Un amor de carrera

Agustina Landers y Nicolás Cappetta son mejores atletas desde que son novios.

14 Abr 2019 Por Mariana Apud

Hace un año y medio que el cronómetro se volvió más “simpático” para Agustina Landers y Nicolás Cappetta. Ese es el tiempo que llevan juntos, como pareja, enamorados. Casualidad, causalidad, no pueden determinar con precisión, pero la cuestión es que los registros de tiempos de los dos atletas -se especializan en los 10 kilómetros- mejoraron. Ya se conocían antes de formalizar, las miradas en una que otra carrera se cruzaban y más cuando coincidían en los entrenamientos de la academia de Sergio Acuña, el primero que los entrenó. “Cuando nos pusimos de novios empezamos a entrenar más todavía”, comentó Nicolás. “Somos mejores atletas”, reconoció Agustina.

Hay una motivación distinta para los dos, desde que están juntos, cuando entrenan en la avenida Presidente Perón. Nicolás levanta la mirada porque sabe que adelante va Agustina. Agustina pisa firme y con la mirada hacia el suelo. No importa qué pasa adelante para ella, su seguridad en el entrenamiento pasa porque tiene la certeza: Nicolás viene por detrás. “Yo no hubiese llegado a lo que soy, si no hubiese sido por ‘Nico’. Hubiese sido muy diferente”, contó Landers.

TRES. Los recuerdos de las tres carreras ganadas.

Así es con ellos: detrás de la gran mujer, está el gran hombre. Y no tiene que ver con una época de reivindicación femenina y empoderamiento de la mujer. Es cuestión de rendimiento deportivo y el cronómetro, que rige una parte de la relación.

“Empecé contándole de ella porque tiene más condiciones que yo”, fue sincero Nicolás cuando explicó el primer contacto con Alexander De los Santos, el actual entrenador de ambos. Nicolás no oculta su orgullo: con Agustina encontró el amor, pero además una atleta de elite, aunque a ella le cueste aceptar el rótulo avalado por sus resultados. El ingeniero electrónico percibió, incluso antes de ser su novio, lo que varios le recomendaban a Landers cuando la veían competir o entrenar. “Muchos me decían: ‘vos podés dedicarte un poco más’. Gente que me veía en una carrera y sabía que era nueva”, recordó la estudiante de Nutrición.

Con el empujón de Nicolás, se dedicó más como todos le sugerían y con las directivas de De los Santos es que el progreso y los resultados no paran de llegar… para los dos, sí, pero es Agustina la que causó impacto en el atletismo nacional. “La tucumana Agustina Landers se confirmó como una de las revelaciones del atletismo de fondo de los últimos tiempos”, detalló el portal de la Confederación Argentina de Atletismo luego de la victoria de la atleta en los 10 kilómetros que se corrieron en Vicente López. Para esa calificación, antes, Agustina ya había logrado los triunfos en Mendoza y en San Luis; todos en fines de semana consecutivos.

“Hice mi mejor marca”, le agrega más alegría a la victoria en la localidad bonaerense, cuyo circuito está certificado oficialmente. Ella paró su cronómetro en 35’30” y Nicolás tuvo el mismo progreso. “34’26” también fue mi mejor marca en Vicente López”, cuenta sonriente el joven de 28 años. ¿Será el amor? Algún porcentaje tiene que ver, pero no dejan de destacar a su entrenador y el entrenamiento planificado que tienen.

Será por esa confianza que, poner un punto límite a su rendimiento, les cuesta tanto. “No hay límites. Esto es seguir mejorando hasta que se pueda”, sentenció Landers. “Hasta dónde me dé el cuerpo”, dijo tajante Cappetta. Mientras entrenan en la avenida Presidente Perón, cuando van distanciados, es signo que cada uno está en su universo de atleta: Agustina “escucha” sólo a su cuerpo y Nicolás, hace lo mismo. Esa separación ocasional se produce cuando corren, el momento en que más felices están porque saben que su amor está en carrera.

Un entrenador confiado

Alexander De los Santos es el entrenador de Landers y Cappetta desde noviembre de 2018. El uruguayo es conocido en la provincia por haber sido tercero en la edición 2017 de la Maratón Independencia. Además de haber conseguido importantes triunfos como atleta, De los Santos ahora es entrenador de varios deportistas de distintas partes de Sudamérica. “Es muy difícil que le diga que no a alguien que quiera entrenar. La diferencia está en que el sí sea rotundo o no”, estableció. “Es el caso de Agustina y Nicolás, que son muy disciplinados y muy serios. Lo que me aporte el atleta yo se lo devuelvo”, explicó De los Santos, convencido del buen equipo que forma con la pareja.

EQUIPO. De Los Santos, radicado en Brasil, visitó recientemente a sus dirigidos.

El entrenador tiene un plan para los tucumanos. “La idea es ser objetivos en el objetivo y lógicamente ambiciosos”, advirtió. “Nicolás puede desarrollarse de una manera interesante en las carreras de calle para después pasar al trail (montaña) y tener participación en el campeonato del mundo. Y Agustina tiene una proyección olímpica en maratón”, detalló y obligó a la pausa. La meta es que la tucumana de 22 años, en los Juegos Olímpicos de París 2024, sea representante argentina. Es un camino de cinco años en los que Landers deberá consolidarse aún más en los 10 kilómetros, empezar a competir en los 21k y amoldarse a esa distancia, para llegar adecuadamente a los 42k, la distancia olímpica a la que aspira.

“Pienso que Agustina tiene una jerarquía genética interesante: creo que Tucumán, hoy por hoy, está al frente de la atleta que más promete. Son bastante afortunados de tenerla”, destacó De los Santos. “Queda todo en manos de ella y en el trabajo que hagamos juntos”, anticipó el entrenador.

Viven corriendo, pero no corren para vivir

A los dos les gustaría vivir del atletismo, pero no se puede. “Todo el tiempo, estoy en el trabajo y pienso en el entrenamiento que me toca hacer a la tarde. Pienso en comer bien a media mañana. Siempre estoy pensando en el entrenamiento de la tarde. Pienso que quisiera estar descansando para poder entrenar bien, pero hay que trabajar”, reconoció Nicolás.

El ingeniero electrónico trabaja en el taller mecánico familiar. “Estoy desde las ocho hasta las cinco de la tarde y después a entrenar. Cuando tengo doble turno de entrenamiento me levanto a las seis”, contó el atleta, que empezó a correr para bajar de peso.

La profesión que Agustina eligió es Nutrición. “Estoy en cuarto año en la Unsta. La elegí antes de empezar a correr”, comentó “Agus”. En la elección profesional encontró un vínculo. “Toda mi vida me gustó el deporte y quería algo relacionado con eso”, indicó. La correcta alimentación es fundamental para una precisa actividad deportiva, como la que su novio y ella hacen. Además es mejor tener todos los frentes autocubiertos con la meta que persigue. “Me gustaría formar parte de la historia deportiva de la provincia y el país”, explicó su anhelo con un poco de timidez que caracteriza su personalidad. “Me cuesta… soy poco expresiva”, reconoce.

Comentarios