Diccionario electoral, de la A hasta la Z

Ya están casi listos los candidatos a gobernador para el 9 de junio. El armado de las listas muestra las diferencias y las apetencias futuras. Las internas en el oficialismo y en el frente opositor empiezan a aflorar. Insulto y neologismo.

31 Mar 2019 Por Federico Diego van Mameren
1

Acoples: Sistema que se aplica para poner muchos candidatos a legislador o a concejal y que sirve para sumar votos para el postulante a gobernador o intendente. Les asegura la salida a los cabezas de lista y casi a nadie más. Antónimo: Lista única. En esta se asegura la salida de más candidatos a legisladores o concejales de esa nómina.

Palabra que separa a Silvia Elías de Pérez y sus amigos del Pro y del radicalismo de Germán Alfaro y sus acólitos peronistas.

Burra: dirigente que no puede hacer nada solo y que toma como referente al que mejor le paga. Rara especie dirigencial que mezcla alperovichismo con manzurismo.

Campaña: Espacio de tiempo durante el cual los candidatos coinciden en casi todo y prometen hacerlo, pero son incapaces de coincidir entre ellos para que las cosas se hagan.

Distancia: sinónimo de grieta. Es la medida que existe entre un dirigente político y los ciudadanos a los que les pedirá el voto. Tienen lenguaje diferente, ideales distintos y sin embargo el dirigente habla en nombre de ellos.

Empresario: Término que provoca extrañas reacciones al candidato a gobernador José Alperovich. Le quita el sueño porque no encuentra quien le acepte ser candidato a intendente de Capital. Le provoca tirria porque ya hubo más de uno que le dijo que no.

Faro: Sufijo de Alfaro. Son los seguidores o los que se iluminan con el intendente. (Siguen al faro). Se trata de más de una decena de acoples se anotarán para colgarse del saco y, a la vez, promover la reelección del intendente de Capital. Se trata de un núcleo peronista que está claramente diferenciado de los radicales y de los Pro que impulsan a Elías de Pérez.

Gallego: Dirigente político que nació socialista y se hizo peronista (y alperovichista mientras le convino), para crear un imperio electoral denominado Acción Regional. Aspira a vencer al arquero Sergio Mansilla consiguiendo más legisladores y sueña con tener la presidencia subrogante en el caso de que ganaren Manzur y Jaldo.

Humorada: Dícese de la decisión que tomaron los legisladores Silvia Rojkés, Marcelo Ditinis y Julio Silman de abandonar el superbloque oficialista, que obedece sin discusión las órdenes de Manzur y Jaldo. Pese a que su líder, José Alperovich, se desvinculó de Manzur hace varios meses, ellos demoraron la escisión de la bancada.

Inseguridad: Temor de no salir electo en las próximos comicios del 9 de junio. Suele neutralizarse con la doble candidatura a gobernador y legislador o a intendente y concejal, especialmente en el interior de la provincia.

Junio: Mes en el que comienza el año para muchos políticos tucumanos; y finaliza la carrera de muchos otros. “9 de”. Fecha en la que se celebra la picardía institucional de Juan Manzur y Osvaldo Jaldo que les permitió ganar por lo menos tres meses de campaña electoral en su favor.

Kabuby: Apodo que saca de quicio al ex titular del Ente de Turismo. Forma coloquial con la cual el oficialismo llama al concejal y candidato a intendente de Yerba Buena, Walter Aráoz. Su postulación frustró la unidad que daba al peronismo más chances de volver al poder en esa ciudad. Esa decisión descolocó a Bernardo Racedo Aragón.

Lío: Orden dada por el papa Francisco, que la candidata a gobernadora Silvia Elías de Pérez cumple a rajatabla en el Frente por Tucumán. Todo estaba previsto y ordenado para que el candidato fuese José Cano. Desde su elección, las principales figuras son críticas de las acciones de la postulante.

Miedo: Rara sensación que sienten algunos dirigentes políticos vinculados a la Legislatura cuando se les consulta sobre el sistema de remuneración del que gozan los representantes del pueblo.

Ni: Preposición elegida por las candidatos cuando se les plantea la posibilidad de encontrar puntos básicos de acuerdo para que los ciudadanos tengan previsibilidad en los futuros años. Todos coinciden en los problemas principales (inseguridad, justicia, inflación, corrupción), pero ninguno precisa acciones a seguir ni interés en consensuar.

Ñoqui: Neologismo. Aportante de lujo que tienen los candidatos y que están dispuestos a firmar un recibo de sueldo y a donar casi todo lo que iban a recibir al legislador o funcionario que los nombró con tal de que el “beneficio” se mantenga durante otros cuatro años. Antiguamente, se denominaba así a quienes cobraban sin trabajar. Ahora la definición se ajustó porque esos “trabajadores” se convirtieron en donantes de dinero.

Opositor: Adjetivo sustantivado que, en política, designa a quien se ubica en “la vereda de enfrente” respecto del oficialismo. En tucumano básico se convierte en un relativismo. No sólo por quienes ocupan bancas en condición de tales, sino por quienes no tienen claro, en el otro extremo, se convierten en anti-oficialistas. Opositor es sinónimo de adversario, no de enemigo.

Pro: Prefijo positivo que es negativo para cualquier armado político.

Querer: Verbo que no puede conjugar en el oficialismo el concejal Armando Cortalezzi. Para él no significa lo mismo que para Manzur y Jaldo. Esa diferencia podría modificar algunas listas de acoples esta semana.

Rulo: Eufemismo para disimular el enredado momento que vive el legislador Albarracín, al que su par Ariel García le ofrece un segundo lugar en la lista detrás de su hermano Maximiliano. La opción es aceptar un sexto espacio en una única lista por el oeste en el armado de “Vamos Tucumán”. Las posibilidades, en uno y otro caso, serían prácticamente las mismas.

Sorpresa: Llámase así a la visita de algunos funcionarios nacionales. La crisis económica que azota al país pone en tela de juicio si conviene o no la llegada de miembros del gabinete nacional para apoyar a la fórmula Elías de Pérez-Paz.

Tupudutu: Interjección cacofónica que significa un insulto en el idioma infantil del candidato a vicegobernador del frente “Vamos Tucumán”. Apodo con el que suelen llamar a esa persona.

Último: Lugar de aparición elegido por los sectores de izquierda para lanzar a su postulante a gobernador. Luego de especulaciones y conciliábulos le darían descanso a Daniel Blanco, quien intentaría llegar a la Legislatura. Como aspirante al Poder Ejecutivo se designaría a Ariel Osatinsky.

Venganza: Motor electoral que mueve al alperovichismo para vencer a su anterior socio Manzur, y viceversa.

Washington, Palacio de: Nombre que podría adoptar la vivienda de 25 de Mayo al 800 que legisladores oficialistas y funcionarios del Ejecutivo quieren expropiar; aun cuando su dueña pueda tener un juicio o no quiera desprenderse de la casa en la que funcionaría el Ministerio de la Defensa para Navarro Dávila.

X: Letra que sirve para reemplazar cualquier vocal en la desinencia de las palabras de lenguaje inclusivo. Letra preferida por los dueños de la lapicera política y que más se utilizará para tachar candidatos en el armado de listas y que no serán nada inclusivas.

Yo: Persona que ha elegido a prácticamente todos los candidatos a ocupar cargos electivos. Palabra que, en boca de los dirigentes políticos, suele utilizarse como sinónimo de “la gente me lo pide”.

Zafar: Acción preferida por el sistema de seguridad de la provincia, mayor debilidad de los candidatos oficialistas. Denominación que suele darse al bumerán que implica no encontrar la salida a la merma de asaltos y violencia ciudadana en Tucumán.

Comentarios