Cartas de lectores

29 May 2019

Arbolado urbano

Sin contar con un censo arbóreo, estimo que la futura gestión municipal debe dotar a la ciudad de San Miguel de Tucumán de 180.000 nuevos ejemplares en dos años, de los que un 40% serían para reposición. Calculo la cantidad de árboles en función de los metros lineales de aceras existentes, considerando que el árbol de vereda cumple funciones diferentes a la de los árboles de las plazas, ya que debe mejorar las condiciones atmosféricas (absorber el polvo atmosférico y purificar el aire), cumplir funciones de termorregulador y tener el tamaño adecuado para evitar accidentes. Con respecto al arbolado urbano, es urgente implementar planes de reposición continuos a través del tiempo, para mantener el patrimonio forestal de la ciudad con implantación de ejemplares con buena tasa de sobrevida, y con una distancia de plantación de acuerdo a las especies. Respecto a la protección del árbol, se debería establecer un sistema de penalización que cobre el daño en relación al valor histórico del mismo, más los costos de reposición, y sin perjuicio de la multa pertinente. Además, quiero felicitar a las autoridades del Colegio Tulio García Fernández por la generosidad del tamaño de las tazas de los árboles colocados sobre avenida Mitre y calle Don Bosco.

René Carlos Roncedo

[email protected]

Trenes en Tucumán

Estoy de acuerdo con lo expresado por el periodista Federico Türpe, de LA GACETA, en su columna del sábado pasado, “Los fantasmas de la realpolitik”, referente, entre otros temas, al transporte ferroviario en esta ciudad y en el interior de Tucumán. Es sabido que en las rutas atestadas de vehículos de todo tipo, falta de señalización y/o en mal estado, sin control especialmente en vehículos de transporte de cargas y pasajeros y rastras cañeras, las hacen sumamente peligrosas por los accidentes que se producen, dejando listas de muertos y heridos. Estos problemas se pueden solucionar con el regreso de los trenes, con la reactivación de los ramales existentes, como también los Talleres Ferroviarios de Tafí Viejo, para la reparación y, por qué no, la fabricación de material rodante. En las décadas del ‘50 al ‘60 se fabricaban allí coches de pasajeros y vagones de carga, entre otras cosas. A través de las noticias se conoce que en varias provincias circulan “coches motor” livianos para transporte de pasajeros de corta y mediana distancia, convirtiéndose, a la vez, en un atractivo turístico que tanto necesita Tucumán. Por lo tanto, espero que nuestros gobernantes tomen la decisión política de asegurar recursos para llevar a cabo esas acciones.

Pedro Miguel Cobos

Pasaje Tambor de Tacuarí 1.131, 
San Miguel de Tucumán

Sistema electoral

El día 21 de mayo pasado, LA GACETA informó, con foto incluida, sobre los 1.959 modelos de boletas presentadas por los partidos políticos de Tucumán, para representar a los casi 80 partidos en las próximas elecciones provinciales. Sí, 1.959 boletas, lo que da lugar a la repetición de candidatos a ocupar cargos en espacios políticos enfrentados. Imaginemos lo que será entrar al cuarto oscuro a votar en este tramposo sistema de “acople”, con la costosa y desprestigiada Legislatura que reemplazó a la Ley de Lemas, tras las vergonzosas elecciones pasadas. Dicen que nada es casual. Lo primero que pensé al ver este horror de imagen con esos 1.959 modelos de boletas partidarias es: qué asco (y perdón por la expresión), pero así fue. ¡Qué trampa y qué desvergüenza; eso no es ganar, es simplemente trampa! Pasando las hojas del diario leo, ese mismo día, la medulosa carta “La naturaleza humana”, de Evelina Brigitte Nader, y con asombro leo que desde la psicología se diferencia al sujeto maduro, quien mientras satisface sus necesidades y logra su independencia es capaz de velar por lo social, favoreciendo el crecimiento y el progreso. Por el contrario, el sujeto inmaduro no tendrá asco en su voracidad, no tendrá vergüenza en sus ansias de poder, nn tiene culpa por el daño que causa. ¡Dura y realista definición! Darío Albornoz, ese mismo día, expresa su rechazo al sistema con la palabra “hipocresía”: descarada falsedad que se reitera cada dos años, para acceder a inmerecidas posiciones de dinero y poder, ejercido en la provincia por el mismo partido político desde 1983, cuando recuperamos la democracia. Tucumán, la provincia más pequeña, se merece otro destino, y de cada uno de nosotros depende encontrarlo.

Florencia Aráoz

[email protected]

Economía de hoy

En este 25 de Mayo, aniversario de nuestra Argentina, es bueno hacer un pequeño balance de lo hecho. Desde 2003 hasta 2015, se eliminaron los incrementos que por las refinanciaciones de la deuda externa, fueron más de U$S 170.000 millones. Luego se pagaron al FMI U$S 10.000 millones, y también se pagó al Club de París una deuda varias décadas atrasada, por más de U$S 15.000 millones, ¿De qué pueden ser?: dólares. Durante estos años se dieron subsidios por sumas fabulosas -que nunca pudieron conocerse por completo- a las empresas de servicios públicos, en manos privadas. Tampoco se controló la reinversión de esos subsidios que, en definitiva, son pura ganancia; por lo tanto, no se coparticiparon. Todos los beneficiarios de las rebajas en tarifas o congelamiento de éstas fueron millones de argentinos. Estas rebajas, o no subas, por lógica matemática alguna vez debían terminar. Aún no se conoce dónde fueron a parar los montos de los subsidios; en algún bolsillo están. ¿Cuáles son? Desconocemos. Lo ilógico, raro, misterioso, es lo siguiente: Si teníamos capacidad para tantos pagos, tantos subsidios y además tantos beneficios, hasta del Niño por Nacer, planes, pero sin trabajo concreto; sueldos del presidente del Banco Central y directores, ministros, legisladores, senadores, ejecutivos, etcétera, orillando cantidades millonarias; con el congelamiento de intereses en los préstamos de la Anses a jubilados al 16% anual; la exportación de soja incrementándose con el precio por tonelada: alrededor de U$S 400, y la retención del 35%. La pregunta es: ¿Por qué ahora, 2019, tenemos una deuda externa de casi U$S 100.000 millones? La moneda nuestra, el peso, devaluándose como loca; los argentinos huyendo con sus dólares al exterior, porque no hay esperanza de que se hagan grandes obras que otorguen trabajo a largo plazo. Es que faltan grandes planes. Los impuestos directos y los indirectos bastan y sobran a quienes gobiernen el país; las retenciones o el uso de los fondos de los jubilados para gastos corrientes son violaciones a las leyes. ¿Alguien entiende todo esto?

Carmelo J. Felice

[email protected]

Alumnos sin docentes

Creo que es una locura que los alumnos de varias escuelas y colegios no tengan docentes que dicten sus materias. Tal es el caso de una Escuela Técnica de Concepción, la N° 1, en donde los alumnos carecen de profesores. Desde el inicio de clases, allá por marzo, no se dictan las clases de Historia y Lengua. Hace menos de 15 días, recién tienen Inglés, y las materias Estática y Electrotecnia las tienen hace escasamente un mes. A esta altura del año se presupone que los alumnos están dando o por dar sus pruebas trimestrales. Me pregunto: ¿qué les tomarán los profesores a sus alumnos? ¿Los atiborrarán de contenidos en los días que faltan para completar el porcentaje que debieron dictar en este primer trimestre? ¿Sabrán si el alumno comprendió o no lo que dictó el profesor? A esto hay que agregar que el Ministerio de Educación de la provincia dicta cursos de capacitación y perfeccionamiento para los docentes durante los días que el alumno debe asistir a clases. Con esto se rebajan, aún más, los días que el alumnado no tiene clases. Resultado: los estudiantes no tienen 180 días de clase. ¿Qué locura es esta?

Juana M. Farías

[email protected]

Lavado de dinero

A raíz de la denuncia del periodista Jorge Lanata, sobre el lavado de dinero que tenía como protagonistas a Néstor Kirchner y Lázaro Báez, y que eran socios en la empresa constructora Austral Construcciones, quiero señalar que en Uruguay hoy se está investigando cómo se realizaba la llegada de millones de pesos al vecino país, sin el control correspondiente, para luego terminar su destino en Panamá. Ya nada nos sorprende: la política está al servicio de los corruptos, son los que, a mi modo de pensar, llegan a ella no para servir al pueblo que los votó, si no para servirse de ella. Así vemos en nuestra provincia el aumento de la pobreza y la marginalidad social. Los millones que se evaporan en beneficio de aumentar las arcas de los que prometen puentes sin que existan ríos, los que reciben millones de pesos como Coparticipación Federal y se quedan con ellos, aplicándolos con una frase común: “pavimento para todos”, donde a nadie rinden cuenta del costo de los mismos, si es que lo hacen, y cuánto salió dicha obra. La política, en sí, es honesta para el que sabe aplicarla; los deshonestos son los malos políticos que la usan para sus fines electorales, donde el dinero es usado en sus propios beneficios y no beneficiando a los que confiaron en sus discursos de que esos fondos se aplicarían en erradicar la pobreza, y en mejorar la salud y la educación de sus habitantes. Hoy, la política en Tucumán pasó a no tener figuras que la representen; los partidos de la oposición no las crearon, se pelean entre ellos para ver quién los representará, sin tener en cuenta cuál es el camino que nos señala la democracia. Y está en nosotros mismos ponernos de acuerdo sobre quién será la persona señalada que, quiera Dios, nos libere de los políticos que la usaron para enriquecerse y que generó que hoy tengamos la mayor cantidad de pobres de todo el país.

Jorge Antonio Chaves

Sabín s/n - El Corte
Yerba Buena

Camino del Perú

El intendente de Yerba Buena podría arreglar de una vez por todas el trayecto de Camino del Perú, que va desde la rotonda con la avenida Perón y hasta la avenida Aconquija. Hace meses que empezaron algunas reparaciones, y luego desaparecieron los obreros. Además, en la intersección de Bolivia y Camino del Perú urge poner un semáforo para ordenar el tránsito. Es de sentido común. Un gran caudal vehicular circula por ahí, desde y hacia la Capital. Existe un gran riesgo de que se produzcan accidentes, que se resolvería con la instalación de un simple semáforo.

Rosa Aguirre

[email protected]

Comentarios