que hay autonomía, se revise esto".

¿A quién favorece el régimen de acoples?, se le preguntó. "En general este sistema favoreció al oficialismo, que es el que monta mayor cantidad de acoples. Desde luego, el resto de las fuerzas algo de acoples deben hacer porque sino es imposible competir. Pero el problema no es quién suma acoples sino cómo se diseña el sistema para sacar una ventaja electoral y que trae como consecuencia no permitir al elector un voto informado y consciente", advirtió.

Con el proceso electoral tucumano ya en marcha, Pérez recomendó que haya observadores en los comicios del 9. No obstante, insistió con la idea de replantear el sistema a futuro. "A futuro este sistema debe ser modificado. Hay que pensar en el ciudadano, porque el acople le exige un esfuerzo mayúsculo a la gente para identificar lo que está votando en cada categoría de cargos. Lo que se busca (con el acople) es deliberadamente confundir al elector, contrariamente a lo que se supone que debe ser: que haya una oferta electoral clara y que contribuya al voto informado; que el elector pueda votar fácilmente informado y con un sistema claro. Este sistema tiende a lo contrario. Después de lo que ocurrió en 2015, es bastante lamentable que se mantenga el sistema.  Esto va a requerir un esfuerzo de todas las fuerzas políticas para fiscalizar y controlar la elección", reprochó.

El secretario de Asuntos Políticos de la Nación, además, comparó las legislaciones provinciales y destacó los avances logrados por algunos distritos con la Boleta Única. "En Argentina tenemos un problema adicional, que es el instrumento de votación. Seguimos votando con la boleta partidaria en papel, que el partido imprime, distribuye y debe garantizar que haya en el cuarto oscuro. Esto en el mundo ya no existe. Hay provincias que evolucionaron muy bien, como Córdoba y Santa Fe, que tienen Boleta Única en papel con toda la oferta electoral garantizada por el Estado. El otro es la Boleta Única Electrónica, que tienen Ciudad de Buenos Aires, Salta, Neuquén y algunos municipios de Córdoba y de Chaco; y que funcionó muy bien", precisó. 

Aseguró que no pudieron imponerlo a nivel país por la resistencia de los gobernadores del justicialismo. "Cualquiera de los dos sistemas son superadores, no pudimos lograrlo porque hubo gobernadores que se opusieron. Sostuvieron que la boleta partidaria era un instrumento de militancia y que les daba ventaja en el territorio. De nuevo, eso es pensar del lado del dirigente para sacar alguna ventaja y no en el ciudadano, en cómo le hacemos más accesible la votación. Ojalá en algún momento podamos reflotar esta reforma que quedó trunca", anheló.

Finalmente, recordó que pocas provincias mantienen sistemas de acoples o similares. "Difícilmente alguien pueda aconsejar mantener un sistema de acoples. Tucumán debe salir de este sistema. Hay dos provincias con sistemas que generan este nivel de confusión: Tucumán, Santa Cruz con lemas y algo de adhesiones en La Rioja y Formosa. En general las provincias tendieron a simplificar el sistema", señaló el funcionario. Además, instó a las provincias -entre ellas Tucumán- a adherir a la Ley de Financiamiento Político recientemente aprobada y promulgada. 

Comentarios