La política sobre Cuba es una vergüenza para los Estados Unidos

31 May 2019
1

VISITA. En los años 80, Castro fue a ver a una delegación médica de la ONU en La Habana. Entre ellos se encontraba el médico César Chelala (en círculo).

Por César Chelala.-

La administración de Trump decidió recientemente permitir que los inmigrantes cubanoamericanos demanden al gobierno cubano por las propiedades confiscadas después de que Fidel Castro tomara el poder en 1959. El gobierno de Trump también está limitando la cantidad de dinero que los cubanoamericanos pueden enviar a sus familiares en la isla, así como la frecuencia de las transacciones. Estas son decisiones erróneas que solo provocarán el sufrimiento del pueblo cubano y aumentará innecesariamente el antagonismo entre Cuba y los gobiernos de los Estados Unidos.

“La única forma de que los reclamantes de propiedades obtengan lo que merecen es a través de las negociaciones diplomáticas, que el presidente Trump acaba de desechar”, escribió James Williams, presidente de Engage Cuba, un grupo con sede en Washington que trabaja para levantar el embargo a Cuba. Al mismo tiempo, limitar las remesas a la isla solo aumentará el sufrimiento de los cubanos que dependen en gran medida de la ayuda financiera de sus familiares en los Estados Unidos.

Poco después de que el presidente Trump anunciara su decisión de permitir juicios en EEUU, La Unión Europea (UE) y Canadá emitieron una advertencia conjunta contra los EEUU: “La UE y Canadá consideran la aplicación extraterritorial de medidas unilaterales relacionadas con Cuba contrarias al derecho internacional”, declaró la jefa de asuntos exteriores de la UE, Federica Mogherini y la comisionada de Comercio, Cecilia Malmstrom, en una declaración también firmada por la ministra de Relaciones Exteriores de Canadá, Chrystia Freeland. También advirtieron al Secretario de Estado de los EEUU, Mike Pompeo, que la aplicación de estas medidas llevaría a represalias en Europa.

En repetidas visitas a Cuba relacionadas con la salud pública, tuve una idea de primera mano de los problemas que asedian a la sociedad cubana: la necesidad de dinero extranjero, la naturaleza opresiva del régimen y la insatisfacción de la juventud del país. Estas impresiones también se confirmaron durante una visita a la isla cuando dirigí una misión de la ONU, para evaluar el progreso de los científicos cubanos en el desarrollo del interferón, una sustancia antiviral.

Destacar las deficiencias del gobierno cubano no ignora sus logros. Durante una de mis visitas a ese país, tuve una charla con Fidel Castro, quien había venido a visitar a mi delegación. Aunque no planteamos ningún problema político en nuestra conversación, pude evaluar su enorme interés y su gran conocimiento sobre los temas de salud y sobre el valor de la educación. Su interés y conocimiento subyace en los logros del gobierno cubano en estas áreas.

Cuba, por todas sus otras fallas e inconvenientes, está a la vanguardia en ambos campos en comparación con otros países latinoamericanos. Y en algunas áreas, está a la par con los Estados Unidos. Este progreso, sin embargo, se ha visto obstaculizado por el bloqueo innecesario e ineficaz contra el país, una situación que ha costado materialmente a los Estados Unidos. Además, el bloqueo ha dañado el prestigio estadounidense entre los gobiernos latinoamericanos, que lo consideran una violación de los derechos y la soberanía de una nación latina.

No hay duda de que la presión política de la poderosa comunidad de exiliados cubanos en Florida, ha sido un factor importante para mantener el embargo de los Estados Unidos. Sin embargo, los descendientes de esa generación de inmigrantes ahora tienen una visión más matizada del régimen cubano. En particular, han visto el daño causado por décadas de antagonismo entre ambos países, y están ansiosos por relaciones más amistosas entre ellos.

Si bien los cubanos siempre han sido claros acerca de su admiración por el pueblo estadounidense, que he observado de primera mano durante mis visitas a la isla, el bloqueo ha fomentado más odio y desconfianza hacia el gobierno de los Estados Unidos, que hacia el propio gobierno cubano entre los cubanos.

Estas nuevas medidas pueden resultar dañinas también para los Estados Unidos. “Trump y sus asesores de seguridad nacional están empujando a Cuba a los brazos de China y Rusia. Al mismo tiempo, la política de Trump en Cuba aumenta el riesgo de una crisis humanitaria, al crear las condiciones para la migración masiva desde una isla a sólo 90 millas de las costas de la Florida”, escribió recientemente Rebecca Bill Chávez, ex subsecretaria de Defensa Adjunta para Asuntos del Hemisferio Occidental bajo Obama .

Si los votos repetidos en la Asamblea General de la ONU son una prueba, ningún país en el mundo ahora apoya el embargo. En lugar de fortalecerlo, los EEUU deberían aliviar y eventualmente levantar el embargo.

Esto debe ser seguido por un intenso intercambio de científicos, médicos, artistas y ciudadanos comunes. El efecto sería dramático al neutralizar la atmósfera de antagonismo entre Cuba y los EEUU, en un momento en que el mundo necesita desesperadamente este tipo de acciones.

Comentarios