Casación confirmó la pena de 25 años de prisión para el cura Ilarraz

El sacerdote fue condenado por el delito de abuso y corrupción de menores, cometido cuando era preceptor del Seminario Menor de Paraná.

08 Abr 2019
1

Justo José Ilarraz

El padre Justo José Ilarraz deberá cumplir la pena de 25 años de prisión efectiva por el delito de abuso y corrupción de menores. La sentencia fue confirmada hoy por la Sala I de la Cámara de Casación Penal de Entre Ríos, que rechazó el recurso de casación interpuesto por la defensa.

El fallo confirmó, de este modo, la sentencia del 21 de mayo de 2018 dictada por la Sala II de la Cámara I en lo Criminal de Paraná, "que ya había condenado a Ilarraz por considerarlo responsable del delito de promoción a la corrupción de menores agravada por ser encargado de la educación -en cinco hechos- y del delito de abuso deshonesto agravado por ser encargado de la educación", informó el Poder Judicial entrerriano.

Asimismo la decisión del tribunal también mantiene para el cura la prisión domiciliaria con tobillera electrónica hasta que la condena quede firme ya que la defensa realizó otras instancias de reserva de impugnación extraordinaria ante el Superior Tribunal de Justicia y ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación.

Ilarraz cumple su prisión preventiva en un departamento ubicado en calle Corrientes de la ciudad de Paraná, a menos de 10 metros de una escuela secundaria y de una agencia de viajes de egresados y quinceañeras.

La causa

Los abusos fueron perpetrados mientras Ilarraz se desempeñaba como preceptor en el Seminario Arquidiocesano Nuestra Señora del Cenáculo de Paraná, entre 1985 y 1993.

Hasta que el caso tomó estado público, Ilarraz desempeñaba funciones pastorales en la Parroquia Sagrado Corazón, de Monteros, que depende de la diócesis de Concepción.

En mayo de 2018, los magistrados encontraron culpable a Ilarraz de promoción a la corrupción y abuso de menores agravado por ser encargado de la educación de los mismos, en cinco de los siete casos denunciados donde fue declarado culpable de abuso deshonesto de las otras dos víctimas que lo denunciaron y testimoniaron en el juicio, quienes hoy tienen cerca de 40 años.

Durante casi un mes de audiencias testificaron 24 curas, cuatro ex sacerdotes, tres obispos, las víctimas y sus familiares, e Ilarraz, que dijo que "todo fue un plan orquestado" por una de las víctimas. (Télam)

Comentarios