Lagarde felicitó a Dujovne y a Sandleris por el ajuste

La titular del FMI elogió los avances que se registraron para estabilizar la economía argentina, fomentando el crecimiento a partir de reformas estructurales. La estabilidad del dólar.

25 Ene 2019
1

RESPALDO ABSOLUTO. Christine Lagarde reiteró ayer el apoyo del FMI por la política económica implementada por Dujovne en la Argentina. REUTERS

El gobierno argentino recibió ayer el respaldo del Fondo Monetario Internacional (FMI), con felicitación incluida, por la política económica implementada tras el acuerdo stand by firmado con el organismo multilateral.

La directora gerente del FMI, Christine Lagarde, felicitó al ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, y al presidente del Banco Central de la República Argentina (BCRA), Guido Sandleris, durante un encuentro desarrollado en el marco del Foro Económico Mundial de Davos, en Suiza.

Lagarde elogió los avances que se registraron para estabilizar la economía argentina, fomentando el crecimiento a mediano plazo a través de medidas estructurales que, por ejemplo, estabilizaron el dólar tras la devaluación del año pasado.

“Felicité al ministro (de Hacienda, Nicolás) Dujovne y al presidente (del BCRA, Guido) Sandleris por los pasos de políticas decisivas que se han dado y el progreso hasta el momento, que han ayudado a estabilizar la economía”, indicó Lagarde a través de un comunicado de prensa del organismo multilateral.

En este sentido, añadió: “la sólida implementación del plan de estabilización de las autoridades y la continuidad de las políticas han sido muy útiles para Argentina”. Estas políticas, a juicio de Lagarde, seguirán siendo esenciales para mejorar la resistencia de la economía a los shocks externos, preservar la estabilidad macroeconómica y fomentar el crecimiento a mediano plazo. “Quisiera reiterar el firme apoyo del FMI a la Argentina y al plan de reforma económica de las autoridades”, concluyó Lagarde.

Además de Lagarde, participó del encuentro con los funcionarios argentinos el subdirector gerente del FMI, David Lipton.

Algunos de los temas que formaron parte de la charla con Lagarde y Lipton (plan monetario y mejoras fiscales) fueron abordados por Dujovne y Sandleris, en distintas presentaciones y reuniones que mantuvieron durante su estadía en el Foro de Davos.

De hecho, en la conferencia de prensa conjunta del miércoles se dieron detalles de las mejoras en cada una de las áreas de la economía doméstica.

El ministro Dujovne subrayó que las mejoras en nuestro país se vinculan también con que Brasil avanzará en su recuperación, e impulsará la economía argentina.

Pasada la reunión se espera que se anuncie oficialmente la aprobación de las metas del último trimestre del año luego de que se cerrara el 2018 con un déficit fiscal en torno a 2,4% del PBI, por debajo del 2,7% pactado con el organismo.

En lo que hace a la agenda del ministro, Dujovne se reunió también con Marcos Troyjo, viceministro de Comercio Exterior y Asuntos Internacionales de Brasil, en el segundo encuentro oficial que el gobierno mantiene con los funcionarios de ese país tras la visita que el presidente Mauricio Macri realizó al flamante mandatario Jair Bolsonaro.

Más confianza

Por su parte, el presidente del BCRA, Guido Sandleris, destacó que parte de la recuperación de la confianza de los mercados en la Argentina, tiene que ver con que la autoridad monetaria a su cargo ya no realiza transferencias al Tesoro nacional.

“Además, generó confianza en el Central la política de apuntar a los agregados monetarios y también fue importante la verificación de que la entidad cumple con lo que promete”, evaluó Sandleris, quien agregó que, de todas formas, la confianza tarda mucho en recuperarse y hay un largo camino por delante.

Más temprano, en un panel sobre mercados emergentes (Emerging Markets Outlook), el presidente del Banco Central argentino había afirmado que “reducir la inflación es el gran desafío” que afronta su gestión, una meta que no será tarea de un solo año. “Se corrigió buena parte de los desequilibrios que acarreaba la economía argentina y reducir la inflación es el gran desafío pendiente para este Banco Central, pero no será tarea de un solo año”, remarcó en su exposición.

Apuntó además que el actual contexto internacional es complejo y claramente fue una de las causas principales del difícil año que vivió Argentina en 2018. “América Latina está mejor preparada que en el pasado para enfrentar un contexto internacional más desafiante, caracterizado por la normalización de las tasas de interés mundiales y las tensiones comerciales”, aseguró Sandleris.

En tanto, el director de la Cámara Argentina de Comercio y Servicios (CAC), Víctor Dosoretz, destacó ayer el apoyo que obtuvo en Davos el programa de estabilización económica presentado por Dujovne. “Los mercados confían en el nuevo programa de estabilización y está siendo exitoso porque el plan es consistente y hay coordinación entre la política fiscal y monetaria” aseguró Dosoretz en un comunicado de prensa, desde Davos, donde la CAC participa del Foro Económico Mundial.

El empresario consideró que resulta muy importante que se mantenga como meta la reducción de los niveles de inflación los cuales impactan en toda la economía, afectando principalmente a los sectores más desprotegidos.

Dujovne, junto a Sandleris, ofrecieron el miercoles en Davos una rueda de prensa donde destacaron que la Argentina “genera un ambiente para las inversiones que resulta atractivo para todos”.

En ese marco, Dosoretz, quien también es presidente del capítulo argentino de la Cámara de Comercio Internacional (ICC Argentina), destacó las oportunidades que brinda el país en el desarrollo de servicios basados en el conocimiento.

“Este sector ha tenido un impacto cada vez mayor en la economía argentina en los últimos años, tanto en su volumen de comercialización hacia el exterior como en la demanda de empleo local altamente calificado. Los servicios representan más del 65% del Producto Bruto Mundial, y la tendencia es que su participación se siga incrementando”, dijo el representante de la CAC.

Davos, con 3.000 participantes, abrió sus puertas el martes y no asisten “nombres cumbres”, como el caso del presidente norteamericano Donald Trump, envuelto en el “shotdown” o cierre del gobierno en la pulseada con los legisladores demócratas que no le quieren aprobar los U$S 5.000 millones que reclama para levantar el prometido muro en la frontera con México. Más de 800.000 personas han dejado de trabajar por decisión de la casa Blanca. (Télam)

Comentarios