Cartas de lectores - LA GACETA Tucumán

Cartas de lectores

29 Mar 2019
1

Candidatos y elecciones

Mi nieto realizó el año pasado el “jardín de cuatro años”, en el cual disfrutó de todos los juegos, las distracciones y los regalos que le ofrecieron. Este año comenzó el “jardín de cinco años”, y con él comenzaron las obligaciones, tales como copiar las letras y los números, realizar ejercicios supervisados, someterse a la disciplina que impera en el colegio, no andar corriendo por el aula o el patio a su antojo, estar quieto y sentado en clase, poner atención en lo que hace, etcétera. Mi intención con esta introducción no es promocionar al niño, al colegio que concurre, ni a las “seño” que lo tienen a su cargo, sino mostrarles a los señores políticos que se candidatean (en este año electoral), que el tiempo pasa, que las obligaciones cambian, que lo aprendido en los años pasados tiene que haber dejado una enseñanza positiva para ponerla en práctica a partir de este año, y que hay que mirar al futuro a corto y a largo plazo. A corto plazo, porque hay cosas que no pueden esperar más, como ser: el dinero que no alcanza, la inseguridad, la aplicación del riguroso cumplimiento de las leyes y la creación de fuentes de trabajo, principalmente, pues necesitan urgente solución. Y a largo plazo, porque la elección de un candidato político para la función pública no es una invitación a una fiesta, sino la habilitación legal para realizar una tarea que requiere seriedad, responsabilidad, buena voluntad, eficiencia y honorabilidad. Pero, por favor, que sea una honorabilidad obtenida sobre todo con honradez. Por lo que espero que no acaben siendo como mi nieto, que ya anda renegando porque tiene que trabajar y someterse a las nuevas normas establecidas por el colegio sin protestar.

Daniel E. Chávez

[email protected]

Seguridad en el aeropuerto

El jueves 21 de marzo pasado, cerca de las 16 horas, dejé olvidada una tablet en la zona de “cargas” para celulares y afines del Aeropuerto Benjamín Matienzo en esta provincia. Al darme cuenta volví al lugar, pregunté al personal de seguridad, etcétera. A pesar de que dicha tablet no podrá ser usada por ninguna otra persona y el daño es, sobre todo, porque es una importante herramienta de mi trabajo, lo que sorprende es que ¡en el lugar no haya cámaras de seguridad funcionando! ¿Este es el Aeropuerto Internacional que tenemos en Tucumán? Quiero destacar que todos los funcionarios con los cuales hablé fueron muy amables al atender mi problema, pero... ¿que no haya cuestiones básicas de seguridad?

Gustavo Guersman

[email protected]

Economía de guerra

Invito a leer el artículo del periodista Jorge Fernández Díaz (LA GACETA del 24/3). Allí cita a Raymond Aron, antagonista de Jean Paul Sartre- quien le objetaba a este sus cíclicas ideas totalitarias de algunos intelectuales europeos del siglo XX. Aron advirtió también que: “…la Argentina era el único misterio que escapaba a la comprensión de los economistas…”, mención que despertó la curiosidad de su alumno Guy Sorman, que lo llevó a visitar Argentina en los años ‘70; y que concluiría que: “…la Argentina padece un mal singular que en otras partes de América latina da la impresión de haberse superado, pero que aquí parece incurable: una incapacidad crónica, genética, cultural, existencial, para dotarse de instituciones estables, que trasciendan las disputas partidarias, ideológicas y provinciales…”. Seguidamente, considera que el principal culpable de esta grave enfermedad es el peronismo, cuando afirma que: “…el peronismo se convirtió en un pensamiento todoterreno, que permite legitimar tanto las exacciones como las reformas liberales, favoreciendo el culto al ‘Jefe’ (por Perón) más que a las instituciones…”. Un lector (26/3) nos recordó que (el ex presidente de la Nación) Raúl Alfonsín tuvo el coraje de no mentir y de afrontar la realidad, diciéndole al pueblo que implementaría una economía de guerra ante la crisis económica que vivía el país. Lamentablemente, ante tanta honestidad, el peronismo todoterreno le realizó 13 paros generales nacionales, desgastando su autoridad y obligándolo a entregarle a Carlos Saúl Menem el gobierno seis meses antes de culminar su mandato. Hoy, nuevamente ese peronismo todoterreno se erige como el salvador del país sin ponerse colorado, cuando la causa de la grave crisis económica que vivimos reconoce su origen en ese mismo pensamiento. Mauricio Macri no es la panacea, pero representa, desde 1928, que el “no peronismo” complete un mandato democrático. Estimo que Argentina está en un momento histórico y trascendente de su vida política, económica, social y cultural que le permita, de una vez por todas, salir del atolladero peronista y que acceda a recuperar la institucionalidad perdida.

Luis Vides Almonacid
[email protected]

Paradojas

Como suele suceder con los de los ideales, ¡siempre con el caballo detrás del carro! Todavía sigue lo que ya no debería suceder: los que luchan por el derecho a la vida, desde su misma concepción, o los que están, por la legalización del aborto; todavía se siguen muriendo las mujeres que apelan a los abortos clandestinos, o de lo hermoso que hubiera sido, ese niño, si hubiésemos permitido que nazca; dos posiciones opuestas, como la misma vida. Vivimos porque nos alimentamos de ilusiones y de anhelos que nos permitan vivir de una manera normal, lo que en este idioma argentino sería lo mismo que tener una vida feliz (hablando humanamente). Afirman, los que dicen entender, que en la Argentina vamos por el buen camino, que no queda otra opción y que esta social economía es la única posible. Hace tiempo y allá lejos, la señora Elisa Carrió dijo que los argentinos podemos quedarnos tranquilos: que el dólar había alcanzado su techo, en los $ 24,50, que valía entonces. ¿Perogrullada? ¡No! Un descuido de evaluación, y así vive su vida esta señora que poco hizo por la Argentina. ¿Y eso de “pobreza cero”, o “impuestos nunca más a los empleados”? Después de más de tres años al frente del Gobierno argentino, ¿es este hombre el que quiere seguir al frente del poder? En estos tiempos anómalos todo es permisible, sobre todo cuando la incapacidad de nuestro Presidente es nuestro peor enemigo. ¿Y si les preguntamos a los jubilados cómo viven sus últimos felices años? Pero de esto no habla el “señor de las promesas incumplidas”; sólo tiene expresiones de anhelos o promesas que no se cumplen. En estos días informaron de lo bien que se desenvuelve la educación en Buenos Aires (en la provincia), mientras numerosas escuelas se caen a pedazos, mientras la artífice -María Eugenia Vidal- de los problemas sin resolver (en cuanto a educación) tiene la tasa más alta de aceptación (política) y no es cuento. Pero, ¿no darle importancia a lo más importante para una sociedad, que necesita de hombres capaces y morales, para dirigir nuestro destino? Es realmente inaceptable su incapacidad de poder conciliar. Mientras, el aumento del dólar, del que deviene nuestra inflación y un constante desmedro en nuestra calidad de vida; continuar aumentando los servicios públicos, sin tener en cuenta el incremento de los salarios, es lo mismo que sucede desde un primer momento del mandato de Macri: no dejan de ser vidas miserables anunciadas, con el agravante de que la incapacidad de nuestro mandatario nacional ha tocado su techo. Es que los abismos de la pobreza son tan profundos que nadie los podría dimensionar, sobre todo cuando el hambre duele lo imposible, o cuando hay cientos de miles de personas que mueren por esa maldita desnutrición o por enfermedades, que a punto de ser erradicadas, hoy son motivo de muerte para quienes las contraen por tener las defensas bajas a causa del hambre, de la tuberculosis o de la desnutrición misma. ¿En la República Argentina tenemos un Presidente capaz? Si así es, ¿dónde está?

Héctor Leonardo Bravo
[email protected]

Producción

La fortaleza económica de un país depende, mucho, de que la producción se modernice, se tecnifique y crezca; pero aquí, ¡el productor cobra menos del 20% de lo que paga el consumidor! ¡No cubre el costo de producción! Entonces, ¿cómo se va a modernizar, tecnificar y crecer? Los “formadores de precios” estafan a ambos: a los productores y a los consumidores, simplemente haciendo de “goma” las leyes de mercado (leyes que nadie controla ni hace cumplir, por lo que rige la ley natural de la selva), acaparando lo suficiente, o importando. Manejan la oferta y la demanda, y poniéndose de acuerdo se ríen de la libre competencia. El objetivo principal es fundir al productor, y comprarle baratas la fábrica y/o la finca, quizás en remate. Nuestros gobernantes deben considerar como cuestión de Estado proteger a los productores, en especial a los pequeños, evitando que caigan en la pobreza. En Tucumán deben controlar la comercialización de azúcar, granos, verduras, etcétera. Muchos de estos productos están al borde del quebranto. Por ejemplo, el azúcar: cuando se adueñen de todos los eslabones de su producción y venta, el único estafado será el consumidor, porque aumentarán el precio cinco o seis veces, hasta alcanzar el de la yerba mate, donde seguramente ya tienen la cadena completa.

José Manuel Sader

24 de Septiembre 19
San Miguel de Tucumán

El lago San Miguel

Seguimos luchando para que se sanee el estado deplorable de nuestro preciado Lago San Miguel, en el Parque 9 de Julio. Este es nuestro tercer pedido en lo que va del año, más los anteriores el año pasado, gritamos a viva voz al intendente, que no tienen derecho a tener este patrimonio de la humanidad y de todos los tucumanos en el estado calamitoso y desastroso en que se encuentra nuestro preciado paseo, este espejo de agua que nos representa, que es nuestra carta de presentación ante el mundo. Que vaya, se acerque, mire la situación; los ambientalistas no faltamos a la verdad. Es indignante, incluso, verlo parado en charcos de materia fecal criticando -con razón- a la Sociedad Aguas del Tucumán (SAT) -empresa estatal prestataria del servicio de aguas y cloacas-, pero no es para lo que el pueblo lo eligió. Que se enfoque en sus problemas: ¡el Lago es su problema! El pueblo y los que poco tienen se lo agradecerán.

Pedro Martínez

[email protected]

Para publicar en "Cartas al director" escribir a [email protected]

 

Comentarios