Crimen en el centro: quisieron asaltarlo, se resistió y le pegaron un tiro

El hombre de 64 años había salido de su casa en motocicleta para dirigirse a su trabajo; luego habría sido atacado por motochorros.

03 May 2019
1

CAUSA. Los peritos levantaron pruebas en la zona de Salta y Córdoba. la gaceta / foto de Antonio Ferroni

“Yo iba en el colectivo, vi un accidente pero nunca imaginé que era mi marido”, reveló Nélida Juncos, esposa de Alberto Arturo Córdoba, quien murió al recibir un disparo ayer a la mañana cuando se dirigía a su trabajo.

El hombre, de 64 años, trabajaba como sereno de la DAU (Dirección de Arquitectura y Urbanismo) y se dedicaba a hacer pan en su casa. “Él salió a las 5, como todos los días, para ir a su trabajo. Agarró la avenida Salta para ir derecho desde Villa Mariano Moreno, que es donde vivimos”, relató Nélida.

El portero manejaba una motocicleta roja, que según su familia, hacía poco había comprado, y aparentemente habría sido sorprendido por motochorros que quisieron asaltarlo en avenida Salta. El hombre cayó a metros de la esquina de Córdoba y Salta, en la vereda de uno de los edificios, con una herida de bala en la espalda.

Según informó la Policía, Córdoba tenía en su poder un arma. Su hijastro, Gerardo Gallardo, dejó en claro que “tenía una pistola porque se perseguía por los robos, porque siempre salía en la moto”. “No tenía problemas con nadie. Esto, para mí, fue un intento de asalto. Quizás lo persiguieron y aprovecharon que en esas calles no hay nadie. Lo asaltaron y le dispararon”, añadió entre lágrimas Miguel Ángel Córdoba, hermano del sereno. “Él solamente llevaba la documentación de la moto y su documento”.

El crimen sucedió alrededor de las 6, según dijo la Policía. Verónica (pidió que su apellido quedara en reserva), una comerciante de la cuadra, contó que el cuerpo del hombre estuvo tirado mucho tiempo hasta que llegó la Policía. “Siempre tuvimos miedo por la inseguridad, pero más en nuestro barrio, porque la zona es horrible. No acá en el centro”, dijo Nélida a su turno.

La mujer trabaja en una casa de familia y contó conmocionada que uno de sus hijos, por parte del sereno, vive en el sur y que aún no se había enterado de la muerte de su padre. “Un pariente que está de visita en la casa nos dio la noticia”, indicó el hijastro.

La muerte de Arturo Córdoba dejó consternados a todos los vecinos y comerciantes de la zona céntrica. “La Policía no nos decía nada, sólo que había un hombre muerto. Tampoco nos dejaban pasar para abrir nuestros locales”, dijo la dueña de un local de zapatos. “Pude abrir cerca de las 10”, agregó. La Policía había cortado el tráfico desde Santiago del Estero y Salta hasta calle Mendoza.

De acuerdo a fuentes policiales, la hipótesis más fuerte que se maneja es que el portero fue baleado cerca de la zona de avenida Salta y Uruguay, ya que allí cerca se encuentran varios barrios conflictivos; y que cuando quisieron quitarle su motocicleta, el hombre se resistió y le dispararon por la espalda. Se cree que el sereno condujo por avenida Salta y al llegar a Córdoba se desvaneció y cayó en la vereda.

El jefe de la Policía, Manuel Bernachi, confirmó a LA GACETA que los investigadores tenían previsto examinar las cámaras de seguridad, tanto de la calle como la de los comercios, para esclarecer la muerte del sereno. En la Fiscalía de Homicidios indicaron que, además de estudiar las cámaras, realizarán pruebas sobre el arma que se encontró junto al cuerpo de la víctima. (Por Luciana Nadales)

Comentarios