Ni Cambiemos ni los "K": el triunfo en Neuquén fue de nuevo para el MPN

El Movimiento Popular Neuquino hace historia con sus seis décadas de hegemonía. Gutiérrez resultó reelecto gobernador con una cómoda ventaja.

11 Mar 2019
1

FESTEJO. Ante los simpatizantes del Movimiento Popular Neuquino, el reelecto Gutiérrez (al medio) prometió buscar la confianza de los que no lo votaron. telam

El gobernador de Neuquén y presidente del Movimiento Popular Neuquino (MPN), Omar Gutiérrez, consiguió su reelección en los comicios provinciales con casi el 40% de los votos y consolidó así la hegemonía de su partido, que gobierna esta provincia patagónica (con los intervalos de los golpes de Estado) desde hace casi 60 años.

Gutiérrez aventajó por poco más de 13 puntos al candidato del peronismo y del kirchnerismo, Ramón Rioseco. Tercero quedó Horacio Quiroga, intendente radical de la capital que se postuló por Cambiemos. El cuarto lugar fue para el Jorge Sobisch, ex gobernador del MPN, que esta vez se presentó por la Democracia Cristiana.

Luego de confirmarse su triunfo, Gutiérrez les habló a aquellos que “tomaron otra opción” y les prometió que hará todo lo posible para ganar su confianza. Además, se burló de las encuestas que arrojaban una victoria de Rioseco. “Más de uno va a tener que devolver la plata”, bromeó.

Afiliados del MPN salieron a festejar la victoria apenas fueron publicados los primeros resultados provisorios. El color azul del partido provincial inundaba con banderas el escenario montado sobre la capitalina avenida Olascoaga.

Mientras que Unidad Ciudadana había denunciado temprano irregularidades en el uso del nuevo sistema de Boleta Única Electrónica, por la tarde el radical Quiroga descartó la existencia de fraude. “Fue una elección limpia, no tenemos nada que reclamar. Hemos competido lealmente y nos han ganado en buena ley”, reconoció.

A la noche, Rioseco felicitó al mandatario reelecto e interpretó que el triunfo del MPN se debió a la extensión territorial del partido. “Las intendencias en el Neuquén profundo que ellos tienen han sido determinantes al momento de conseguir una diferencia sustancial respecto de la fórmula nuestra”, sostuvo el candidato que había sido apoyado explícitamente por la ex presidenta Cristina Kirchner.

Rioseco también hizo una lectura nacional del resultado: “quizás (Mauricio) Macri lo venga a abrazar a Gutiérrez, pero la realidad es que Cambiemos salió tercero. Macri es un piantavotos, porque ni Quiroga lo quiere tener en la lista”.

Precisamente, durante la campaña, el candidato de Cambiemos había quitado cualquier referencia al Gobierno nacional de su publicidad. Pero no menos cierto es que la prioridad del macrismo era que no ganara Rioseco para que los “K” no controlara Vaca Muerta.

El caso del MPN en Neuquén es un hecho inédito en la historia política de la Argentina, ya que nunca otro partido logró revalidar en elecciones democráticas el control de una provincia durante 57 años. Hasta tal punto llega la confianza de sus integrantes que, en su última conferencia de prensa antes del inicio de la veda electoral, Gutiérrez había pronosticado: “mi último acto de gobierno será en 2023 para presentar el proyecto de provincia hacia 2050”. (Télam)

Resultados finales
39,91%: obtuvo Omar Gutiérrez con el 98,20% de mesas escrutadas.
26,06%: de votos sacó Ramón Rioseco, el candidato de Cristina Kirchner.
15,13%: consiguió el intendente capitalino Horacio Quiroga, de Cambiemos.
9,87%: de los sufragios fueron para el ex gobernador Jorge Sobisch.

Identikit político

Omar Gutiérrez
El gobernador del eterno oficialismo

Cargaba sobre su espalda el peso de tener que mantener la hegemonía del Movimiento Popular Neuquino (MPN), que no pierde una elección a gobernador desde 1962, y finalmente la mantuvo en la elección de ayer. En el último tramo de la campaña, Gutiérrez había subido el tono para persuadir a los indecisos de que lo que estaba en juego era la independencia de Neuquén frente al Gobierno nacional. El reelecto jefe provincial mantiene una buena relación con Mauricio Macri, con el sindicato petrolero, que conduce desde 1983 el senador nacional Guillermo Pereyra, también del MPN, y con los empresarios de Vaca Muerta, que agradecen su respaldo al acuerdo entre Macri y Pereyra para disminuir costos laborales.

Ramón Rioseco
Rrimer traspié de la unidad del PJ

El intendente de Cutral Có era el candidato de la coalición entre el peronismo y el kirchnerismo e incluso había recibido el apoyo explícito de Cristina Kirchner. Durante la campaña, Rioseco había intentado nacionalizar la elección y que se leyera, en caso de que él ganase, como un triunfo de Cristina. Sin embargo, de acuerdo con el discurso de Rioseco, los comicios finalmente favorecieron al oficialismo nacional. “Macri tiene dos candidatos en Neuquén. Quiroga es el oficial y Gutiérrez es el muleto. Los dos han acompañado el ajuste. Cualquiera de los dos que gane será una victoria para Macri”, había manifestado antes de la elección. La primera coalición peronista-kirchnerista cayó ante un partido provincial.

Horacio Quiroga
El candidato de cambiemos

El intendente radical de la capital neuquina se postuló oficialmente por Cambiemos, pero no recibió gran ayuda del Gobierno nacional, que temía un triunfo de Rioseco y estimaba que Gutiérrez tenía más chances. La horfandad de Quiroga quedó a la vista el 26 de febrero, cuando Rogelio Frigerio estuvo en Río Negro y no cruzó el puente para apoyarlo. En cualquier caso, Quiroga le había ofrecido una eventual victoria al Presidente. “Si gano, será una victoria de Macri y de los neuquinos. Si llego a perder, será una derrota mía”, había expresado. Nicolás Dujovne, ministro de Hacienda, debe hablar hoy ante un foro energético de Houston. Podrá anunciar que Vaca Muerta, si bien no será regulada por Cambiemos, al menos tampoco lo será por el kirchnerismo.

Jorge Sobisch
¿A quién le quitó votos?

El ex gobernador, que dejó el MPN y se presentó por la Democracia Cristiana, es un viejo conocido de Macri: en 2006 proponían juntos una alianza para enfrentar al kirchnerismo en los comicios presidenciales del año siguiente. Ahora Sobisch buscó volver a la gobernación después de 12 años, aunque al final quedó muy lejos. Su candidatura había alentado las ilusiones de Rioseco, que esperaba que le quitara votos a Gutiérrez y así le permitiera superarlo. Sin embargo, el mandatario neuquino obtuvo un porcentaje similar al de 2015, en tanto que Rioseco y Quiroga perdieron alrededor de cinco puntos cada uno con relación a la elección anterior. Sumados, esos sufragios igualan los que sacó Sobisch ayer.

Temas

Neuquén
Comentarios