“Quiero conocer la cara del motochorro” - LA GACETA Tucumán

“Quiero conocer la cara del motochorro”

La joven que fue arrastrada por un asaltante en Córdoba al 400 busca filmaciones del ataque.

27 Abr 2019
1

VÍCTIMA. Nadia Chumba, en la parada donde le robaron el miércoles. la gaceta / foto de Analía Jaramillo

“Quiero conocer la cara del motochorro que me arrastró y me robó”, expresó Nadia Chumba, la joven estudiante de 28 años que fue brutalmente asaltada por un delincuentes el miércoles por la noche. El ataque ocurrió en una parada de colectivos de Córdoba, entre 25 de Mayo y Laprida, alrededor de las 23.30.

Un día después del violento ataque, Nadia apunta a conseguir alguna filmación de video para saber cómo es el rostro de su arrebatador. “Vamos a pedir las imágenes de las cámaras de seguridad de la cuadra para ver si logramos que se conozca quién es y así puedan detenerlo”, insistió. La joven recordó que hace unos días, a través de una captura de una grabación, se pudo conocer quiénes fueron los responsables de un ataque a una familia que caminaba por la vereda de Las Piedras al 2.200, para celebrar su domingo de Pascua. “Así como encontraron a esos tipos con una filmación, quizás se pueda saber quién fue el que me robó a mí para que termine preso”, reclamó Nadia.

La joven, que quedó con moretones en su cuerpo y una fisura en el codo luego de caer al piso y ser arrastrada por el asaltante, realizó la denuncia en la seccional 1ª. Exigió que la Policía actúe de inmediato. “Estoy desilusionada de los policías, deberían conocer el protocolo y llevarlo a cabo”, expresó.

Casos anteriores

El pasado 17 de febrero, Amira Juri (49 años), docente en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNT, salía de tomar un café con su hermana en el microcentro de la capital. Cuando caminaba por 25 de Mayo, al llegar a San Juan, para ir a buscar su auto, fue atacada por la espalda por un motochorro que le arrebató la cartera. Tal como le sucedió a Nadia Chumba, Amira cayó al piso por el violento golpe que le propinó el delincuente y resultó herida.

El ataque había ocurrido a plena luz del día. “Sentí como si el peso de una pared cayera sobre mí”, le había manifestado la docente a LA GACETA.

“Mi mujer ahora está en rehabilitación y está mejorando. Recién esta semana pudo volver al trabajo porque tenía exámenes”, contó ayer su esposo, Carlos Budeguer. “Ahora sale sin cartera y acompañada. Por miedo, por supuesto”, puntualizó.

Las dos mujeres víctimas de la inseguridad terminaron con el brazo derecho inmovilizado.

Zona comercial

Ayer, el fiscal Diego López Ávila describió que la mayoría de los casos de ataques de motochorros que ingresan en la unidad judicial Especializada en Robos y Hurtos I, ocurren fuera de las cuatro avenidas. Explicó que lo que suele ocurrir en el microcentro son situaciones de arrebato y sustracciones menores (como robos de pungas y de mecheras), por tratarse de una zona comercial.

Comentarios